Boleta electrónica: ¿Qué pasa si no la ocupo cuando sea obligatoria?

Publicado por Nubox | 16 de mayo del 2020
Boleta electrónica: ¿Qué pasa si no la ocupo cuando sea obligatoria?

Dentro de las reformas estructurales que contempla la modernización tributaria se encuentra la obligatoriedad de la boleta electrónica como mecanismo para controlar la evasión de impuestos e incrementar el recaudo fiscal. Su fiel cumplimiento será para todos aquellos vendedores de productos y servicios al consumidor final, que no requieren de una factura para tramitar el crédito fiscal.

Se estima que la obligatoriedad de este documento tributario comenzará a regir a partir del 01 de septiembre de 2021 para quienes ya emiten de forma electrónica otros DTE y 01 de marzo de 2021 para quienes lo hagan por primera vez. En ese sentido, sería ideal que comenzaras a prepararte desde ya para cumplir con esta  nueva obligación.

 

Click me

 

 

¿Qué significa la obligatoriedad de la Boleta Electrónica?

El artículo 54 de la Ley Sobre Impuestos a las Ventas y Servicios, establece la obligatoriedad de emitir los siguientes documentos tributarios en formato electrónico:

 

  • Facturas
  • Facturas No Afectas o Exentas
  • Facturas de Compra
  • Liquidaciones Factura
  • Notas de Débito
  • Notas de Crédito

 

 En lo que respecta a las guías de despacho y las boletas de ventas y servicios, dice la misma norma: “se podrán emitir, a elección del contribuyente, en formato electrónico o en papel”.  Pero, con la reforma, la posibilidad de elección quedaría eliminada y tendrías la obligación de expedirla en el mismo instante en que se efectúe la operación,  mediante un sistema de facturación electrónico validado para emitir este DTE. 

A propósito de la herramienta que te permitirá la emisión de boletas electrónicas, es importante que tengas en cuenta que el sistema de facturación gratuito del SII no cuenta con esta funcionalidad. En ese sentido, tendrás que hacerlo a través de un software propio o adquirido en el mercado, manteniendo su calidad de usuario del Sistema de Facturación Gratuito del SII”. 

Lo anterior significa que para emitir boletas electrónicas tendrás que estar autorizado por el SII como emisor electrónico, requisito que hoy en día cumplen la mayoría de contribuyentes. De hecho, según estadísticas del SII, la participación de los emisores electrónicos corresponde prácticamente a un 100% del total de las facturas emitidas en Chile. 

 

¡Aprende-más-sobre-la-boleta-electrónica!

 

¿Qué pasa si no me sumo a la Boleta Electrónica Obligatoria?

Es posible que a la obligatoriedad de la boleta electrónica se apliquen las mismas excepciones que a la de la factura electrónica y los otros DTE obligatorios que, según el inciso 2 del artículo 54 de la Ley Sobre Impuestos a las Ventas y Servicios, pueden ser emitidos en papel por los contribuyentes que desarrollan su actividad económica en: 

 

  • Un área sin cobertura de datos móviles o fijos de operadores de telecomunicaciones que tienen infraestructura.
  • Una zona sin acceso a energía eléctrica. 
  • En un lugar declarado como zona de catástrofe conforme a la ley Nº 16.282.

 

Si no estás en este tipo de condiciones, una vez se implemente la obligatoriedad de emitir este DTE las boletas que expidas en papel no servirán porque no tendrán validez legal.

Es lo que sucede hoy en día con la factura electrónica y los demás DTE obligatorios, cuya no emisión genera -además- una multa que puede variar entre 1 UTM y 12 UTM (por cada documento emitido) y que es de esperar sea la misma sanción para la no emisión de la boleta electrónica.

Para finalizar, no olvides que la obligatoriedad de la factura electrónica no fue implementada de la noche a la mañana: se trató de un proceso gradual que inició en noviembre de 2014 con las grandes empresas, y concluyó el 1 de febrero de 2018 con la incorporación las microempresas rurales con ventas e ingresos anuales menores a 2.400 UF.

Es de esperar que la implementación de la obligatoriedad de la boleta electrónica también sea gradual. Sin embargo, lo más probable es que los plazos sean mucho más cortos que los de factura electrónica porque los contribuyentes que hoy son facturadores electrónicos y ya tienen experiencia con esta tecnología y han adoptado el sistema del SII o un software propio o de mercado, por lo que -en parte- ya están preparados para un cambio como este.

Si quieres conocer cómo puedes emitir boleta electrónica desde un software comercial, puedes solicitar una DEMO gratuita para que conozcas en profundidad todo lo que debes saber. 👇

Nueva llamada a la acción