Presupuesto anual personal: consejos que todo emprendedor debe seguir

Andrés Czerny

Escrito por Andrés Czerny

Chief Customer Officer en Nubox; Ingeniería Civil Industrial de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Author's LinkedIn
¡Crea tu presupuesto! Accede a esta guía

¡Crea tu presupuesto!

Accede a esta guía

Índice de contenidos

El presupuesto anual personal es el cálculo anticipado de los ingresos y gastos de una persona, durante dicho período de tiempo. El mismo debe incluir las deudas pendientes y otros compromisos financieros, como el pago de seguros.

Crear tu presupuesto anual personal es una excelente estrategia si quieres tener un mayor control sobre tu dinero, identificar posibles fugas de capital, avanzar con la liquidación de antiguos compromisos y financiar nuevos proyectos.

Es común que los emprendedores desarrollen una estrategia anual de presupuesto para evaluar las proyecciones financieras de la empresa; de la misma forma que ofrecen estimativas de costos a un potencial cliente.   

Sin embargo, cuando se trata de hacer un presupuesto anual personal suelen aparecer disculpas como falta de tiempo u objetivos, bajos ingresos, presunta dificultad del proceso y falso control financiero, entre otras.

Quiero decirte que es posible crear un presupuesto anual personal de forma práctica y sin complicaciones. A continuación, te presentaré 7 consejos que te ayudarán a cumplir esta misión ¡Continúa leyendo!

Consejos para crear un presupuesto anual personal

Antes de comenzar, recuerda que el presupuesto anual personal es diferente del presupuesto anual de tu empresa o emprendimiento, aun cuando esta genere la mayoría de tus ingresos. Ahora sí ,¡Comencemos!

1.   Asígnate un salario

Define una cantidad mensual fija que deberás separar de las ganancias obtenidas de tu emprendimiento, por concepto de salario. La idea es que puedas contar con un monto establecido, de la misma forma que si trabajarás para un tercero.

Si tus ingresos son variables, utiliza como referencia el monto más bajo recibido en un mes, para prepararte de cara a posibles imprevistos y evitar operaciones financieras que comprometan tu capacidad de pago. 

A partir del salario mensual, podrás calcular el salario anual. Recuerda incluir en tus estimaciones los pagos por vacaciones, prestaciones y otro tipo de bonificaciones, además de los descuentos por seguridad social y fondo de jubilación. 

2.   Identifica las fuentes de ingreso y los gastos

En la preparación del presupuesto anual personal, cuentan como fuentes de ingresos los salarios, los ingresos pasivos, pensiones, becas, compensaciones, aportes regulares de familiares (parejas, hijos, padres) y otras entradas (créditos, premios monetarios).   

Asimismo, los gastos deben incluir desembolsos fijos y variables como arriendos, hipotecas, servicios, seguros, condominio, asistencia doméstica, alimentación, membresías, plan de pensiones, vestuarios, cosméticos, consultas médicas, ocio y tasas bancarias.    

Si tienes una propiedad o un vehículo toma en consideración el valor de reparaciones, muebles y equipos.

Igualmente, si hay niños en tu grupo familiar, será preciso contemplar el valor de las asignaciones semanales y gastos adicionales por ocasiones especiales (vacaciones, cumpleaños, navidad). 

3.   Elabora un balance

Una vez identificados los ingresos y gastos personales puedes hacer un balance, que funcionará como un primer borrador del presupuesto anual personal.

Este tipo de documento es de gran relevancia, dado que te permitirá observar en detalle cómo manejas tu dinero, qué inversiones es preciso reforzar y cuáles gastos superfluos puedes cortar.     

Los especialistas en finanzas personales aconsejan realizar el balance utilizando hojas de cálculo de Excel; otra opción que está ganando popularidad con los años, es implementar el Método Kakebo.

Se trata de una antigua técnica japonesa de gestión que promueve la elaboración de un registro pormenorizado de los gastos e ingresos personales, con el propósito de recuperar el control financiero e incentivar el ahorro.   

Accede gratis a este Kit para Emprendedores
Accede gratis a este Kit para Emprendedores

Accede gratis a este Kit para Emprendedores

4.   Separa los ingresos personales de los empresariales

Contrata instrumentos bancarios diferentes para administrar (por separado) los ingresos personales y las ganancias obtenidas a través del emprendimiento. Esto incluye distintas cuentas, tarjetas de créditos, tarjetas de débito y chequeras.

En la cuenta personal recibirás los pagos atribuidos directamente a tu persona (salarios, ingresos pasivos y otras entradas de recursos). También será utilizada para el pago y adquisición de bienes y servicios personales, familiares y domésticos.     

Por su parte, la cuenta de empresa estará orientada a la gestión de las ganancias y los gastos asociados al emprendimiento como servicios, salarios, honorarios de profesionales independientes, seguros y financiamiento de nuevos proyectos.

Es importante señalar que actualmente las instituciones bancarias ofrecen ciertos beneficios a emprendedores y clientes empresariales, tales como exenciones, tasas preferenciales y paquetes personalizados.

Este tipo de herramientas resultan valiosas si estás iniciando o preparándote para una expansión.

Si quieres llevar tu negocio al próximo nivel, descarga el siguiente ebook gratuito: “Crea un presupuesto enfocado en Crecer”.

5.   Define tus objetivos financieros

Contar con objetivos financieros definidos puede ser una excelente motivación para impulsarte a trabajar en el presupuesto anual personal.

Tus metas económicas personales pueden involucrar viajes, cursos, compra de inmuebles, portafolio de inversiones, unas merecidas vacaciones familiares, un nuevo vehículo, o la creación de un fondo emergencia.

Si te decides por esta última opción (fondo de emergencia), no olvides que se trata de un recurso diferente a los instrumentos de ahorro tradicionales, dado que es esencial que puedas utilizarlo de inmediato, en caso de una eventualidad.

Es recomendable que tanto el fondo de emergencia como los ahorros, se mantengan en cuentas bancarias separadas de la cuenta personal y la empresarial.  

6.  Construye tu presupuesto

Con todos los datos en mano, será el momento de crear tu presupuesto anual personal, en el que incluirás tus estimaciones de ingresos, gastos y ahorro.

Para facilitar el proceso, puedes hacer un balance de cada mes y después totalizar los valores. Esto te permitirá determinar en cuánto tiempo es posible cancelar una deuda, o cuál es la mejor época para viajar optimizando tus recursos.

La honestidad y el realismo son cualidades esenciales a la hora de construir el presupuesto anual personal, al igual que la flexibilidad. Si bien la idea es cumplir lo estipulado, es conveniente hacer revisiones periódicas y aplicar los ajustes necesarios (es posible que tus ingresos aumenten o se produzca algún imprevisto).     

 7. Contrata un software de administración

Para quienes sienten que construir el presupuesto anual personal es un “devorador de tiempo”, existe la posibilidad de utilizar un software de administración.

Este tipo de programas favorecen la gestión del tiempo y, en el ámbito empresarial, pueden ayudarte con las exenciones tributarias, el control de libros y facturas electrónicas y la administración de nuevos proyectos, como la digitalización de tu negocio.  

Esperamos que estos 7 consejos te ayuden a crear un presupuesto anual personal adaptado a tus necesidades e intereses, conciliando tus finanzas con las de tu negocio.

+15.000 emprendedores reciben cada semana información sobre cómo hacer crecer su negocio.

Visita nuestros otros blogs

Completa el formulario por favor