¿Qué significa la depreciación en el flujo de caja y cuáles son sus implicaciones?

Romina Maejo

Escrito por Romina Maejo

Soy Head of Marketing en Nubox. Cuento con más de 10 años de experiencia en el área comercial y de Marketing, desarrollando estrategias de negocios, posicionamiento de marcas y productos, gestión comercial y de clientes, para Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y Perú.

Author's LinkedIn
Obtén tu plantilla excel gratis Lleva tu flujo de caja al día

Obtén tu plantilla excel gratis

Lleva tu flujo de caja al día

Índice de contenidos

La depreciación en el flujo de caja puede ser un tema complicado, particularmente cuando se trata de la liquidez de un negocio. Aunque la depreciación es un gasto que no se valora en efectivo, influye en el flujo de capital de manera indirecta.

¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo hasta el final!

¿Qué es la depreciación en el flujo de caja?

La depreciación en el flujo de caja se refiere a un concepto dentro de la contabilidad en el que los activos pierden valor con el transcurso del tiempo. Después de cierto punto, el valor de un activo será cero, porque ya no es útil para el negocio. Dentro de la contabilidad, este concepto se utiliza para distribuir el costo de un activo tangible a lo largo de su "vida útil".

La depreciación puede ocurrir con casi cualquier tipo de activo fijo, incluida la maquinaria, los equipos informáticos, los suministros de oficina, etcétera. La depreciación en el flujo de caja se considera un cargo que no es en efectivo porque no representa una salida de liquidez real de una empresa.

La totalidad del desembolso de efectivo se realiza inicialmente cuando se compra un activo, pero el gasto se registra de forma incremental para fines de información financiera.

Esto se debe a que los activos brindan un beneficio a la empresa durante un largo período de tiempo. No obstante, los cargos por depreciación disminuyen el margen de rentabilidad y en consecuencia modifican el impacto fiscal.

El monto depreciado anualmente es estimado de manera porcentual a lo que se le conoce como "tasa de depreciación en el flujo de caja".

Veamos un ejemplo para que se entienda: si una empresa tuvo una depreciación total de $100.000 durante la vida útil esperada del activo y la depreciación anual fue de $15.000, esto significa que la tasa sería del 15% anual.

¿Por qué se deprecian los activos con el tiempo?

Los activos nuevos suelen ser más valiosos que los antiguos, ¿cierto?

Es por esta razón que la depreciación en el flujo de caja y dinero mide el valor que un activo pierde tomando como principal parámetro el "tiempo", directamente por el uso continuo a través del desgaste e indirectamente por la introducción de nuevos modelos de productos y factores como la inflación.

Por otro lado, el SII tiene publicada una tabla de vida útil de los bienes físicos para los efectos de su depreciación anual.

¿Cómo se deprecian los activos a efectos fiscales?

La depreciación es a menudo de lo que la gente habla cuando se refiere a la depreciación contable. Este es el proceso de asignar el costo de un activo a lo largo de su vida útil para alinear sus gastos con la generación de ingresos.

Las empresas también crean cronogramas contables teniendo en cuenta los beneficios fiscales porque la depreciación de los activos es deducible como gasto comercial.

Los programas de depreciación pueden variar desde una simple línea recta hasta medidas aceleradas o por unidad.

Para completar esta lectura no te olvides de descargar el siguiente ebook gratuito: ¡Descubre cómo la tecnología puede ayudarte con tu flujo de caja!

¿Por qué debes medir la pérdida de valor de los activos?

Los activos a largo plazo, incluidos los activos fijos e intangibles (como patentes, licencias, plusvalía, entre otros), están sujetos a deterioro de activos como resultado de su larga vida económica.

Un activo a largo plazo generalmente se informa a su costo histórico en el balance general y luego se deprecia o amortizan con el tiempo.

La práctica conduce a una posible discrepancia entre el valor informado en el balance general, que se conoce como valor en libros, y el valor razonable del activo.

Si el valor de mercado de un activo es inferior al valor en libros, este está deteriorado y debe reducirse a su valor justo de mercado, y el monto de la amortización se informará como una pérdida.

Esto ocurre a menudo cuando el activo se deprecia o amortiza a un monto subestimado o luego de una disminución en el valor de mercado del activo.

¿Cómo reportar activos con pérdida de valor?

Las NIIF implementan un enfoque de un solo paso para identificar y reportar activos deteriorados. Se produce una pérdida por deterioro cuando el importe en libros de un activo es superior al importe recuperable.

El monto recuperable es el valor de mercado menos el costo de venta o el valor en uso (representa el valor actual de la totalidad de los flujos de liquidez próximos que se estima que vaya a generar el activo). Se aconseja elegir el que sea mayor entre estos indicadores.

¿Qué implican estas depreciaciones para las empresas?

La depreciación no tiene un impacto directo en el flujo de caja. Sin embargo, tiene un efecto indirecto sobre el flujo de efectivo porque cambia las obligaciones tributarias de la empresa, lo que reduce las salidas de efectivo por impuestos a la renta. ¿Cómo funciona esto exactamente? Veamos con un poco más de detalle.

Esencialmente, cuando una empresa prepara su declaración de impuestos, la depreciación figurará como un gasto. Esto reduce la cantidad de ingresos imponibles que debe informar al gobierno, lo que reduce la cantidad de efectivo que sale del negocio.

El efecto de la depreciación en el flujo de caja puede aumentar aún más si es posible utilizar métodos de depreciación acelerada, como la depreciación de doble disminución. Esto aumenta la cantidad de depreciación que cuenta como deducible de impuestos, lo que reduce aún más los impuestos.

En pocas palabras, los impuestos más bajos conducen a un mayor ingreso neto, y dado que este a menudo se usa como punto de partida para calcular el flujo de caja operativo de una empresa (junto con el cambio neto en el capital de trabajo operativo y otros ajustes), terminará con un mayor cantidad de efectivo y un menor efecto en la depreciación en el flujo de caja.

Nueva llamada a la acción

Visita nuestros otros blogs

Completa el formulario por favor