<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1719939494918793&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Lo que debes saber antes de pagar un finiquito

Publicado por Nubox

No importa si es una startup, una pyme o una empresa grande, la desvinculación de una o más personas siempre va a ser algo común. Es por eso que debes estar preparado ante cualquier eventualidad, y saber qué debes hacer cuando llega la hora de decirle adiós a uno de tus trabajadores. Te contamos todo lo que tienes que saber a la hora de pagar un finiquito.

La baja productividad de un empleado, cambios en las condiciones del mercado, un proceso de modernización o reestructuración de la empresa, son algunos de los factores en los que se justifica el despido de uno de los trabajadores. Sin embargo, no cualquier situación es digna de desvinculación, ya que se requiere que la causa no sea una voluntad unilateral del empleador. Es decir, que se debe fundar en uno o más hechos objetivos, que hicieron inevitable la separación de ambas partes.

Una vez efectuada el despido o renuncia, corresponde el pago de una indemnización por parte del empleador al funcionario - denominada finiquito -, y que hace legal el fin de la relación laboral.

¿Cuándo corresponde pagar un finiquito?

El pago de una indemnización se debe realizar cuando el empleador pone fin al contrato del trabajador, siempre y cuando este término se deba a alguna de las causales que dan derecho a finiquito al trabajador, es decir, siempre que el despido no se deba a las causas mencionadas en el artículo 160 del Código del Trabajo, las cuales pueden ser mala conducta del empleado, causar daños a la empresa, abandono injustificado de las tareas, entre otras.

Otra razón por la que podría corresponder pagar un finiquito por parte del empleador es que, como parte del contrato de trabajo, esté estipulado el pago de una indemnización al terminar la relación laboral.

Sin embargo, si el contrato de trabajo es menor a 30 días, no corresponde el pago de un finiquito por parte del empleador. Esto cambia si es que el contrato se amplía a otros 30 días o más, o si el trabajador continúa prestando sus servicios con conocimiento del empleador; sí le corresponde una indemnización al trabajador desvinculado.

¿Cuál es el plazo legal para pagar un finiquito?

El plazo que tiene el liquidador para poner a disposición del trabajador el respectivo finiquito es de 10 días hábiles desde que se produjo el término de la relación laboral. No obstante, si existe un acuerdo entre ambas partes, el pago se puede realizar en cuotas. Todo lo anterior, debe ser establecido por escrito y ante un Ministro de Fe, que puede ser un Notario Público o un Inspector del Trabajo.

Además, antes de realizarse la firma del finiquito, se deberá acreditar el pago de todos los sueldos e imposiciones del trabajador. En caso contrario, y si el empleador hace uso de un término de contrato, estará obligado a pagar todas las remuneraciones adeudadas en un solo acto antes de extender el finiquito.

¿Cómo se calculan las indemnizaciones?

La ley indica que el cálculo se realiza sobre la última remuneración mensual, la cual comprenderá toda la cantidad percibida por el trabajador al término de su contrato, incluidas las imposiciones, cotizaciones y regalías. No se incluyen en el cálculo los montos por asignación familiar, beneficios esporádicos o aguinaldos, cuando estos no son otorgados de manera mensual.

Lee también: "¿Cómo fijar los salarios en tu empresa?"

Para tener una idea sobre los efectos económicos de un término de relación laboral, existe un simulador de finiquito -dispuesto por la Dirección del Trabajo- que permite establecer la cantidad exacta que se debería pagar un finiquito, teniendo en cuenta factores como la fecha de inicio de contrato, la fecha de término de relación laboral y la causa de desvinculación.

Es completamente recomendable, antes de tomar cualquier tipo de decisión que involucre desvincular a uno o más trabajadores, informarse sobre todas las posibles repercusiones económicas y legales de esta decisión. Este estudio previo podría evitar costos elevados o batallas legales innecesarias que podrían tener efectos negativos para la empresa, sobre todo para compañías más pequeñas que, por lo general, no tienen equipos legales establecidos y que tampoco se pueden dar el lujo de incurrir en los elevados gastos que una disputa legal podría llegar a significar. 

Con esto en cuenta, siempre será la mejor opción respetar la ley y llegar a un acuerdo mutuo que signifique un término de relación "amistoso" para ambas partes, evitando así mayores repercusiones para la compañía.

Súbete a -Remuneraciones Nubox-