<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1719939494918793&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo interpretar el margen bruto

Publicado por Nubox

¿Qué tan rentable es o puede llegar a ser una empresa? Tanto gestores como inversionistas y contadores deben ser capaces de determinarlo. Para ello, se basan en indicadores de rentabilidad, como el margen bruto, que está estrictamente relacionado con el beneficio obtenido de la venta de productos o servicios que comercializa la organización. 

Es importante que conozcas en qué consiste y cómo interpretar el margen bruto ya que, lamentablemente, su análisis y comprensión es ignorada en muchas ocasiones, lo que deriva en repercusiones directas en la capacidad para fijar precios y obtener ganancias aceptables. 

¿Qué es el margen bruto?

Hace referencia a la diferencia entre el precio de venta de los productos o servicios que la empresa comercializa y su respectivo costo de producción. En otras palabras, se trata del beneficio que reporta la actividad principal de la empresa, antes de descontar impuestos, intereses y gastos generales

Al tratarse de un indicador de rentabilidad derivada de la venta del servicio/producto, cuanto mayor sea el porcentaje, mayor es la retención que posee la empresa por cada peso sobre las ventas, para atender otros gastos y obligaciones.  

Cómo interpretar el margen bruto

Teniendo en cuenta que este indicador es una medida de la rentabilidad de la producción de una empresa y, por lo tanto, un factor clave para determinar su punto de equilibrio, es importante entender cómo interpretar el margen bruto. Sin embargo, primero tienes que aprender cómo se calcula. 

La fórmula para calcular el margen bruto es: 

  • Margen bruto = Ventas – Costo de los bienes vendidos. 

No obstante, también puedes presentarlo como porcentaje sobre las ventas, que es lo más habitual y en cuyo caso debes usar la siguiente fórmula: 

  • % Margen Bruto = (Ventas – Costo de las ventas) / Ventas. 

Como ves, el resultado no es más que el beneficio de la compañía después de asumir los costos básicos de la producción. Aunque aún no hace referencia a la utilidad neta, sí sirve para llegar a conclusiones importantes, tales como:

  • Si el margen bruto se mantiene constante o al alza, indica que la estrategia de precios es eficaz, o que se están administrando correctamente los costos de ventas. 
  • Cuando el porcentaje es mayor que el de la competencia -independientemente del monto total de las ventas- quiere decir que la empresa está obteniendo una mayor rentabilidad de las ventas y/o teniendo un mejor control de los costos de producción.

Contrario a lo anterior, un margen bruto decreciente o, peor aún, negativo, indica que los precios no se están ajustando como es debido, y que hay un exceso y mala administración en lo que a costos de ventas se refiere. 

Lee también: "Diferencia entre margen bruto y margen de rentabilidad"

No obstante, si el decrecimiento es menor, no siempre debe ser un motivo de preocupación. Si la diferencia entre un período y otro no es muy alta, lo más probable es que no impacte significativamente el resultado del estado de pérdidas y ganancia, y que la fluctuación pueda considerarse como "normal".   Como sucede en el siguiente ejemplo:

  • (2016) = 1.458.900  (Margen Bruto) / 3.455.920 (Ventas) = 42.21% (% Margen Bruto).
  • (2017) = 1.625.350 Margen Bruto) / 4.158. 900 (Ventas) = 39.08% (% Margen Bruto)

Como lo ves,  los  porcentajes de margen bruto fueron del 42.21% y 39.08% respectivamente. Esto quiere decir que hay un decremento de menos del 3% originado por el aumento en los costos de ventas, pero, teniendo en cuenta el volumen de ventas, no es muy significativo. Sin embargo, eso no quiere decir que no haya que revisar el asunto para corregirlo. 

¿Cuál es el papel del beneficio bruto en el cálculo del margen de explotación?

Entre los indicadores de rentabilidad usados para medir la tasa de beneficio neto de una empresa, citados anteriormente, se encuentra el  margen de explotación, donde el margen bruto juega un papel preponderante. 

El margen de explotación se calcula restando al beneficio bruto los gastos de explotación (sueldos, amortizaciones, gastos de administración, tributos, etc.) y dividiéndolo por el volumen de ventas totales.

  • Margen de explotación = (beneficio bruto – gastos – costos) / volumen de ventas totales.  

En caso de que obtengas un margen bruto positivo y un margen de explotación negativo, lo más probable es que la empresa tenga una estructura de costos fijos que no puede ser absorbida por los ingresos que genera.

El margen bruto es un indicador importante a la hora de hablar de la rentabilidad de un negocio. De hecho, si no hay utilidad bruta, mucho menos puedes hablar de utilidad neta, puesto que estarías frente a un negocio al borde de la bancarrota con una muy mala gestión operacional o unos costos de producción altísimos. No lo omitas al evaluar el rendimiento de una empresa.

Súbete a -Contabilidad Nubox-