<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1719939494918793&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Nubox Logo | Software de Contabilidad y Facturacion para Pymes

Esto debes saber si contratas trabajadores con boleta de honorarios

Publicado por Ana Zúñiga | 2 de octubre del 2018
Esto debes saber si contratas trabajadores con boleta de honorarios

Parte importante de tu empresa se refiere a la forma en que decides establecer las relaciones de trabajo con tus empleados. Si tu organización requiere de servicios que no necesitan de la formalidad de un contrato de trabajo, es posible que hayas optado por una nómina en base a boleta de honorarios.

Lo anterior exige que conozcas lo relacionado con este acuerdo, ya que su correcta gestión, ajustada a las leyes laborales vigentes, será sumamente relevante para el éxito de la planificación de tus trabajadores.

Boletas de honorarios y facturas electrónicas: ¿en qué se diferencian?

Según la definición del Servicio de Impuestos Internos (SII), la boleta de honorarios es un documento emitido por los ingresos producidos debido a las prestaciones personales de servicios. 

Por lo tanto, deberán emitir este tipo de documentos los profesionales y personas que realicen actividades que revistan de lucro, además de Sociedades de profesionales, directores consejeros de Sociedad Anónimas y auxiliares de la administración de justicia.

Por otro lado, la factura electrónica es un documento digital, validado legalmente, que sirve como medio de respaldo en las operaciones comerciales entre contribuyentes. Y

aunque estos dos instrumentos suelen confundirse por el alcance de sus nombres, existen diferencias que los distinguen.

Por ejemplo, las facturas y boletas electrónicas entran en la primera categoría de la Ley de Renta que tienen relación con las rentas del capital y de las empresas comerciales, industriales, mineras y otras. En cambio, la boleta de honorarios pertenece a la segunda categoría relacionada con las rentas del trabajo. 

 

Lee también: "Consecuencias legales de tener trabajadores sin contrato"

 

Diferencias entre un contrato de trabajo y un contrato a honorarios

Ahora, debes considerar las diferencias entre la gestión de un contrato de trabajo y un contrato de honorarios.

El artículo 7 del Código del Trabajo lo define como una convención en donde el empleador y el trabajador se comprometen de manera recíproca. El empleado le presta servicios personales bajo una relación de dependencia y subordinación, a lo cual el empleador debe responder por estos servicios con una remuneración previamente determinada y periódica.

Este acuerdo es consensuado mediante palabra, sin embargo, el artículo 9 del Código del trabajo obliga a poner por escrito los términos del acuerdo contractual en un plazo de 15 días por regla general o de 5 por obras que tengan una duración inferior a 30 días.

Por otro lado, el contrato de honorarios se rige por las reglas relativas al arrendamiento de servicios inmateriales. Es un convenio en la cual una persona se encuentra sujeta a realizar prestaciones por servicios por un tiempo determinado. El sujeto que recibe esos servicios debe pagar una cierta cantidad de dinero por la adquisición de ellos. 

Este tipo de acuerdo regula la ocupación de trabajadores independientes que no tienen un desempeño fijo ni la obligación laboral con ningún empleador, adjudicándole un nivel de autonomía.

 

Lee también: " Cómo pagar las cotizaciones en el proceso de remuneraciones"

 

Gestiones necesarias en empresas que tienen trabajadores a honorarios

Si bien es cierto que las personas que trabajan bajo honorarios no se rigen por el Código del Trabajo, por lo cual no les corresponde ninguno de los derechos que el reglamento establece, existen ciertas gestiones necesarias si en tu empresa se decide contratar bajo esta modalidad.

De partida, los beneficios que tiene derecho la persona son los que se acuerdan en el contrato por la prestación de servicios, por los que debes estar enfocado en hacer cumplir esos derechos. 

Así mismo, se debe auditar que los trabajadores hagan sus boletas en el plazo establecido, es decir, cuando se percibe el honorario o la remuneración respectiva. Lo anterior, se entiende cuando el salario ha ingresado materialmente al patrimonio de quien hace la contribución.

Además, la empresa debe declarar la retención de una boleta de honorarios ante el Fisco dentro de los primeros 12 días del mes siguiente del pago de honorarios. La retención es del 10% del monto bruto de la boleta y, usualmente, la hace la empresa que emite. Al finalizar un año se realiza el cálculo del valor retenido declarándolo en la operación renta y la tesorería determina si existe devolución para el empleado. 

Un aspecto que debes considerar es que, al no existir una relación de dependencia, no tienes exclusividad respecto a sus servicios ya que se puede "boletear" para muchas empresas a la vez. 

Por último, hay que señalar que si bien la ley no establece un tiempo determinado en el cual se pueda trabajar a honorarios, cuando el trabajador se encuentre en una relación laboral que involucre subordinación a un empleador, debe existir un contrato de trabajo formal.

¡Tips finales!

Es importante que sepas que existen sistemas de remuneraciones que permiten optimizar este tipo de gestiones. Optar por este tipo de herramientas permite agilizar los procesos relacionados con la nómina de tu empresa a la vez que simplifican de manera significativa las acciones relacionadas con el ámbito interno de la organización.

Si estás pensando en contratar a tus trabajadores en base a honorarios o si ya lo hiciste, es necesario que actúes informado. 

Saber distinguir entre cada tipo de contrato, conocer las diferencias y su gestión, además de valerte por herramientas tecnológicas es fundamental para ejecutar los procedimientos con eficiencia. 

Conoce aquí Remuneraciones Nubox