Blog Nubox | Empresas | 6min de lectura

Fuentes de ingreso de una empresa: descubre cuáles son

Soledad Araya

Escrito por Soledad Araya

Soy CMO en Nubox| Directora CIU | Member of The International Society of Female Professionals

Author's LinkedIn
Obtén tu plantilla Excel gratis Lleva tu flujo de caja al día

Obtén tu plantilla Excel gratis

Lleva tu flujo de caja al día

Índice de contenidos

Independientemente del tipo de negocio que se tenga o de su tamaño, es necesario contar con un flujo de caja predecible y varias fuentes de ingresos para que la empresa tenga éxito a largo plazo.

Si se cuenta con una sola fuente de ingresos, se corre el riesgo de que este falle o no funcione como debería, lo que implica un gran problema.

En este post, veremos qué es una fuente de ingreso, cuáles son los diferentes tipos que puede tener una empresa y cómo gestionarla.

¿Qué es una fuente de ingreso?

Se trata de las diferentes formas que tiene una empresa para generar ingresos a partir de la comercialización de productos o servicios.

Los tipos de ingresos que una empresa registra en sus cuentas dependen de las actividades que realice. Por lo general, los negocios minoristas tienen fuentes de ingresos más diversas, en comparación con las empresas que ofrecen servicios.

Podemos entender esto mejor con un ejemplo simple: supongamos que tenemos una pequeña empresa que es dueña de una flota de vehículos. Estos autos son sus activos y la idea es obtener ingresos a partir de ellos, lo que se puede hacer de varias formas:

  • Venderlos.
  • Arrendar los vehículos a otras personas o empresas, ya sea por hora o por días.
  • Ofrecer espacios publicitarios en los vehículos.
  • Proporcionar un servicio de taxi usando los autos.

Como puedes ver, son cuatro fuentes de ingresos diferentes que se obtienen a partir de un solo tipo de activo.

¿Cuáles son las fuentes de ingreso de una empresa?

Existen dos tipos principales de ingresos de una empresa: operativos y no operativos.

Los operativos son consecuencia de la actividad ordinaria de la empresa, es decir, de sus operaciones comerciales principales, como ventas de bienes o servicios.

Por otro lado, los ingresos no operativos son derivados de actividades secundarias, como pueden ser ingresos por dividendos o por intereses.

Teniendo esto en cuenta, los tipos de ingresos más comunes usados por las empresas son:

1. Venta de activos

Este es el más utilizado por las empresas convencionales. Se trata de vender algo a los clientes, y estos pueden hacer lo que quieran con ese activo, ya sea usarlo, revenderlo e incluso destruirlo si lo prefieren.

También se considera una venta de activos la venta de una empresa o formar una nueva con otra organización.

2. Tarifas por uso

Esta fuente de ingreso se da cuando un negocio gana dinero por la frecuencia con la que los clientes utilizan sus servicios.

Por ejemplo, las compañías de teléfono suelen cobrar con base en la cantidad de datos que el usuario consume.

3. Suscripción

El modelo de suscripción es un ingreso que se da cuando los clientes compran un acceso continuo a los productos o servicios de una empresa.

Este es el tipo que suelen usar los negocios SaaS, en el que los usuarios pagan una tarifa mensual, trimestral o anual (algunos ofrecen un acceso vitalicio) para disfrutar del servicio.

En ese sentido, este modelo es bastante popular porque, si se puede pronosticar la tasa de abandono de los clientes y los ingresos recurrentes mensuales (MRR), es posible estimar cuántos ingresos generará la empresa el próximo mes.

Además, si los esfuerzos de marketing de la empresa se detienen o ralentizan, todavía se pueden generar ingresos de los suscriptores existentes.

Un ejemplo perfecto de compañías que utilizan este tipo de ingreso es Netflix, Spotify y membresías de gimnasios.

4. Alquiler y arrendamiento

Este tipo de fuentes de ingreso se da cuando un cliente adquiere el derecho exclusivo de un activo durante un período de tiempo fijo que se puede extender en algunos casos.

Los negocios como estos, por lo general, tienen otras fuentes de ingresos, como ventas de productos (puesto que los clientes tienen la opción de comprar los productos) y tarifas de suscripción.

Este es el tipo de ingreso que explicamos más arriba con el ejemplo del arriendo de vehículos. También se pueden ver en los hoteles, las compañías de alquiler de material de mudanza, vacaciones, ropa de diseñador y arrendamiento de bienes inmuebles.

5. Licencias

Se da cuando el propietario de los derechos de autor de un producto o servicio permite que terceros lo utilicen a cambio de una tarifa.

El uso de este modelo puede hacerse de diferentes formas. Antes de que el modelo de suscripción se impusiera en los servicios de software, las licencias eran las principales fuentes de ingresos de este tipo de compañías.

Sin embargo, el software no es lo único que se puede licenciar. Es posible encontrar ejemplos en otras industrias como la fotografía, música, cine y comida rápida.

Las ventajas de las licencias es que la empresa no necesita preocuparse por la rotación mensual, ya que se suelen otorgar a largo plazo.

¿Quieres aprender más sobre el flujo de caja y cómo mejorarlo? Descarga aquí nuestro e-book y aprende a evitar la falta de liquidez, cómo preparar un flujo de caja proyectado, 11 estrategias para mejorarlo, ¡y mucho más!

6. Servicios y consultoría

Si en tu empresa tienes un equipo con talento y experiencia (incluyéndote), tienes un valioso activo que puedes aprovechar para generar más ingresos.

De hecho, los servicios son una excelente forma de agregar un nuevo ingreso sin crear un activo desde cero, por lo que se ahorran los costes de investigación y desarrollo de un nuevo producto.

Algunas compañías se dedican exclusivamente a la prestación de servicios y brindan varios de ellos. Las agencias de marketing digital, consultoras, asesores financieros, salones de belleza o empresas de paisajismo son excelentes ejemplos.

7. Corretaje

Las empresas de corretaje son aquellas que se encargan de conectar personas con otros negocios, y cobran una tarifa por ello.

Por ejemplo, los sitios web como Uber y Upwork ganan dinero conectando trabajadores independientes con clientes que necesitan sus servicios, a cambio de un porcentaje del costo de esos servicios que se cobra como tarifa de corretaje.

Una de las ventajas de este tipo de ingreso es que puede convertirse en un flujo de dinero que requiere un esfuerzo relativamente bajo, puesto que no requiere que la empresa ofrezca productos o servicios. No obstante, solo es factible en ciertos tipos de industrias.

¿Cómo gestionar diferentes fuentes de ingresos?

¡Toma nota de estos consejos!

Crea un Estado de Flujo de Efectivo

La mejor forma de controlar el flujo de dinero que entra y sale de una empresa es crear un estado de flujo de efectivo.

Este documento financiero da una perspectiva sencilla del flujo de caja mensual real y el previsto.

Si cuentas con un software de contabilidad, es mucho más fácil llevar este control que hacerlo manualmente.

Recuerda registrar toda la información que tienes sobre las distintas fuentes de ingreso y segmentar las operaciones que generen ganancias de las que no.

Piensa en las condiciones de pago

Otra cosa que debes hacer para manejar múltiples fuentes de ingreso efectivamente es elegir las condiciones de pago adecuadas.

Muchos negocios que venden directamente al cliente final aceptan el pago inmediatamente, como un restaurante o un electricista.

Sin embargo, en el comercio B2B (Business-to-Business) se suele ofrecer crédito en forma de plazos de pago de varios días e incluso meses, lo cual que implica atraer nuevos clientes y negocios, y generar confianza, pero también significa que tendrá un impacto directo en el flujo de caja.

Si ofreces plazos de pago de 90 días para convencer a nuevos clientes, ¿cómo operarás mientras esperas el pago? Es aquí donde la gestión eficaz de todas las fuentes de ingreso entra en juego para evitar la pérdida de liquidez de una empresa.

Ten cuidado con el flujo de efectivo inconsistente

Las empresas que cuentan con múltiples fuentes de ingreso a menudo se enfrentan con un flujo de caja inconsistente, lo que puede dificultar la planificación anticipada.

Por suerte, en la actualidad existen varias herramientas que facilitan las cosas:

  • Software de contabilidad: usar un software para gestionar la facturación y las cuentas ayuda a automatizar la gestión, lo que implica un gran alivio para muchos negocios.
  • Software de gestión de proyectos: la gestión de los proyectos con herramientas digitales mejora la colaboración y la accesibilidad.
  • Alertas de depósitos: las notificaciones de retiro o de pago sirven como recordatorios.
  • Recordatorios de calendarios: configurar recordatorios en el calendario sirve para cumplir con los plazos y otras fechas importantes.

Mantente al tanto de las obligaciones fiscales

Comprender las obligaciones tributarias es algo con lo que cualquier empresa debe esforzarse.

Después de generar varias fuentes de ingreso y gestionarlas, el seguimiento de los impuestos es el siguiente aspecto fundamental que hay que manejar.

Conoce tus fortalezas y debilidades

Cuando se trata de administrar varios ingresos, vale la pena determinar dónde vale más que gastes tu tiempo.

En primer lugar, calcula cuánto vale una hora de tu tiempo y luego ve si puedes ahorrar dinero ahorrando tiempo.

Por ejemplo, un contador y una suscripción o licencia de un software de facturación puede ser un ahorro de dinero si pueden hacerte ahorrar varias horas de trabajo remunerado cada semana.

Todo el tiempo ahorrado se puede convertir en una inversión a futuro.

Nueva llamada a la acción

Visita nuestros otros blogs

Completa el formulario por favor