¿Cuáles son las cláusulas de un contrato de trabajo en Chile?

Karen Pastén

Escrito por Karen Pastén

Ingeniera en Información y Control de Gestión. Cuento con un Diplomado en Desarrollo de Personas y Organizaciones. Tengo más de 10 de años de experiencia liderando el proceso de remuneraciones en empresas del sector retail y tecnológica.

Author's LinkedIn
Plantillas de Contrato de Trabajo Indefinido, Part Time, Teletrabajo, entre otros

Plantillas de Contrato de Trabajo

Indefinido, Part Time, Teletrabajo, entre otros

Índice de contenidos

Antes de hacer un convenio laboral es importante saber cuáles son las principales cláusulas de un contrato de trabajo y en qué consisten, con el fin de brindar un marco de legalidad que ofrezca una protección para las partes involucradas.

En toda empresa, organización o institución donde se realicen actividades de subordinación, es vital y legalmente necesario que exista una constancia de la existencia de la relación entre empleado y empleador, por lo que es importante que ambas partes sepan exactamente qué es un contrato de trabajo y su contenido.

Y eso es exactamente lo que verás a continuación. Sigue leyendo para que conozcas que debe aparecer en un contrato de trabajo para que cumpla con la ley y algunas cláusulas adicionales que pueden ser útiles.

¿Qué es un contrato de trabajo?

También llamado contrato laboral, es un documento que contiene todo lo referente al acuerdo entre un empleado y un empleador. Es sumamente importante para una relación laboral, ya que describe todas las condiciones, derechos, obligaciones y beneficios que percibirán ambas partes del acuerdo.

El artículo 7 del Código del Trabajo especifica que: el contrato individual de trabajo es una convención por la cual el empleador y el trabajador se obligan recíprocamente, este a prestar servicios personales bajo dependencia y subordinación del primero, y aquél a pagar por estos servicios una remuneración determinada.

¿Cuál es la función de un contrato de trabajo?

Firmar este documento es útil para ambas partes, ya que deja claro desde el primer momento lo que ambos tienen que dar y lo que van a recibir. Al empleado le sirve porque le permite conocer todos los términos del contrato como el monto de su salario, el horario laboral, las condiciones y como prueba en un juicio.

Por otro lado, al empleador le permite tener la seguridad de que el empleado conoce cuáles son sus obligaciones y que está de acuerdo con cumplir los términos del contrato. También le permite proteger a su clientela y la propiedad intelectual de su negocio, por ejemplo:

  • evitar el robo de información confidencial de la empresa o de sus clientes;
  • evitar que el trabajador capte clientes dentro de la empresa y hacer negocios con ellos de forma independiente, teniendo en cuenta que los clientes son de la empresa y no del empleado;
  • de igual forma, evitar que ofrezca sus servicios o los pida a otros empleados de la empresa;
  • evitar que utilice el nombre de la empresa para promocionar sus propios servicios.

Además, aunque es importante y necesario que conozcas al detalle que es un contrato laboral y para qué sirve, ten en cuenta que se trata de un documento obligatorio, es decir, independientemente de que sepas como funciona o no, puedes recibir una sanción si no lo utilizas o si no lo haces constar por escrito. Ten en cuenta que en un juicio, se suele tomar como verdad lo que afirma el empleado sobre los términos del contrato si estos no se han puesto por escrito.

Cláusulas de un contrato de trabajo

Las cláusulas de un contrato de trabajo son las que describen con exactitud cuáles serán los derechos y obligaciones de los empleados y de la empresa. Como verás a continuación, existen diferentes tipos de cláusulas de este documento:

Cláusulas esenciales que debe tener un contrato de trabajo

Para que un contrato sea legal, el Código del Trabajo en su artículo 10 señala que hay una serie de cláusulas obligatorias que debe incluir:

Lugar y fecha del contrato

Esta cláusula describe la fecha y el lugar donde se celebró el contrato. Suele ser la fecha del primer día de trabajo del empleado y la dirección de la empresa.

Información de las partes del acuerdo

En esta parte se señala quiénes son las partes que firman el contrato. Se incluyen datos sobre la nacionalidad, nombres, documento de identidad, dirección de residencia, fecha de nacimiento, datos de contacto, RUT, razón social e ingreso de trabajador.

Determinación de la naturaleza de los servicios y el lugar donde vayan a prestarse

El contrato laboral debe especificar de forma clara y precisa cuál será el trabajo que realizará el trabajo, y por el cual recibirá un salario. Se deben señalar dos o más funciones específicas que sean alternativas o complementarias. El significado de cada una es el siguiente:

  • funciones específicas: propias del trabajo por el cual el empleado fue contratado;
  • funciones alternativas: dos o más funciones convenidas que pueden realizarse una después de otra sucesivamente;
  • funciones complementarias: sirven para complementar o perfeccionar a las funciones específicas.

De igual forma, hay que especificar el lugar o la ciudad dónde se realizará el trabajo. Si por causas laborales el empleado debe desplazarse continuamente, se entiende que el área de trabajo será toda la zona geográfica en dónde tenga lugar la actividad de la empresa.

Monto, forma y período de pago del sueldo acordado

Como es lógico, toda prestación de servicios debe ser recompensada con una suma de dinero periódica por parte del empleador llamada remuneración. En esta cláusula se debe especificar cuál será el monto de la remuneración, su forma y período de pago previamente acordado con el empleado.

Existen diferentes clasificaciones de la remuneración. Estas son las siguientes:

  • ordinarias: es el salario que recibe el empleado por los servicios prestados y su pago debe ser periódico como un suelo o una comisión;
  • extraordinarias: es el pago que recibe un empleado que presta servicios esporádicamente como horas extraordinarias o sobresueldo;
  • especiales: como su nombre indica, son las que se originan de situaciones especiales como aguinaldos o bonos;
  • fijas: es la remuneración que se mantiene constante durante sus períodos de pago, ya sea semanal, quincenal o mensual, siendo el sueldo el mejor ejemplo de esta clasificación;
  • variable: al contrario, la remuneración variable puede cambiar durante sus períodos de pago como las comisiones.

Además de las clasificaciones, también existen varios tipos de remuneraciones. A continuación, puedes ver cuáles son:

  • sueldo: es una cantidad de dinero fija que recibe el empleado por trabajar. Para que un pago se considere como un sueldo, debe pagarse en dinero, en períodos de tiempo iguales, ser igual o mayor al ingreso mínimo, y el monto y la forma de pago deben estar descritas en el contrato;
  • sobresueldo: es el pago de las horas extraordinarias de trabajo y debe ser un recargo del 50% sobre el sueldo del empleado. Las horas extraordinarias son las que sobrepasan el horario normal de trabajo y se tienen que pagar en la misma fecha que el sueldo normal;
  • comisión: es el porcentaje de una venta, compra o cualquier otra actividad comercial de la empresa, que el empleado recibe por ayudar a que se realice;
  • participación: este tipo de remuneración es una modalidad en la que el empleado recibe una parte de las utilidades de la empresa como pago de sus servicios, en reemplazo de un salario normal. Sin embargo, si la empresa presenta pérdidas, el trabajador tiene derecho a recibir el ingreso mínimo legal como pago;
  • gratificación: se trata de una parte de las utilidades que el empleador otorga al trabajador. La principal diferencia entre gratificación y participación es que la primera es un pago obligatorio que tiene que hacer el empleador una vez al año, mientras que la segunda es un acuerdo al que llegan ambas partes.

En cuanto al tiempo, la periodicidad puede ser de un día, una semana, quincena o mes, pero nunca puede superar este último y los períodos deben ser iguales, es decir, si ambas partes acuerdan que el pago sea semanal, este no puede cambiar por decisión unilateral a mensual, quincenal o diario.

Duración y distribución de la jornada de trabajo

Una de las cláusulas de un contrato de trabajo que debes colocar es la duración de la jornada de trabajo y su distribución. Legalmente, la jornada laboral debe ser de un máximo de 45 horas semanales, repartidas en cinco días como mínimo y seis días como máximo, y no puede ser superior a las diez horas diarias.

De igual forma, el empleado tiene derecho a descansar mínimo un día a la semana y máximo dos, generalmente sábado y domingo. Aunque, por lo general, se considera que el domingo es un día de descanso, puedes pedirle a un empleado que trabaje ese día —pagándole horas extras— pero solo dos al mes. Es ilegal hacer que un empleado trabaje más de dos domingos al mes, aunque ambos estén de acuerdo.

En cuanto al descanso, la ley obliga que la jornada laboral se divida en dos períodos con un descanso en el medio para que los empleados puedan descansar y comer. El descanso no puede ser menor a treinta minutos y no tiene un tiempo máximo establecido.

Plazo del contrato

En esta cláusula se especifica que tipo de contrato se está firmando. Puede ser indefinido, de prácticas, part time o temporal.

Cláusulas adicionales del contrato de trabajo

Hay muchas otras cláusulas de un contrato de trabajo adicionales que las empresas pueden incluir para añadir una restricción o aspecto que consideren importante. Estas cláusulas son:

Cláusula de no concurrencia

Este acuerdo entre la empresa y el empleado compromete a este último a que, una vez concluida la relación laboral, no podrá trabajar durante un tiempo determinado con otra empresa que sea competidora directa de su anterior empleador.

Este pacto no puede tener una duración superior a seis meses para trabajadores regulares y de dos años para técnicos. Y, por supuesto, el empleado debe recibir una compensación económica suficiente para aceptar esta clase de acuerdo.

Cláusula de permanencia

Esta cláusula limita el esfuerzo productivo de un empleado a una sola empresa durante un período de tiempo determinado, generalmente como compensación a la formación o especialización que ha recibido de esa empresa. Como el empleado se compromete de forma voluntaria, si abandona la empresa antes de tiempo, el empleador tiene derecho a pedir una indemnización.

Cláusula de confidencialidad

Este pacto suele ser uno de los más comunes que puedes encontrar en cualquier contrato de trabajo, tanto que se le podría llamar uno de los esenciales, aunque no sea obligatorio. Es un acuerdo en el que el empleado se compromete a no revelar la información confidencial a la que tendrá acceso debido a la prestación de sus servicios.

Cláusula de exclusividad o no competencia

El empleado que esté de acuerdo con este pacto puede trabajar con varias empresas simultáneamente siempre que no exista competencia desleal entre ellas. Del mismo modo, la empresa puede pedirle al empleado, previo acuerdo, que trabaje de forma exclusiva con ellos a cambio de una compensación económica.

Cláusulas especiales para solicitar una Visa de Residencia Sujeta a Contrato

La Visa de Residencia Sujeta a Contrato es un permiso que se le da a los empleados extranjeros que viajan a Chile y tengan pensado residenciarse en el país para cumplir con su trabajo. Para solicitar esta visa, uno de los documentos requeridos es un contrato de trabajo para extranjeros que contenga, además de otros acuerdos a los que puedan llegar las partes, las siguientes cláusulas especiales:

Remuneración

Se debe especificar la remuneración que va a recibir el empleado según el cargo que va a desempeñar en Chile y según las normas laborales vigentes.

Cláusula de Vigencia

Esta cláusula especial debe ser redactada de la siguiente forma:

  • "La obligación de prestar servicios emanada del presente contrato, sólo podrá cumplirse una vez que el trabajador haya obtenido la visación de residencia correspondiente en Chile o el permiso especial de trabajo para extranjeros con visa en trámite".

Cláusula de Viaje

Debe ser redactada de la siguiente manera:

  • "El empleador se compromete a pagar, al término de la relación laboral (ya sea por término de contrato, despido o renuncia), el pasaje de regreso del trabajador y los miembros de su familia que se estipulan, a su país de origen o al que oportunamente acuerden las partes, conforme a lo dispuesto en el inciso 2°, del artículo 37 del D.S. N° 597 de 1984. Al respecto, se tendrá presente que la señalada obligación del empleador existirá hasta que el extranjero salga del país u obtenga nueva visación o permanencia definitiva".

Cláusula de Régimen Previsional

De igual forma que las anteriores, esta cláusula debe ser redactada como se muestra a continuación:

  • "Se deja constancia que el trabajador cotizará en el régimen previsional chileno, comprometiéndose el empleador a efectuar las retenciones y entregarlas a las instituciones correspondientes."

Cláusula de Impuesto a la Renta

Esta cláusula solo se debe incluir si el sueldo del trabajador es superior a 13,5 UTM (Unidades Tributarias Mensuales) y como el resto debe redactarse de una forma específica:

  • "El empleador tiene la obligación de responder al pago de impuesto a la renta correspondiente en relación con la remuneración pagada".

Contrato de Trabajo en Chile

Tipos de contrato de trabajo

A la par de saber cuáles son las cláusulas de un contrato de trabajo, también es importante conocer cuáles son los tipos de contrato laborales que se utilizan en Chile:

1. Contrato de trabajo a plazo fijo

Este tipo tiene una duración determinada que no puede ser de más de dos años si se contrata a gerentes, o personas con un título profesional o técnico, y no más de un año para el resto. 

2. Contrato de trabajo a plazo indefinido:

Este tipo de contrato no tiene un tiempo de duración determinado

3. Contrato de trabajo por faena

Como indica su nombre, este tipo de contrato culmina cuando el trabajo por el cual ha sido contratado el empleado se ha completado.

4. Contrato de trabajo a tiempo parcial

Este contrato se emplea para contratar a un empleado por un tiempo igual o inferior a 30 horas a la semana

5. Contrato de trabajo a honorarios

Este tipo de contrato no se trata realmente de un contrato de trabajo, aunque es bastante parecido, ya que una parte presta sus servicios por un tiempo determinado mientras la otra se compromete a pagar un monto de dinero por esos servicios, pero se rige por el Código Civil y no por las reglas del Código del Trabajo.

6. Contrato de trabajo para la construcción

Es considerado como un tipo de contrato de trabajo por faena, pero con la particularidad de que está limitado a trabajos de construcción. Cuando se contrata un trabajador para la construcción de una obra, el contrato finaliza cuando se construye el edificio.

7. Contrato de trabajo de aprendizaje

Se trata de un contrato especial de trabajo en el que el empleador —o por medio de un tercero— le imparte los conocimientos y habilidades de un oficio, en un tiempo y condiciones determinadas, a un aprendiz que se compromete a terminar el aprendizaje y trabajar a cambio de una remuneración previamente acordada

8. Contrato de trabajo de práctica profesional

Las prácticas profesionales no se consideran dentro del derecho del trabajo chileno, ya que no existe un vínculo de subordinación y dependencia, y el practicante tampoco recibe ninguna remuneración, por lo que no se considera una relación laboral.

Claro está, tampoco hay ninguna ley que impida esta práctica. Para formalizar la prestación del servicio, la empresa debe firmar un "convenio de práctica convencional" con la institución académica del estudiante.

¿Cuándo es válido un contrato de trabajo?

Además de contener las cláusulas esenciales que puedes ver más arriba, en un contrato de trabajo deben existir una serie de hechos que configuren la situación jurídica de la relación laboral. Es posible que en alguna ocasión hayas pensado que, si el empleado no firma el contrato o no tiene una copia del mismo, este no es válido, pero es todo lo contrario.

Un contrato de trabajo es válido y existe cuando se tiene una relación laboral, es decir, cuando hay un vínculo de subordinación y dependencia, por ejemplo: el empleado debe cumplir con un horario de llegada y salida, debe cumplir con órdenes específicas, recibe una remuneración por sus servicios, tiene que usar un uniforme, etc.

Teniendo esto en cuenta, es totalmente válido un contrato de trabajo de palabra en el que las partes, si bien no firman ningún documento, llegan a un acuerdo. Sin embargo, este tipo de contrato no es recomendable porque complica la tarea de demostrar las cláusulas y los pactos que se acordaron en caso de que se celebre un juicio.

¿Cuál es el plazo para que se escriture el contrato?

Conforme al artículo 9° del Código del Trabajo, desde la incorporación del trabajador en la empresa, el empleador tendrá un máximo de quince días para escriturar el contrato, a excepción de los contratos por obra, trabajo determinado o de una duración inferior a 30 días, en los que el plazo de su escritura se reduce a cinco días.

Ten en cuenta que si tú como empleador no suscribes ni escrituras el contrato dentro del plazo establecido, deberás pagar una multa de 5 UTM y se presumirá legalmente que todas las afirmaciones del empleado, en cuanto al contrato, serán ciertas.

Por otro lado, si el empleado se niega a firmar el contrato, el empleador tiene el derecho de enviar al empleado a la Inspección del Trabajo. En caso de que el trabajador continúe en su negativa de suscribir el contrato, puede ser despedido sin derecho a indemnización.

Principales causas de la finalización de un contrato de trabajo

Según lo establecido en los artículos 159, 160 y 161 del Código del Trabajo, las causas legales para poner término a un contrato son las siguientes:

  • Muerte del trabajador;

  • Mutuo acuerdo entre las partes;

  • Renuncia voluntaria del trabajador;

  • Vencimiento del plazo del contrato;

  • Fin del trabajo o servicio;

  • Caso fortuito o fuerza mayor;

  • Conducta indebida de carácter grave como acoso sexual o conducta inmoral, la que debe ser debidamente comprobada;

  • Abandono del trabajo por parte del empleado;

  • Incumplimiento grave de las obligaciones del trabajador;

  • Daño material causado intencionalmente por parte del empleado a las instalaciones o cualquier material que sea propiedad de la empresa.

Para finalizar, como has podido ver, comenzando por las cláusulas de un contrato de trabajo, son varios los pactos y condiciones que se pueden emplear en este tipo de documento, además de las obligatorias, por lo que es importante que al menos conozcas exactamente cuáles son las principales.

+15.000 emprendedores reciben cada semana información sobre cómo hacer crecer su negocio.

Visita nuestros otros blogs

Completa el formulario por favor