Flujo de caja positivo y negativo: ¿Qué nos dice cada uno?

Romina Maejo

Escrito por Romina Maejo

Soy Head of Marketing en Nubox. Cuento con más de 10 años de experiencia en el área comercial y de Marketing, desarrollando estrategias de negocios, posicionamiento de marcas y productos, gestión comercial y de clientes, para Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y Perú.

Author's LinkedIn
Obtén tu plantilla excel gratis Lleva tu flujo de caja al día

Obtén tu plantilla excel gratis

Lleva tu flujo de caja al día

Índice de contenidos

¿Sabes cuánto dinero entra y sale de tu empresa? Para determinarlo necesitas tener control del flujo de caja positivo y negativo. Se tratan de los indicadores más importantes de una compañía, porque muestran la solvencia y liquidez del negocio.

El flujo de efectivo permite evaluar la salud financiera de tu empresa, tomar decisiones estratégicas, si necesitas financiamiento, si funciona o no tu modelo de negocios, entre otros factores.

¿Te interesa? Quédate con nosotros, porque en este post te enseñaremos qué es el flujo de caja, las causas que hacen que las finanzas estén en verde o en saldo rojo, cómo hacer los cálculos y todo lo que necesitas saber sobre estos indicadores.

¡Así que, lee hasta el final!

¿Qué es el flujo de caja?

Primero vamos a entender qué es el flujo de caja y por qué debe interesarte. Es el indicador sobre los ingresos y gastos netos de una empresa en un periodo de tiempo determinado.

Aporta una visión clara del estado financiero y permite analizar cuál es el futuro de la organización a corto, mediano y largo plazo.

El flujo de caja puede ser positivo o negativo. Ahora, ¡indaguemos en cada uno!

¿Qué es el flujo de caja positivo?

Hablamos de flujo de caja positivo cuando la empresa tiene suficiente liquidez para atender las necesidades básicas del negocio como, por ejemplo, pago de personal, servicios, materia prima, entre otros.

Pero, además, los números son favorables para atender planes de desarrollo que faciliten el crecimiento de la compañía y permitan alcanzar metas.

Importancia de tener números positivos en tu flujo de caja

No importa si tienes una Pequeña y Mediana Empresa (PYME) o si diriges una gran compañía, tener un flujo de efectivo positivo es uno de los objetivos de cualquier negocio. Así que, las cuentas en verde son importantes porque:

  • Es una muestra de que la empresa está acumulando riquezas en forma de liquidez;
  • Se trata de un dinero que puede transformarse en dividendos;
  • Muestra una buena administración. Esto resulta atractivo para los inversores y también para los bancos si entre tus planes se encuentra solicitar un crédito.

¿Cómo tener un flujo de caja positivo?

La liquidez positiva es un indicio de que se están manejando correctamente las finanzas de la compañía. Aquí te dejamos cuatro consejos que te ayudarán a mantener los números en alza:

1. Vigila de cerca los gastos

Debes tener control de los gastos que se generan y mantener los costos operativos bajos.

Determina cuáles son las áreas con consumos crecientes y estudia estrategias para minimizar ese impacto.

2. Reten a tus clientes

¿Sabías que es más costoso ganar un nuevo cliente que retener a los que ya tienes? Por eso, asegúrate de establecer un plan con el objetivo de fidelizar a tu público.

En otras palabras, aprovecha a los clientes que ya posees para generar más ingresos.

3. No te atrases en los pagos

Puedes considerar pagar a tus proveedores y ponerte al día con los impuestos en la fecha límite, pero nunca retrasarte.

Es una buena forma para contar siempre con dinero y no recurrir a líneas de financiamiento.

4. Ayúdate con las nuevas tecnologías

Olvídate de llevar las cuentas del negocio a la antigua: con lápiz, papel y una calculadora.

Necesitas usar las nuevas tecnologías y administrar tu flujo de caja con la ayuda de un software.

Esto te permitirá monitorear mejor el dinero, tener un control organizado, metódico y proyectar el futuro financiero de la empresa.

Por regla general, el flujo de caja es positivo si el dinero entra más rápido de lo que sale. De ocurrir lo contrario, entonces las finanzas de la compañía están en peligro.

Dicho esto, veamos de qué se trata tener un flujo de caja negativo.

¿Necesitas ayuda con las finanzas de tu empresa? Aprende a gestionar eficientemente el dinero de tu compañía con nuestra guía gratuita para mejorar el flujo de caja de tu negocio.

¿Qué significa tener un flujo de caja negativo?

Significa que los activos corrientes se aminoran. Es uno de los peores escenarios para una empresa, porque puede llevarla a la quiebra.

Ocurre cuando la salida de efectivo es mayor y más rápida que el ingreso. En otras palabras, en la compañía empieza a consumirse el capital.

Causas por la que puedes tener un flujo de caja negativo

Hay una larga lista de acciones que llevan a que la liquidez de una empresa sea negativa. Aquí te explicamos las tres más comunes:

1. Mala fijación de precios

Una inadecuada fijación de precios de los productos o servicios impactará directamente en los ingresos de una empresa y será determinante en tu flujo de caja. Por esto, es indispensable considerar todos los gastos antes de establecer los costos.

2. No tener control de gastos

Cada uno de los gastos que se realizan dentro de la compañía deben ser controlados, hasta los más insignificantes. La razón es que al final todo suma y, si algo deja de tomarse en cuenta, inevitablemente las cifras no concordarán.

Un adecuado control de gastos permite a los gerentes establecer metas y tomar decisiones estratégicas sobre el uso del dinero.

3. Falta de planificación

En los negocios las improvisaciones no son buenas. Por esta razón, la falta de planificación termina afectando la administración del flujo de dinero de tu PYME.

La planificación dentro de una empresa no solo se trata de crear nuevos productos y servicios, sino también de contar con estrategias para el crecimiento a corto y largo plazo.

¿Cómo saber si tu flujo de caja es positivo o negativo?

Ahora que conoces la importancia del flujo de caja positivo y negativo para tu empresa, es momento de aprender a calcular el dinero que entra y sale. Solo así sabrás con exactitud qué clase de terreno financiero estás pisando.

Calcular el flujo de caja es muy sencillo: tienes que cuantificar el beneficio neto de las amortizaciones que se realizaron en un periodo de tiempo determinado.

Lo obtendrás sumando: Beneficios netos, amortizaciones, provisiones y cuentas por pagar. Al resultado obtenido debes restarle las cuentas por cobrar. Así tendrás el número exacto del flujo de caja.

Ya tienes las herramientas necesarias, ¡ahora es momento de hacer los cálculos y saber cómo está la salud financiera de tu negocio!

Visita nuestros otros blogs

Completa el formulario por favor