Régimen Pro PyME: ¿qué es y por qué te puede favorecer?

Publicado por Nubox | 28 de abril del 2020
Régimen Pro PyME: ¿qué es y por qué te puede favorecer?

Entre los principales ejes propuestos en la modernización tributaria encontramos el nuevo Régimen Pro-PyME.

Tal como en otras partes del mundo, el Gobierno busca —por medio de esta y otras medidas— robustecer y aumentar la inversión, simplificar el régimen tributario y recaudar más recursos para poder realizar proyectos que beneficiarán a todo el país en el corto y mediano plazo.

¿Qué significa para ti —dueño de una PyME— esta modernización tributaria y, en particular, el Régimen Pro-PyME?

En las próximas líneas, te contamos de qué trata y en qué te puede favorecer. ¡Sigue leyendo!

 

Nueva llamada a la acción

 

¿Qué es el Régimen Pro-PyME?

Es un régimen tributario exclusivo para las micro, pequeñas y medianas empresas, cuyos objetivos esenciales son:

  • fortalecer el desarrollo y crecimiento económico de los negocios de menor tamaño;
  • estimular el emprendimiento de los mismos para acelerar la economía.
  •  

Suena sencillo —y de cierta forma lo es—, pero involucra muchas cosas que debes conocer.

 

Régimen Propyme 14D N °3

 

 

¿Cuáles son sus características?

Este régimen se divide en dos categorías:

Régimen Pro-PyME General

Está dirigido a micro, pequeñas y medianas empresas, cuyo promedio de ingresos brutos —el cual incluye ingresos de sus relacionados— en los últimos 3 años no supere las 75 mil UF. Sin embargo, este puede excederse una vez, pero bajo ninguna circunstancia puede superar las 85 mil UF en ventas ni tampoco en el capital efectivo al momento de inicio de sus actividades.

Además, este régimen tiene un tope de 35 % del ingreso de rentas vinculadas a:

 

  • los números 1 y 2 del Artículo 20 de la Ley sobre Impuesto a la Renta, con excepción de los bienes agrícolas; 
  • los contratos de cuentas en participación;
  • los derechos sociales, acciones o cuotas de fondos de inversión.

 

Las empresas del Régimen Pro-PyME General tienen la obligación de llevar una contabilidad completa. No obstante, pueden optar por una simplificada.

En cuanto a tributación, las empresas están afectas al Impuesto de Primera Categoría (IDPC) —cuya tasa es del 25%— sobre una base imponible determinada conforme a sus ingresos percibidos menos los gastos pagados.

Por otro lado, sus propietarios se afectarán con sus impuestos personales en base a los retiros, remesas o distribuciones efectivos, con imputación total del crédito por IDPC a excepción de aquellos que sean contribuyentes del IDPC y no estén acogidos al Régimen Pro-PyME.

En el año de inicio, la tasa de PPM será del 0,25 %. Posteriormente, si los ingresos brutos del año anterior no superan las 50 mil UF, la tasa se mantiene; si superan esa cifra, esta aumentará al 0,5 %.

Finalmente, las empresas acogidas a este régimen llevan registro de rentas empresariales en la medida que posean o perciban rentas que deban ingresar al registro de Rentas Exentas e ingresos no constitutivos de renta (REX) y que no se acojan al Documento Tributario Electrónico (DTE), donde deberán informar sus movimientos patrimoniales.

 

Régimen Propyme 14D N°8

Régimen Pro-PyME Transparente

Este régimen es para aquellos propietarios que sean personas naturales con o sin domicilio o residencia en Chile, o bien personas jurídicas sin domicilio ni residencia en Chile, es decir, contribuyentes de impuestos finales —Impuesto Global Complementario o Impuesto Adicional.

Para acogerte a este régimen debes informar al Servicio de Impuestos Internos (SII), el cual te instruirá mediante resolución. Aquellos contribuyentes que eran parte del Régimen 14 ter al 31 de diciembre de 2019, tienen pleno derecho de optar a este régimen transparente, siempre y cuando cumplan con sus requisitos.

Las empresas determinarán su base imponible simplificada según los ingresos percibidos y los gastos pagados —salvo en caso de operaciones con empresas relacionadas. También, incluye retiros o dividendos percibidos por participación en otras empresas.

Además, para efectos tributarios, estas quedan libres de llevar contabilidad completa, aunque pueden optar a ella sin alterar la forma de tributación de su resultado.

En este aspecto, para controlar sus transacciones utilizarán el Registro de Compras y Ventas, salvo quienes no se encuentren obligados a llevar ese registro que llevan un registro de ingreso y egreso. Para ello, deben contar con un libro de caja.

Es importante mencionar que las empresas sujetas a este régimen de transparencia estarán liberadas del Impuesto de Primera Categoría —por ende, no aplica la tasa de este impuesto—, pues serán sus dueños los que tributen con sus impuestos finales en base al resultado tributario positivo —determinado por sus empresas en el mismo ejercicio en que se genere— con base al porcentaje de participación en las utilidades o el capital, según corresponda.

La tasa de PPM en su año de inicio es del 0,2 % —siempre que los ingresos brutos no excedan de 50 mil UF— y se mantendrá en el mismo porcentaje si los ingresos brutos del giro del año anterior no superan la misma cifra de UF. De lo contrario, si estos ingresos son más de esa cantidad, la tasa aumentará al 0,5 %.

Para cerrar, las PyMEs en este régimen no llevan registros empresariales.

 

Nueva llamada a la acción

 

 

Régimen Pro-Pyme: ¿Cuáles son sus beneficios?

Algunos de los beneficios transversales a ambas categorías del Régimen Pro-PyME son:

  • acceso a depreciación instantánea;
  • opción de tener contabilidad simplificada o completa;
  • determinación de un Capital Propio Tributario simplificado;
  • las existencias o insumos existentes de las empresas —al término del año— se reconocen como gasto;
  • obtención de un informe de situación tributaria para postular a financiamiento en el sistema bancario;
  • asesoramiento de la Defensoría del Contribuyente;
  • información digital disponible por parte del SII —siempre y cuando exista en su base de datos— para que las PyMEs puedan hacer su declaración y pago del impuesto anual a la renta con base al Registro de Compras y Ventas (RCV), complementable por el contribuyente.

 

En relación a este último punto, debes considerar la importancia de optimizar tu negocio por medio del uso de recursos tecnológicos que te ayuden a cumplir con la emisión de DTE, ya que además de estar en regla con lo estipulado por el SII, podrás facilitar tus propios trámites como contribuyente al utilizar información fidedigna para realizar el cumplimiento de tus obligaciones tributarias.

Sin lugar a dudas, el Régimen Pro-Pyme y sus medidas significan un gran beneficio para las empresas de menor tamaño. Si bien es evidente la dificultad de las PyMEs en comparación con las grandes empresas a la hora de enfrentar los factores del mercado, esta reforma permite —de cierta manera— mejorar el escenario económico para que puedan competir de forma más justa y transparente.

Además, llega en un momento oportuno si consideramos la situación país, producto del estallido social de octubre de 2019.

Como ves, la modernización tributaria no solo recaudará más dinero para el Estado, sino que también permitirá a las PyMEs contar con mayor liquidez y capacidad de reinversión para estimular su desarrollo y crecimiento.

¿Cuál es tu visión de la modernización tributaria? ¿Qué piensas de las medidas del Régimen Pro-PyME? ¿Cómo crees que impactará a tu empresa? ¡Anímate y descarga este ebook que hemos preparado para que te vuelvas un experto!

 

Nueva llamada a la acción