Nubox Logo | Software de Contabilidad y Facturacion para Pymes

¿Cómo llevar la Contabilidad de criptomonedas?

Publicado por Nubox | 30 de mayo del 2019
¿Cómo llevar la Contabilidad de criptomonedas?

Las criptomonedas son cada vez más populares, al punto que hoy existen más de 1800 en el mundo. Este crecimiento ha hecho que cada día se registren más operaciones con monedas digitales y los empresarios comiencen a preguntarse cómo contabilizarlas. Al respecto, lo primero que debes tener en cuenta es que estas cumplen con los requisitos impuestos por las NIIF para ser consideradas activos: 

  1. Son controladas por la entidad como resultado de sucesos pasados. 
  2. Se espera obtener beneficios económicos de ellas. 

No obstante, las criptodivisas no son efectivo y si están vinculadas de forma permanente con la empresa, puedes catalogarlas como activos inmovilizados intangibles. Sin embargo, si la función que cumplen es la de transformarse en disponibilidad financiera mediante su venta, deberás considerarlas como existencia. Toma nota del porqué. 

¿Cómo registrar las operaciones contables de criptomonedas?

A simple vista, podrías pensar que lo más lógico es contabilizar las criptomonedas bajo los criterios del estado de flujo de efectivo, teniendo en cuenta que pueden considerarse como otra forma de dinero. Sin embargo, esto no es posible. Primero, porque no son monedas como tal, es decir, no están completamente reguladas y no son emitidas por el Estado o Banco Central.

Adicionalmente, el efectivo es un activo líquido que “almacena valor”, proporciona una base común para los precios y sirve como medio de intercambio general. Condiciones que no cumplen las criptomonedas al estar sujetas a la oferta y la demanda, y presentar una alta volatilidad. De todas formas, pese a que las criptodivisas son cada vez más aceptadas como medio de pago en el mundo, tampoco son una base común para la expresión de precios y no podemos decir que sea un medio de intercambio suficientemente aceptado.

Entonces ¿cómo catalogar a las criptomonedas para efectos de la contabilidad?

En una publicación de PwC, Yvonne Kam -Socia en NIIF- explica que no pueden ser efectivo ni activos equivalentes al efectivo por las razones que acabamos de exponer. Y tampoco pueden considerarse como: 

  1. Instrumentos financieros: porque no otorgan un derecho contractual u obligación de recibir dinero en efectivo u otro activo financiero.
  2. Inmovilizado material o inversión inmobiliaria: no poseen forma física y, por supuesto, no son terrenos ni edificios.

En lo que respecta a la categorización como existencias, la experta deja el interrogante abierto porque este tipo de activos no tienen que tener forma física (característica de las criptodivisas), pero deben mantenerse para su venta en el curso ordinario del negocio, es decir, que siempre que se cumpla este requisito puedes contabilizar las criptomonedas como existencias. 

Finalmente, Yvonne Kam afirma que, para efectos de la contabilidad, las criptomonedas deberían considerarse como intangibles, pues parecen cumplir con la definición de este tipo de activo: “identificable para ser vendida, intercambiada o transferida individualmente; no es efectivo ni activo no monetario; no tiene forma física”.

Lee también: "La ética en Contabilidad"

¿Qué dice la International Accounting Standard Board (IASB)?

En función de lo anteriormente expresado, la IAS 38 (Activos intangibles) y la IAS 2 (Inventarios) son las normas más adecuadas para la contabilización de estos activos. 

Sin embargo, es posible que el enorme volumen de transacciones en torno a criptomonedas -que según investigación realizada por Satis Group aumentará en un 50% en 2019- lleven al International Accounting Standard Board a emitir una norma que regule específicamente la contabilidad de las monedas digitales, o en su defecto, a modificar las definiciones de activo o activos líquidos equivalentes para que las criptodivisas puedan incluirse en el concepto.

Esto es fundamental porque aún quedan asuntos por discernir, como el proceso para reconocer y valorar las monedas digitales adquiridas exclusivamente como medio de pago, es decir, aquellas que no adquieres para vincularlas de manera permanente al negocio (inmovilizado intangible) ni para revenderlas (existencias).

En todo caso, los contadores deben empezar desde ya a capacitarse en estas materias porque es una realidad ineludible, propia del desarrollo tecnológico y la economía digital. Los profesionales que no se especialicen en el asunto, simplemente no podrán prestar un servicio integral. De hecho, debes tener presente que el fisco ya ha empezado el camino hacia la regularización de las operaciones con criptomonedas. Por ejemplo, el SII informó que los contribuyentes que obtengan ganancias por el intercambio de monedas digitales "serán clasificados en "el N° 5, del artículo 20 de la Ley sobre Impuesto a la Renta (LIR), debiendo afectarse, consecuentemente, con los impuestos generales de dicha ley, esto es, con el Impuesto de Primera Categoría (IDPC) y el Impuesto Global Complementario (IGC) o Impuesto Adicional (IA), según corresponda".

Lee también: "La clave para la seguridad en un sistema de contabilidad"

Conoce aquí Contabilidad Nubox