Suscribirme

Aprende sobre Equipos de Ventas ¡Descargar aquí!

¿Cómo puedo emprender en Chile siendo extranjero?
Cómo hacer crecer tu negocio | 6 min de lectura

¿Cómo puedo emprender en Chile siendo extranjero?

Marisol Aguilera

Escrito por Marisol Aguilera

Engagement Manager & PR en Nubox Chile I Ingeniería Comercial

Author's LinkedIn
Plantillas Excel Gratuitas Flujo de caja, inventario y otros.

Plantillas Excel Gratuitas

Flujo de caja, inventario y otros.

Índice de contenidos

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), al 31 de diciembre de 2019 vivían en el país 1.492.522 extranjeros, personas que contribuyen al incremento del PIB porque aumentan la demanda interna con mayor consumo y porque incrementan la fuerza laboral del país. 

El impacto positivo de los inmigrantes a la economía es un fenómeno global. Así lo puntualizó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Cepal, quien señaló que “en 2015, la contribución de los migrantes al PIB mundial fue de aproximadamente 6,7 billones de dólares equivalentes al 9,4% del PIB mundial”. 

A nivel regional, se trata de una situación que se replica en distintos países. Por ejemplo, en el caso de Colombia, la migración venezolana aportaría entre el 0.3 y el 0.5% del PIB, cifra muy cercana a la generada por los migrantes en general en Chile (0.4%).

Muchos de ellos desean materializar ideas de negocio, pero se encuentran con el problema de no saber cómo emprender en Chile siendo extranjero. ¿Cuáles son los pasos? ¿Cómo evitar un emprendimiento fracasado? Toma nota: 

Nueva llamada a la acción

Obtén el RUT provisorio y luego el permanente

Para emprender en Chile siendo extranjerolo primero que tienes que hacer es solicitar el Rol Único Tributario provisorio.  Además de ser un número de identificación tributaria, es imprescindible para el desarrollo de muchas actividades, como abrir una cuenta bancaria, arrendar un inmueble.  

El RUT provisorio permite la ejecución de negocios en Chile para extranjeros, pues es asignado exclusivamente a los foráneos que llegan al país a invertir, negociar o emprender.

Para tramitarlo tienes que diligenciar el Formulario 44151 de Inscripción al Rol Único Tributario y/o Declaración de Inicio de Actividades para Extranjeros sin Residencia. Puedes hacerlo en línea o en las oficinas del SII. 

Después de 90 días de haber obtenido el RUT provisorio, recibirás el permanente que te acredita como ciudadano extranjero con residencia en el país. 

Constituye la sociedad

Puedes constituirla como persona natural o como persona jurídica, y es imprescindible para emprender negocios en Chile para extranjeros y nacionales. 

El trámite es sencillo y no tiene ningún costo. Puedes hacerlo en un día a través del portal Tu Empresa en un Día. Solo debes completar un formulario electrónico con información de la sociedad y los socios que la conforman.

En todo caso, ten presente que mediante esta página solo puedes constituir: 

  • Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL o LTDA).
  • Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada (EIRL).
  • Sociedades por Acciones (SpA).
  • Sociedades Anónimas Cerradas (SA).

Sociedades Anónimas de Garantía Recíproca (SAGR), Colectivas Comerciales (SCC), en Comandita Simple (ECS) Y en Comandita por Acciones (SCPA), estarán disponibles en la plataforma solo a partir de diciembre de 2020. Hasta entonces deben constituirse con el método tradicional de redactar una escritura de constitución y autenticarla ante notario. 

Luego deberás realizar la respectiva inscripción de la sociedad en el Registro de Comercio del Conservador de Bienes Raíces (tienes 60 días para ello) y la publicación del extracto de la escritura en el Diario Oficial. 

Realiza el Inicio de actividades y obtén el RUT de la empresa

Este trámite se realiza ante el Servicio de Impuestos Internos (SII) antes de que transcurran dos meses de haber iniciado las actividades comerciales del emprendimiento, y su objetivo es asignar al negocio un RUT que la identifica como contribuyente en Chile, un trámite que no tienen costo alguno. 

Solo tienes que completar y enviar el Formulario 4415, acreditar domicilio en el país, presentar el RUT provisorio y el acta de constitución de la sociedad. 

Una vez ejecutados estos pasos puede un extranjero trabajar en Chile en su emprendimiento, con total tranquilidad de estar haciendo todo dentro del marco normativo legal y tributario del país. 

 

Nueva llamada a la acción

Busca fuentes de financiamiento 

Ahora que sabes cómo emprender en Chile siendo extranjero, puede que te preocupe el tema del financiamiento, uno de los factores más importantes a la hora de iniciar una empresa. 

Startup Chile es una aceleradora de negocios a la que puedes postular -independientemente de tu nacionalidad- para obtener apoyo económico, entrenamiento de mentores y acceso a redes de inversionistas. Los programas de Corfo también han desembolsado recursos para emprendedores foráneos y, si tienes buenas garantías, puedes pensar en acudir a los bancos. 

En todo caso, cifras oficiales destacan que -al cierre del primer semestre de 2019- un 10% de las casi 79.000 personas que constituyeron sociedades eran foráneos, y de las 460.000 que lo han hecho desde 2016, el 7,7% también eran de otra nacionalidad. Prueba irrefutable de que puede un extranjero trabajar en Chile en su propia empresa. 

¿Ya tienes todos los requisitos legales al día? ¿También encontraste el financiamiento que tanto buscabas? Y ahora, ¿Qué sigue? ¡Echa un vistazo a nuestra guía sobre cómo emprender un negocio con éxito!

¿Cómo emprender con éxito en Chile?

Una vez tengas el permiso para emprender y los recursos necesarios, habrás completado un gran avance, pero todavía queda camino por recorrer.

Ahora, tu objetivo debe ser construir la capacidad logística y operativa necesaria para iniciar la actividad económica, así como establecer las bases de un funcionamiento seguro y orientado a objetivos.

Esto conlleva, de forma concreta, emprender las siguientes acciones:

Haz una última revisión de tu plan de negocios

Posiblemente, en este punto ya dispongas de un plan de negocios estructurado, que presentaste para solicitar financiamiento y encontrar el apoyo necesario para materializar tu emprendimiento.

Sin embargo, tal vez tu presupuesto de inicio no sea el que tenías en mente o pensaste en pequeños cambios en tu propuesta de valor, que se adecúan a las nuevas realidades del mercado y a las características del entorno.

Por ese motivo, es importante que realices una nueva y última revisión de tu plan de negocios, tomando en cuenta los recursos disponibles y cualquier cambio que haya surgido en el camino.

Así, podrás actualizar esta guía maestra que siempre te servirá como referencia para mantenerte en el camino correcto una vez inicies operaciones.

Es especialmente importante que hagas una adecuación de los objetivos estratégicos, las expectativas financieras y esquemas de trabajo específicos.

Realiza un presupuesto del primer año de operaciones

No debes esperar a que tu empresa crezca, tenga otros accionistas y sea mucho más relevante para empezar a gestionar sus finanzas de manera organizada.

Una de las claves del orden en el manejo del capital es la presupuestación desde el inicio de las operaciones.

Además de establecer un presupuesto de la inversión total que demanda tu emprendimiento, desarrolla uno que específicamente aborde el primer año de operaciones.

Entre otras cosas, fija el dinero que destinarás para tareas y estrategias asociadas con el marketing y la difusión de tu marca y sus productos.

También, presupuesta el dinero disponible para nómina y contratación de empleados, distribución de producto y otros procesos fundamentales.

Para que tus presupuestos sean coherentes y precisos, proyecta tu estructura de gastos y toma en cuenta los objetivos que esperas alcanzar en el corto plazo y las inversiones que demandan. 

Establece el flujo de caja de inicio

Una vez tu empresa tenga cuentas bancarias y cajas a su nombre, totaliza los valores para que calcules cuál es el capital de trabajo con el que comenzarás las operaciones.

Este será tu flujo de caja de arranque, el cual te servirá como referencia para la administración el dinero y la gestión de gastos, a la vez que será el punto de partida de futuros análisis financieros. 

Conviértete en emisor electrónico

Como muchos otros países de América Latina y el mundo, Chile ha dado el paso de migrar hacia la facturación electrónica, un modelo que se caracteriza por ayudar a reducir la evasión fiscal, a la vez que brinda practicidad, control y eficiencia a las empresas.

Ante esta realidad, debes convertir tu negocio en emisor electrónico, lo cual conlleva un proceso de postulación, certificación y autorización ante el Servicio de Impuestos Internos.

Solo podrás postularte si ya realizaste el trámite de inicio de actividades y si clasificas como contribuyente de primera Categoría, de acuerdo a los parámetros establecidos en el Artículo 20 de la Ley sobre Impuesto a la Renta.

Por otro lado, la postulación debe llevarse a cabo por un representante legal, autenticado con certificado digital (CD), una suerte de carnet de identidad virtual que aporta un valor adicional de seguridad y privacidad en las operaciones de los contribuyentes y en transacciones en Internet.

Una vez apruebes este proceso de certificación, tendrás la autorización para generar comprobantes de forma electrónica y desarrollar tu facturación con transparencia.

Para dar este paso resulta conveniente la contratación de un software de facturación electrónica de gran alcance, que funcione como solución integral para la generación y gestión de todos los Documentos Tributarios Electrónicos (DTE) reconocidos en Chile. 

Establece mecanismos de control y auditoría 

El uso de herramientas tecnológicas es clave para el éxito y la capacidad de control.

Los software administrativos pueden ayudarte en la gestión y optimización de procesos en áreas como control de ingresos y gastos, administración de clientes, inventarios, cobranza y ejecución de nómina, por lo cual son importantes aliados para el monitoreo y seguimiento en tus primeros meses de operación.

Además de contar con herramientas como los sistemas de facturación electrónica, necesitas establecer una rigurosa planificación asociada específicamente con el control.

Entre otras cosas, puedes establecer un cronograma de auditorías contables internas, que te permitan analizar la transparencia y precisión en el registro de capital e identificar a tiempo patrones negativos.

También, de acuerdo a las características de las operaciones y tu sector comercial, fija indicadores claves de rendimiento (KPIs) que te permitan saber qué tanto te estás acercando a tus objetivos y cómo marcha el negocio en líneas generales.

Por ejemplo, para los departamentos de marketing y ventas, métricas como tasas de conversión, cierres de ventas mensuales y tasas de fidelización son muy útiles.

¡Muy bien! Si llegaste hasta aquí ya sabes cómo emprender en Chile siendo extranjero y, además, cuáles acciones debes tomar en cuenta para tener éxito en el inicio de tus operaciones.

Como ves, Chile es un país que le abre las puertas a emprendedores extranjeros, que cuenta con mecanismos y procesos específicos para que los proyectos se efectúen de manera organizada bajo el reconocimiento de las autoridades.

¡Buena suerte!

Nueva llamada a la acción

¿Necesitas ayuda con una información?

    Automatiza tu empresa

    “Dirige tu negocio con confianza”

    Empieza a emitir tus DTE con Nubox

    Automatiza tu empresa

    +15.000 dueños de negocio reciben nuestro Newsletter

    Únete a más de 15.000 dueños de negocio que cada semana consumen información clave para hacer más eficiente la gestión de su empresa e impulsar su crecimiento. 👩‍💻💡

    Visita nuestros otros blogs