Inteligencia financiera: ¿cómo aumentar activos y disminuir pasivos?

Publicado por Nubox

Inteligencia financiera: ¿Cómo aumentar activos y disminuir pasivos?

La experiencia enseña que los activos son bienes adquiridos que nos producen ingresos, mientras que aquellos que nos generan gastos son los famosos pasivos. Por lo tanto, la ecuación para incrementar el patrimonio neto de la empresa y por ende su riqueza es simple: aumentar activos y disminuir pasivos. Sin embargo, decirlo es más fácil que hacerlo. 

No existe una fórmula explícita para crear activos y deshacerse de los pasivos. Pero lo que sí puedes hacer es aplicar las siguientes recomendaciones para lograrlo. Toma nota. Seguro te ayudarán a fortalecer tu empresa.

Haz un seguimiento periódico de tu patrimonio neto

Al menos dos veces al año debes sumar todos los activos de tu empresa, para luego restarle todos sus pasivos y obtener como resultado el valor neto de tu patrimonio. Esto te permitirá saber si es positivo (posee más de lo que debe) o negativo (debe más de lo que posee) y determinar su tendencia, a fin de identificar errores operativos y administrativos que impiden su crecimiento en la forma que tu quisieras. 

En este punto ayuda bastante llevar la contabilidad en un software de última tecnología, que mantenga la información de todas las cuentas al día y sea capaz de generar informes en tiempo real. 

"Lee también: ¿Qué es un activo y un pasivo en contabilidad?"

Evalúa tus gastos y redúcelos al máximo

¿Es completamente necesario que el centro administrativo de tu pyme opere en ese lujoso sector financiero de la ciudad? Piénsalo bien. Si la respuesta es negativa, deberías considerar la migración a un lugar en el que los arriendos sean mucho más económicos, incluso si las oficinas son propiedad de la empresa pues las puedes poner en arriendo y generar un activo más. 

Haz lo mismo con todas las aristas que componen tu pyme, especialmente en el área de producción, que es el lugar en donde suelen presentarse las fugas de capital de una empresa. La idea es que operes con un mínimo posible de recursos.

Compra activos y no pasivos

Esta afirmación puede parecer obvia: ¿quién desea comprar pasivos? Pero no lo es. De hecho, la adquisición de pasivos es uno de los errores financieros más cometidos por pymes y personas naturales. 

Considera lo siguiente: durante el último año las ventas en tu empresa han sido bastante buenas y no puedes quejarte del margen de utilidad, razón por la que decides invertir en unos cuantos terrenos y autos corporativos. Hasta ahí todo bien. El problema es que esas tierras están fuera de la ciudad y las piensas usar en el largo plazo. En cuanto a los automóviles, en realidad no los necesitas porque no tienes empleados de campo y tanto tú como tus socios tienen su propio vehículo; la idea es usarlos para que el mensajero realice de vez en cuando algunas diligencias importantes y para llevar y traer clientes del aeropuerto una o dos veces al mes. 

¿Qué quiere decir eso?

Que adquiriste pasivos, porque a pesar de tratarse de bienes, esos terrenos y autos no van a generar ningún tipo de ingreso real. De hecho, representan un gasto porque debes empezar a cubrir los costos de mantenimiento, impuestos, bencina y otros que se puedan presentar producto de su compra. Otra cosa hubiese sido si dichas propiedades fueran a eliminar un pasivo más grande o generar una renta producto de su arriendo. 

Los bienes pueden ser un activo o un pasivo, dependiendo del uso que se les dé. Así que piénsalo muy bien antes de adquirirlos. A menos que satisfagan una necesidad enorme, reduzcan el monto de otro pasivo o en realidad generen un ingreso, opta por otro tipo de inversión más lucrativa. Lo mismo sucede con la maquinaria, equipos y otros elementos generalmente ubicados en las cuentas de activos. De hecho, esa es una de las razones por las que las grandes petroleras y compañías de transporte optan por arrendar los vehículos que usan en campo y no por comprarlos. 

"Lee también: ¿Cuáles son las cuentas del activo?"

Potencia tus ventas

Las ventas son la base de todo negocio. Si cumpliste a cabalidad con la recomendación de reducir al máximo los costos de producción, cada una de ellas te dejará un margen de rentabilidad envidiable. Así que debes potenciarlas. Al fin y al cabo, terminarán representando el activo más importante de toda pyme: el efectivo. 

Para ello, debes invertir bastante en publicidad y ejecutar diferentes estrategias de venta, procurando al máximo no caer en promociones que impliquen entregar productos o servicios completamente gratis

Implementa una buena planificación tributaria, enfocada a reducir la carga fiscal

No se trata de que eludas tus impuestos o, peor aún, los evadas. Simplemente se trata de que aproveches todos los beneficios tributarios y mecanismos que la ley pone a tu disposición para reducir los montos de los impuestos que cancelas cada año. 

Planificar tu carga tributaria de acuerdo a este enfoque puede incrementar tu utilidad y rentabilidad neta, dejando excedentes de capital que puedes invertir en la compra de activos para la misma empresa y, ¿por qué no?, en otro tipo de proyectos que le generen ganancias en el corto plazo. Uno de los principios básicos de la inversión es diversificar, o sea poner el capital en distintos lugares.

Súbete a -Factura Electrónica Nubox-

Para finalizar: no está de más ahorrar durante los momentos buenos. Es decir, no aprovechar las épocas de bonanza para dedicarse a hacer compras innecesarias y derrochar las ganancias. Aunque no lo creas, eso es esencial a la hora de aumentar activos y disminuir pasivos, pues habrán temporadas difíciles en las que necesitarás de tus reservas para enfrentar la situación y valerte de la caída de los precios para adquirir activos rentables.

Topics: Empresas, Contabilidad