¡5 estrategias de cobro a clientes que te resolverán la vida!

Publicado por Nubox | 21 de febrero del 2020
¡5 estrategias de cobro a clientes que te resolverán la vida!

La implementación de estrategias de cobro se ha convertido en una preocupación para los negocios —especialmente para las PyMEs— en los últimos tiempos.

No es secreto para nadie que la situación vivida en el país, desde el comienzo del estallido social, ha afectado de manera significativa los pagos y, por ende, las cobranzas.

A pesar de que el gobierno está implementando leyes y diferentes canales de ayuda para agilizar los tiempos de cobro —como la nueva Ley de Pago a 30 Días— no es suficiente para lograr conseguir la liquidez que se necesita a corto plazo.

Por esto, es indispensable mantener estrategias de cobro a los clientes que aseguren y ofrezcan resultados más efectivos para tu gestión de cobranza.

Para ayudarte, en este artículo te compartiremos 5 estrategias de cobro que te ayudarán mucho más de lo que crees. ¡Sigue leyendo!

 

Gestión de Cobranza

 

1. Incrementa la comunicación

Es importante mantener un canal de comunicación activo, donde puedas recordar, informar y mantener actualizados a tus clientes sobre el estado de las deudas que tienen pendiente —si están por vencer o ya están vencidas.

Los correos electrónicos son muy eficientes para realizar estas acciones, así que define la frecuencia de envío, organízate y usa todas las herramientas tecnológicas a tu alcance —pero nunca seas sofocante o envíes correos abusivos— para lograr el objetivo.

No dejes de enviar comunicados, mensajes y recordatorios para que te tengan presente en sus próximos pagos.

 

2. Ofrece opciones de pago dentro de tus estrategias de cobros a clientes

Si bien no estaba en tus planes alargar un poco más el plazo de pago para la deuda, es mejor garantizar el pago —de la forma que sea posible— que no percibir nunca el importe adeudado. Realiza un pequeño análisis de tus clientes y diseña un plan que se adapte a las necesidades de cada uno de ellos.

Con esto, puedes optar por estudiar opciones con cada cliente, donde puedas ofrecerles pagos fraccionados, extensión de tiempo, reestructuración de la deuda o cualquier otra herramienta que pueda ser útil para recuperar el valor total —o una parte de este— y evitar llegar a cobranzas extrajudiciales que, además, se convierten en un proceso más complicado para ambas partes.

Además, siempre trata de ir sumando diferentes tipos de pago a tu empresa —como el pago con tarjetas de crédito, en cuotas con o sin intereses para tus clientes— para rebajar un poco el peso de los créditos a tu PyME.

 

Gestión de Cobranza

 

3. Automatiza tus cobranzas

Actualmente, existen muchos mecanismos automáticos para facilitar el cobro a los clientes.

Uno muy conocido son los software de contabilidad, programas que permiten simplificar tus operaciones contables, adaptándolos a tus necesidades.

El registro sistemático de las deudas te ayudará a mantener actualizados facturas, vencimientos, plazos, montos y, sobre todo, podrás configurar el envío automático de recordatorios para que no incurras en olvidos y mantengas a tus clientes siempre informados sobre el estado de sus cuentas.

Estas soluciones te permiten mantener ordenada la información de cada uno de los clientes al momento de necesitarla. Puedes evaluar sus pagos anteriores, el rubro al que se dedican, si han presentado irregularidades anteriormente en los pagos o añadir nuevos antecedentes, todo con el fin de realizar un análisis generalizado de cada deuda.

Al tener acceso a toda la información detallada, segmentada y analizada en una misma plataforma, será mucho más sencilla la cobranza.

 

De interés: Claves de una gestión de cobranzas exitosa para tu Pyme

 

4. Otorga descuentos y beneficios

Un incentivo para tus clientes es darles un beneficio al momento de saldar su deuda, pues es importante que sientan un poco de consideración por su situación.

Tal vez no están pasando por un buen momento —como es el caso de muchas PyMEs actualmente—, y un descuento al monto adeudado puede motivarles a pagar a corto plazo. También, puedes ofrecer algún beneficio en una próxima compra si realizan el pago total de la deuda vigente.

Otra opción es otorgar un descuento si pagan antes de una fecha estipulada o si lo hacen al contado.

Todo depende de la situación y del cliente; evalúales para poder llegar a un acuerdo que les beneficie a ambos.

 

Nueva llamada a la acción

 

5. Realiza una planificación

Mantener un plan de acción actualizado es fundamental para obtener buenos resultados de cobranza. Revisa tus opciones, vías de comunicación y a tus clientes, y luego aplica estrategias efectivas para tratar de recuperar la mayor cantidad de deudas.

Designa un equipo o una persona especial que se encargue de buscar las mejores alternativas para lograr este objetivo.

Recuerda que la mejor forma de cobrar las deudas es manteniendo una relación cordial, transparente y amigable con tus clientes; después de todo, cuando intentamos recuperar una deuda por vías inadecuadas, las respuestas suelen ser negativas.

Además, otra forma de planificarte puede ser por medio del contrato de seguros preventivos para cuentas incobrables, que pueda darte la opción de no perder la totalidad de la deuda.

Actualmente, tienes una herramienta legal: la nueva Ley de Pago a 30 Días, que te ayudará a reducir los tiempos de cobro. ¡Planifícate y úsala a tu favor!

Ejecuta estas estrategias y verás cambios

Debes saber que, las cobranzas —en su mayoría— no son fáciles. Requieren paciencia, tolerancia y saber actuar en distintas situaciones para lograr obtener el pago que tanto necesitas.

Las estrategias de cobro a clientes han ido mejorando con el tiempo y se sabe cuáles han dado mejores resultados o aquellas que no han ofrecido un rendimiento adecuado.

Esto no significa que existe una fórmula de cobro efectiva para todos, sino que muchas veces las estrategias a utilizar dependen del tipo de cliente, el motivo por el cual adquirió la deuda, la situación en la que se encuentre y la disposición que tenga.

Mientras más organizadas tengas tus cobranzas, más probable será que tengas un índice alto de efectividad y rapidez en los cobros. Por ello, es fundamental establecer políticas bien definidas —e implementadas correctamente— para evitar que el problema seas tú y no el cliente.

Si conoces o has implementado algunas estrategias de cobro diferentes a las expuestas en este post o si tienes dudas acerca de cómo implementar algunas de ellas ¡déjanos un comentario!

 

Ley de Pago a 30 días