9 razones por las que fracasa una PyME y cómo vencerlas

Romina Maejo

Escrito por Romina Maejo

Soy Head of Marketing en Nubox. Cuento con más de 10 años de experiencia en el área comercial y de Marketing, desarrollando estrategias de negocios, posicionamiento de marcas y productos, gestión comercial y de clientes, para Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y Perú.

Author's LinkedIn
Kit para administrar tu negocio Plantillas de Flujo de caja, cobranza, presupuestos y más

Kit para administrar tu negocio

Plantillas de Flujo de caja, cobranza, presupuestos y más

Índice de contenidos

El sueño de tener un negocio propio se ha convertido en una realidad posible en los últimos años, ya que son muchas las herramientas que existen para lograrlo y cada vez son más las personas que se animan a iniciar su independencia financiera mediante la creación de emprendimientos que se convierten en pequeñas y medianas empresas. ¿Cuáles son las razones por las que fracasa una Pyme?

Sin embargo, las PyMEs que se mantienen en el tiempo son muy pocas y varias no son capaces de superar los 3 años de funcionamiento. ¿A qué se debe esto? No existe una fórmula garantizada para el éxito, pero sí factores que influyen en él.

Si bien la mayoría de los emprendedores cometen errores que suelen ser fatales para su negocio, los cuales —de cierta forma— se pueden evitar, también existen casos exitosos que han superado todos los obstáculos a medida que se van presentando.

¡Todo es factible si se realizan las acciones adecuadas! Por lo mismo, te invitamos a saber más sobre las razones por las que fracasa una PyME y cómo vencerlas.

Antes de continuar, es importante que te enfoques en mantener una salud financiera positiva de tu negocio. Si todavía no sabes cómo hacerlo, te invitamos a descargar el ebook “La guía para gestionar el flujo de caja”. 

Desconocimiento del mercado

Un error común al crear un emprendimiento es la ausencia de un estudio de mercado que permita identificar claramente la situación a la que te enfrentarás, como el público objetivo del producto o servicio, las necesidades de los clientes potenciales, la competencia actual, los precios, el valor agregado que te identifica del resto, las fortalezas que puedes ofrecer, entre otros factores.

La idea es que conozcas toda la información relacionada con tu negocio para obtener una visión más completa de los posibles riesgos a enfrentar y establecer una planificación eficaz para alcanzar cada uno de los objetivos generados por este estudio. Además, investigar a los potenciales clientes genera un panorama de lo que buscan o si existe la oportunidad de cubrir alguna deficiencia en el mercado.

En este sentido, una planificación que no se encuentre enfocada en lo realmente importante —o en las necesidades que requieren las personas— desviará completamente el propósito de tu PyME.

Nunca es tarde para empezar, así que si tu emprendimiento ya se encuentra en marcha o va a comenzar ¡prepárate!

Ignorar la competencia

Al desconocer el mercado, automáticamente ignoras el poder de la competencia y esto, efectivamente, puede significar la quiebra del negocio.

Fíjate que ingresar al mercado sin conocer las soluciones que ofrecen, los precios que practican, así como sus estrategias de captación y fidelización de clientes, limitas tu campo de acción, pues no cuentas con datos consistentes acerca de las necesidades del cliente bajo una perspectiva más técnica, práctica y precisa.

Esto ocurre porque la falta de información repercute directamente en la ausencia de referencias que posibiliten establecer cuáles alternativas son interesantes considerando tanto el perfil de tu público objetivo como las soluciones ofrecidas por la competencia y su nivel de aceptación.

De hecho, en el punto anterior, señalamos la necesidad de llevar a cabo investigaciones de mercado para saber quienes compiten con nuestra empresa. Sin embargo, no basta con saber cuáles son los competidores, es necesario conocer profundamente quienes son y cuál es su grado de participación en el mercado.

Ante este contexto, es extremadamente relevante implementar acciones que permitan identificarlos y analizarlos considerando diferentes aspectos técnicos, operacionales y estratégicos.

Por lo tanto, entender cómo funciona la competencia es un paso esencial para las PyMES que desean mantenerse activas y posicionarse bien en su rubro, dado que posibilita atender el cliente con mucho más eficiente proporcionando soluciones a tenor de sus necesidades y expectativas. 

Como resultado, la empresa se convierte en un relevante competidor alcanzando, inclusive, resultados mucho más robustos que las otras empresas.

Falta de un plan estratégico

Cuando la empresa deja a un costado la planificación estratégica, queda más vulnerable a los imprevistos típicos de un mercado cada vez más exigente, crítico y competitivo.

De manera genérica, la falta de planificación no solo impide la prosperidad, sino también afecta el cotidiano de las organizaciones, una vez que pone en riesgo su liquidez, rentabilidad y sobre todo, su capacidad de subsistencia.

Entre las principales consecuencias negativas de prescindir de un plan estratégico, destacamos:

  • Visión limitada -dependiendo del grado, ¡prácticamente inexistente!- de la realidad del negocio;
  • Generación de gastos innecesarios/ superfluos;
  • Volumen de ventas inferior a la capacidad de la empresa;
  • Dificultad en captar y retener buenos funcionarios.

Por lo tanto, si tienes en mente evitar estas circunstancias negativas en tu negocio, necesitas implementar un sólido plan estratégico.

En efecto, este tipo de plan consta de un documento que orienta la definición o reestructuración de los procesos empresariales fundamentándose en los registros históricos, análisis actuales y proyecciones futuras cuyo reto principal es la conquista de mejores resultados productivos, financieros y mercadológicos.

Así pues, elaborar un plan estratégico teniendo en cuenta el modelo de negocio, las particularidades del mercado y orientándolo a subsanar las demandas de los clientes así como alcanzar los retos corporativos, es un punto crítico al que debes atender si quieres que tu empresa crezca en el rubro.

Además de los puntos anteriores, la utilización de herramientas eficientes añade valor a la planificación estratégica, este es el caso de las plantillas Excel. ¿Aún no cuentas con este recurso? ¡Aprovecha la ocasión y descárgala ahora mismo!

Administración deficiente

En la mayoría de los casos, las razones por las que fracasa una PyME es la falta de conocimiento sobre las áreas financiera y contable.

Los dueños de negocio cometen el error de pensar que pueden manejar las empresas sin ningún tipo de ayuda o asesoría en temas administrativos, desconociendo que existen muchos elementos que intervienen en este proceso para lograr una distribución asertiva de los recursos.

Por ello, es importante que inviertas parte del presupuesto en personal especializado en temas de finanzas y de gestión empresarial o capacitarte al respecto.

Un apoyo capacitado en contabilidad te otorgará mejores resultados a largo plazo, tanto para la adquisición de fuentes de financiamiento como para evitar la insolvencia económica. De hecho, herramientas como los software contables —que no reemplazan la tarea de un contador— pueden ser de gran ayuda y ofrecen opciones para mantener tu contabilidad al día con estadísticas e informes necesarios para una buena administración.

Invertir en este tipo de tecnología —contando siempre con la presencia de una persona especializada que verifique constantemente toda la información de tu empresa— traerá beneficios a tu PyME.

Accede gratis a este Kit para Emprendedores
Accede gratis a este Kit para Emprendedores

Accede gratis a este Kit para Emprendedores

Clientes al margen

Si bien la investigación de mercado es una herramienta extremadamente eficiente para conocer el perfil de consumo del público objetivo, la empresa debe mantenerse atenta a las demandas y expectativas emergentes de los consumidores.

Cuando una empresa centra sus decisiones en el ámbito interno, considerando únicamente su realidad y los procesos tanto operacionales como estratégicos, echa a un costado un poderoso aliado del éxito: el cliente. ¡Y esto puede arruinar su desempeño en el mercado!

Esencialmente, negligenciar a un cliente significa:

  • Olvidarse de consultarlo cuando la empresa desea cambiar, lanzar o eliminar un producto;
  • Estructurar campañas de mercadeo con temas ajenos a sus intereses;
  • Definir precios que no está dispuesto a pagar;
  • Establecer una comunicación deficiente no escuchando sus opiniones, críticas y sugerencias.

Ante los puntos expuestos, es evidente que adoptar acciones estratégicas sin verificar previamente el impacto que pueden tener en el público objetivo, configura un grave error. 

Este debe evitarse colocando el cliente en el centro de las decisiones ya sea realizando encuestas directas o analizando documentos y llevando a cabo otros tipos de investigaciones indirectas. 

Inversión reducida en marketing y comunicación

Sabemos que una PyME enfrenta numerosos desafíos durante su período de actividad como es el caso del potencial de inversión limitado. 

De hecho, esto puede ser un problema cuando la empresa no cuenta con un buen plan estratégico y financiero que le permita distribuir los recursos acordes con las necesidades siguiendo una línea jerárquica priorizando, de este modo, las que tienen más urgencia y dejando por último los aspectos superfluos.

A menudo, las PyMEs clasifican a los recursos orientados al marketing y a la comunicación como inversiones extras - e incluso, como costos - reduciendo, de este modo, el monto apenas detecten la existencia de otras necesidades más urgentes.

¡Este es un error y si lo has cometido, inténtalo no repetirlo en el futuro! 

Básicamente, la relevancia de una buena estrategia de mercadeo y de comunicación radica en la posibilidad de informar al público objetivo que la empresa existe y está dispuesta a atenderle de la mejor forma posible.

Por lo tanto, dirigir recursos para acciones de estos sectores es más que un diferencial posicionándose actualmente como una condición de supervivencia en el mercado.

Evasión de los mejores talentos

Cuando un profesional de excelencia abandona tu empresa, no solo deja un espacio vacío, sino también asigna puntos a favor de la competencia ya sea en virtud de su contratación o por el simple hecho de debilitar la condición estratégica, técnica u operacional de tu negocio.

Para evitar este tipo de situación, es importante que contrates los mejores colaboradores por medio del desarrollo de un adecuado proceso de selección y que estructures una política de recursos humanos que posibilite retenerlos. Para eso, vale la pena:

  • Definir un sistema de recompensas financieras que incluya comisiones y beneficios acordes con la realidad de tu PyME.
  • Reconocer el valor de cada funcionario aportando feedbacks regulares e incentivando su buen desempeño;
  • Incentivar la creación de un ambiente de trabajo cordial;
  • Trabajar bajo presión teniendo en cuenta los límites de tu equipo.

Por lo tanto, es esencial incluir la creación de una política de retención de talentos en tus prioridades como líder, principalmente, por el hecho de promover la fidelización de tu público interno mediante el incremento de su satisfacción y motivación.

Problemas con el flujo de caja

La revisión continua de los ingresos y los egresos es esencial para mantener un negocio a flote: monitorear el flujo de dinero que presenta la empresa —en un periodo determinado— implica mantener actualizado cada gasto devengado y cada venta realizada.

El flujo de caja representa la liquidez de tu empresa y es una de las razones principales por la que fracasa una PyME, ya que si no dispones del dinero necesario para cubrir las obligaciones principales de tu negocio, esto puede significar una insolvencia económica que afectará el normal funcionamiento de las operaciones.

Cuando los egresos superan a los ingresos es una señal inmediata de que algo no anda bien y que no estás administrando adecuadamente el dinero. Particularmente, en algunos emprendimientos familiares se suelen mezclar las finanzas personales con las de la empresa y se registran gastos que no corresponden.

Uno de los principales objetivos del flujo de caja es ofrecer información relevante para la toma de decisiones y si no lo manejas correctamente o no lo actualizas constantemente, no tendrás datos fiables para este fin, elaborando planificaciones que no corresponden a la realidad de tu PyME.

Por consiguiente, resulta importante que mantengas un registro al día de cada operación —mediante la realización de proyecciones de flujo de caja constantes— para que puedas estar al tanto de la situación económica de tu empresa y así evitar problemas de liquidez o riesgos que conlleven al quiebre de la misma.

Escucha el podcast:
Arriba Pymes
El 2021 no podemos cerrarlo sin antes conversar con un gran referente del ecosistema de emprendimiento de Chile como lo es Roberto Camhi.

Acumulación de cuentas por cobrar

Como ya mencionamos, la liquidez juega un papel fundamental en tu empresa y en este punto entra la importancia sobre la participación de las cuentas por cobrar en ella.

Los créditos que otorgas a los clientes a veces superan los límites de tiempo que tu negocio es capaz de soportar, ya sea por atrasos no esperados o por la ausencia de evaluación de estos.

El seguimiento de las cuentas por cobrar es un factor primordial y debes realizarlo continuamente para estar al tanto de los vencimientos de las facturas, morosidad de ciertos clientes y periodos de pago establecidos para evitar su acumulación.

Muchas veces los clientes pueden olvidarse de la deuda o simplemente no tienen capacidad de pago en el momento, por lo cual es importante conocer sus razones, buscar alternativas de pago, ofrecer descuentos por pronto pago o reestructurar la deuda: lo crucial es tratar de recuperar el importe como sea, pero sin caer en actos irrespetuosos o perjudicar tu relación con ellos.

Utiliza cada mecanismo que tengas a tu alcance —como la Ley de Pago a 30 días— para tratar de cobrar aquellas cuentas que tengas a tu favor y evalúa constantemente los límites de crédito que la empresa sea capaz de mantener para evitar problemas financieros a futuro.

Toma en cuenta estas razones para evitar el fracaso de tu PyME y no olvides la adaptación a cada uno de los cambios que se puedan presentar en el mercado es esencial para cumplir los objetivos de la empresa a largo plazo.

Recuerda que la situación de cada empresa es diferente —al igual que las razones por las que fracasa— y está en ti buscar soluciones que ayuden al repunte de tu negocio y su mantenimiento; el compromiso junto con una buena gestión serán tus aliados para lograr el éxito de tu PyME.

¡Suscríbete a nuestro newsletter para mantenerte informado sobre temas de interés para tu empresa!

+15.000 emprendedores reciben cada semana información sobre cómo hacer crecer su negocio.

Visita nuestros otros blogs

Completa el formulario por favor