Guía sobre la depreciación acelerada

Dayana Huala Saavedra

Escrito por Dayana Huala Saavedra

Administradora Pública con doble pregrado de Contadora - Auditora

Author's LinkedIn
Obtén tus plantillas para OR 2022 F22, DDJJ y RRE

Obtén tus plantillas para OR 2022

F22, DDJJ y RRE

La depreciación acelerada es una de las acciones más importantes de una empresa entre el equilibrio tributario y financiero de los activos.

La ley de Modernización Tributaria, que optimiza los sistemas de recaudaciones fiscales e incentiva y fomenta la inversión de todo contribuyente que cuente con giro comercial, toma en consideración esta práctica y aporta lineamientos al respecto.

Además, esto trajo consigo un sistema mucho más acorde a las realidades de las MIPYMES, como ocurre en los regímenes tributarios con sus particularidades.  

Cabe señalar que las depreciaciones se reflejan al cierre de cada año comercial, cuando se realiza el cálculo de la Renta Líquida Imponible, donde el resultado se deducirá como gasto.

Se debe considerar una cuota anual sobre la depreciación de los bienes físicos, correspondientes al “activo inmovilizado” que está perdiendo su valor.

Si no conoces mucho sobre la depreciación acelerada, sigue leyendo. Aquí te explicamos todo lo que necesitas saber. 

¿Qué es la depreciación?

La depreciación es el valor del bien o activo que considera el desgaste físico por su uso, desde el momento de la adquisición. A este se le aplicará una vida útil hasta llegar a ser inutilizable.

En términos tributarios, se contemplaban 3dos modalidades de depreciación:

  • Depreciación Instantánea.
  • Depreciación Normal
  • Depreciación acelerada.

En esta oportunidad, hablaremos de la depreciación acelerada de los activos. Sin embargo, si deseas más información de la depreciación instantánea, recuerda revisar en nuestro blog: “Depreciación Instantánea bajo la Ley de Modernización Tributaria”

¿Qué es la depreciación acelerada?

Se entenderá por depreciación acelerada aquella que tiene por objetivo aumentar la cuota anual de depreciación de los bienes del activo inmovilizado de la empresa, de tal modo que se reduzcan a un tercio los años de vida útil que fija el Servicio de Impuestos Internos por concepto de depreciación normal de dichos bienes. 

Cabe señalar que la vida útil normal de un determinado bien se fijará en años. Tomemos como ejemplo 20 años en relación a un bien X.

Para aplicar la depreciación acelerada deberá considerarse una vida útil de 6 años (20: 3= 6,67), de tal modo que este bien X se depreciará en fracciones de los años que resulten de la operación aritmética realizada.

La depreciación acelerada es un concepto contable y a la vez estratégico que puede aplicarse sobre diferentes tipos de bienes, desde maquinaria hasta vehículos e incluso infraestructuras tecnológicas.

Es importante destacar que, si bien se trata de una manipulación a la alza de las tasas de depreciación, se trata de un proceso completamente válido y legal, siempre y cuando se adhiera a las normativas vigentes que lo regulan.

¡Enseguida te hablaremos sobre las estipulaciones a considerar!

¿Cuáles son los requisitos para aplicar la depreciación acelerada?

Para aplicar la depreciación acelerada, se deberán cumplir con algunos requisitos fundamentales, donde los bienes de activos fijos de la empresa deberán:

  • En primera instancia, deben ser bienes nuevos o importados.
  • En segundo lugar, que tengan una vida útil normal, igual o superior a tres años.

En relación a los requisitos y las especificidades de la depreciación acelerada, es importante acogerse a la normativa vigente, la cual está proporcionada en la Ley de Impuesto a la Renta DL N°824, específicamente en el artículo 31 N°5 y el artículo 35 n°5 bis.

¿Cuándo se puede utilizar la depreciación acelerada?

La depreciación acelerada no se puede dar en términos generales y de uso constante, ya que se deben considerar diversos aspectos necesarios. Esta se puede utilizar en los siguientes casos:
  •  Cuando se cumple con los requisitos antes señalados.
  • Este mecanismo de depreciación será 100% de  carácter opcional por parte de los contribuyentes, es decir, dejando la opción a la empresa para que pueda abandonar el régimen de depreciación acelerada sin inconvenientes, y volver definitivamente a un régimen normal de la depreciación.
  • En este caso, la empresa puede enfrentar cambios de escenarios en términos de depreciación, donde podría darse una situación de que un mismo bien en el año t-1 se encuentre acogido a depreciación acelerada, en el año 1 se incorpore a depreciación normal y en el período 3 o siguientes, se considere el método de depreciación que más le acomode.
  • Es importante recordar que la depreciación acelerada sólo se considerará para el cálculo de la Renta Líquida Imponible, donde queda el cálculo para ser aplicada al impuesto de 1ª categoría.

¿Cómo se calcula la depreciación acelerada?

Hagamos el siguiente ejercicio. La depreciación acelerada se deberá calcular de acuerdo a los siguientes datos:

  • Valor del bien: $5.000.000.
  • Vida útil: 13 meses.
  • Meses a depreciar: 4.

Se ejemplifica: Edificios fabricados de material sólido, albañilería de ladrillo, concreto armado y estructura metálica. 

Depreciación Acelerada

(Vida útil de 13 meses)

Valor del Bien

$5.000.000

Vida Útil

13 meses

Depreciación *4 meses

($5.000.000 /13)*4

Valor de la depreciación

$1.538.462

Acá te dejamos un comparativo con depreciación normal e instantánea, para ver las diferencias. 

Se ejemplifica: Edificios fabricados de material sólido, albañilería de ladrillo, concreto armado y estructura metálica. 

Depreciación Normal

(Vida útil 40 meses)

Depreciación Instantánea

(Vida útil 12 meses)

Valor del Bien

$5.000.000

$5.000.000

Vida Útil

50 meses

7 meses

Depreciación *4 meses

($5.000.000 /40)*4

($5.000.000 /12)*4

Valor de la depreciación

$500.000

$1.666.667

Finalmente, es importante considerar análisis contables tanto financieros como tributarios, para considerar el tipo de depreciación que se utilizará en la empresa.

Revisa todas las formas que existen y optimiza el capital de tu negocio para futuras inversiones y decisiones que debas tomar con el activo fijo. 

Recuerda que la depreciación instantánea se diferencia de la acelerada y consiste en que los contribuyentes tendrán la posibilidad de optar a un régimen de depreciación instantánea por un 50% del valor de adquisición del bien, el cual se encuentra valorizado de acuerdo a las normas del artículo 41 de la LIR

Esta transacción contable se podrá considerar como gasto y respecto al 50% restante que determine la depreciación, debe estar conforme a los Nº 5 o 5 bis, del artículo 31 de la LIR.

No olvides que este régimen de depreciación debe aplicarse a aquellos bienes físicos del activo inmovilizado que hayan sido “adquiridos nuevos o importados” durante el período comprendido entre el 1 de octubre de 2019 y el 31 de diciembre de 2021, y que sean destinados a nuevos proyectos de inversión.

Para estos efectos, se deberá tener en consideración el Artículo N°21° transitorio Ley N° 21.210, como también el contenido del Recuadro N°5 del Formulario N°22.

Si quieres saber más sobre la depreciación instantánea, recuerda revisar: “¿Qué es la depreciación instantánea en Chile?”

Ventajas de la depreciación acelerada

Al hablar de las ventajas de este tipo de depreciación, tenemos que valorarlas desde dos perspectivas: fiscal y financiera.

Desde el punto de vista fiscal, reduce los impuestos a pagar por la tenencia de un determinado activo, especialmente en sus primeros años de vida. La norma contable nos dice que a mayor depreciación, menor pasivo tributario.

Por el lado de las implicaciones financieras, es oportuno destacar que la depreciación acelerada brinda una visión conservadora del patrimonio de una empresa, evitando la sobreestimación y los derroches de fondos y presupuestos que esto puede acarrear.

Diferencia entre depreciación acelerada y la depreciación normal

La diferencia entre la Depreciación Acelerada y la Normal es un valor monetario que debes registrar en las Declaraciones Juradas sobre Movimientos y Saldos Empresariales, que verás identificado en estos formularios con las siglas DDAN.

Para ello, debemos explicar, primero, qué es la depreciación normal, que en algunos casos también es llamada "lineal".

Se trata de una cuota constante de depreciación, fijada con una tasa porcentual, que se determina sobre un bien específico.

Por ejemplo, contablemente, si proyectas que anualmente un vehículo a nombre de la empresa perderá el 5% de su valor comercial, estarás fijando una depreciación normal.

En definitiva, se caracteriza por ser una depreciación fija y además estrictamente adherida a estándares y patrones de mercado, por lo cual no implica ningún tipo de manipulación estratégica por parte de las empresas o responsables de declararla.

En tanto, la depreciación acelerada obedece a un incremento de esta tasa, reduciendo la vida útil del activo en comparación con los estándares de mercado y, en el caso de Chile, por los establecidos propiamente por el SII.

Con estos dos puntos aclarados, solo debemos reafirmar que la diferencia entre depreciación acelerada y normal, identificada tributariamente bajo las siglas DDAN, no es más que ese monto de dinero diferencial entre ambos conceptos.

Por ejemplo, si la depreciación acelerada proyecta pérdida de valor de $ 10 millones y la normal solo de 4 millones, la DDAN es de 6 millones. Este último valor es el que deberás registrar en las declaraciones cuando te sea exigida la diferencia.

Para que aciertes al señalar este indicador, tienes que calcular la DDAN por cada activo declarado, para finalmente sumar y totalizar las diferencias de cada uno.

Escucha el podcast:
Hablan los que cuentan
Para conocer todo lo referente al mundo de la criptomonedas y el tratamiento contable y tributario que debe tener, Francisco Lucero conversó en este episodio con Francisco León Heyder, Contador - Auditor, Docente y Doctor en Contabilidad y Auditoría.

¿Cuáles son las preguntas más frecuentes de la  depreciación acelerada?

A continuación, te dejamos distintas consultas relacionadas a la depreciación acelerada, las cuales te servirán de apoyo para realizar este proceso contable:

1. ¿Los bienes de activo fijo que hayan sido vendidos durante el año, deben considerar la corrección monetaria y la depreciación?

Para aquellos bienes, no se requiere contabilizar la corrección monetaria, ni mucho menos la depreciación, ya que estas deben ser aplicadas a los bienes vigentes de la empresa al término del año comercial y reflejados en el cierre del balance, según lo establece el artículo 41 y 31 de la LIR1.

2. ¿Qué es la corrección monetaria? 

La corrección monetaria es un mecanismo para equilibrar la economía nacional, el cual está destinado a reconocer el efecto inflacionario en un determinado ejercicio comercial al cierre de cada año. Esta es aplicable a partidas de la empresa clasificadas en activos y pasivos, según el artículo 41 de la Ley sobre el Impuesto a la Renta.

3. ¿Cuáles son los factores para aplicar la corrección monetaria?

Los factores para aplicar la corrección monetaria, serán informados por el SII de forma mensual en el sitio web del Servicio de Impuestos Internos. 

Cabe señalar que esta cambia todos los años calendarios, para ser aplicada durante el proceso de Operación Renta. 

4. ¿Dónde encuentro la tabla de vida útil de los bienes físicos del activo inmovilizado?

La información relacionada a la vida útil de los bienes de activos inmovilizados se encuentra normada por el SII.

Acá te dejamos dos: 

¡Eso es todo!

¡Muy bien! Si nos acompañaste hasta este punto del texto ya conoces a detalle qué es la depreciación acelerada y sus implicaciones.

Se trata de un concepto asociado a la gestión tributaria y contable, que es completamente válido siempre y cuando lo desarrollemos acorde a los parámetros de la legislación actual.

Tomando en cuenta su complejidad, te invitamos a contar con el apoyo y la asesoría de contadores a la hora de hacer tus declaraciones y calcular este tipo de valores.

Incluso, vale la pena acudir a especialistas para que establezcas un plan y proyecciones de depreciación, que te permita mantener una gestión estratégica de tus activos y el patrimonio que abarca tu empresa.

Además, no dudes apoyarte en un software contable, ajustados a la legislación chilena.

Ahora que ya sabes más de la depreciación acelerada, complementa tu lectura con nuestro artículo sobre Contabilidad Tributaria: ¡Todo lo que contempla!

+5.000 contadores reciben cada semana información financiera y tributaria.

Visita nuestros otros blogs

Completa el formulario por favor