<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1719939494918793&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Nubox Logo | Software de Contabilidad y Facturacion para Pymes

¿Qué es el IVA?

Publicado por Nubox | 7 de noviembre del 2017
¿Qué es el IVA?

El IVA es pagado por todos los ciudadanos cada vez que adquieren algún servicio o bien mueble o inmueble, viéndose reflejado claramente en la boleta de compra. En Chile, equivale al 19% de la transacción y debe pagarse por toda venta igual o superior a 180 pesos. 

Pero ¿qué es el IVA, más allá de un impuesto que se paga al comprar?

Su nombre es Impuesto al Valor AgregadoRige en casi todos los países del mundo, siendo pocos los que no lo cobran. Básicamente es un recargo sobre el valor del bien o servicio adquirido. Lo soporta el consumidor final (no el productor o comerciante), sin que sus ingresos o posición económica marquen la diferencia en la tarifa. Este tipo de impuesto representa una parte importante del presupuesto con el que el Estado financia sus obligaciones económicas, sociales, culturales y demás que tenga para con su respectiva población. 

Para ejemplificar, el valor de un ordenador de escritorio puede ser de $300.000 pesos, pero cuando una persona va a comprarlo el vendedor le hace un recargo de $57.000 pesos, equivalentes al 19% de su valor real que debe reflejarse claramente en el documento de compra, generando un valor total de $357.000 pesos. Al vendedor le asiste la obligación de declarar ante el SII esta venta y su respectivo IVA, a fin de que el recaudo llegue a las arcas del Estado y éste, a su vez, le devuelva el IVA que le cobraron sus respectivos proveedores. De lo contrario estaríamos hablando de un tributo pagado por toda transacción y no de uno asumido únicamente por el consumidor final.

Lee también: "¿Qué libros contables debe llevar una pyme?"

Algunos términos a tener en cuenta

Para comprender con mayor exactitud qué es el IVA, es prudente entender algunos conceptos adicionales:

  • El IVA es un impuesto indirecto: los tributos de este tipo son los que el Estado cobra mediante las actividades o transacciones que los contribuyentes realizan. Es decir que no gravan su riqueza o patrimonio -como sucede con los directos-, sino los intercambios comerciales que hacen. Así las cosas, el Impuesto de Valor Agregado, como los que recaen sobre el tabaco y el combustible, hace parte del grupo de impuestos indirectos establecidos por el SII
  • El IVA es un impuesto regresivo: esta clase de tributos son aquellos que no guardan relación alguna entre la tarifa pagada y la capacidad económica del contribuyente. Es decir que tanto pobres como adinerados pagan sobre la misma tasa de tributación. En cierta forma, son un poco inequitativos porque, en proporción a sus ingresos, las clases menos favorecidas pagan más que aquellas que gozan de ciertas riquezas. 
  • El IVA es un impuesto de retención: se le llama así porque el comerciante, al emitir la boleta o la factura, cobra el IVA para “retenerlo” y posteriormente enterarlo a las arcas fiscales. Es decir que, en esta materia, el vendedor solo hace las veces de recaudador intermediario entre el fisco y el consumidor, validando el carácter de “indirecto” que le asiste a este tributo. 
  • Débito fiscal (ventas): es el Impuesto al Valor Agregado reflejado en facturas, boletas, liquidaciones, notas de crédito y débito, emitidas por la venta de diferentes tipos de productos o servicios.
  • Crédito fiscal (compras): hace referencia al tributo que está incluido en las facturas de proveedores o de compras, así como también en las notas de débito y crédito, que certifican adquisiciones o utilización de servicios.

¿Cómo funciona el IVA?

Es claro que el IVA es un tributo que paga el consumidor final al adquirir un producto o servicio. Pero ¿por qué lo pagan también los comerciantes al comprar las mercancías que van a comercializar? Básicamente, esto sucede porque es el mecanismo que el fisco tiene para controlar el recaudo de este tributo y limitar las evasiones. 

Cada ente que medie entre el productor y el consumidor final paga el IVA a la hora de hacer la compra de determinado producto a comercializar, pero al realizar la venta del mismo también lo cobra y, al declararlo, recibe el reembolso del 19% que había cancelado por este concepto (a esto se le conoce como crédito fiscal). 

Todo este proceso es controlado mediante documentos que pueden ser boletas o facturas: 

Factura: es el documento de compra y venta expedido entre productores, proveedores y demás comerciantes que transaccionan entre sí antes de que el producto llegue a manos del consumidor final. Mediante éste, es posible tramitar el crédito fiscal (reembolso del IVA) y tener acceso a las ventajas del mérito ejecutivo de la tercera copia obligatoria, entre las cuales se encuentra el financiamiento a través del factoring. 

Boleta: hace referencia al documento tributario entregado al consumidor final, quien no tiene derecho a tramitar ningún reembolso de crédito fiscal pues es a él a quién le ley obliga a asumir este gravamen. 

Lee también: "¿Se puede llevar la contabilidad de una pyme en Excel?"

Para ejemplificar

Si un comerciante que vende ordenadores le compra a su proveedor cada uno de estos a $200.000 pesos, más un adicional de $38.000 pesos por concepto de IVA. Luego, vende los ordenadores al público en un valor de $357.000 pesos IVA incluido. 

Por estas transacciones, el fisco le cobrará al vendedor $57.000 pesos correspondientes al IVA de cada ordenador vendido, pero a su vez le reembolsará los $38.000 pesos que le pagó al proveedor al comprar cada uno de estos equipos.

Conoce aquí Contabilidad Nubox

Una vez que tenemos claro qué es el IVA y cómo funciona, es importante que las empresas implementen los mecanismos necesarios para garantizar su estricto cumplimiento. El usos de herramientas digitales, como un software contable o de facturación, es de gran ayuda para mantener un orden y cumplir sus obligaciones tributarias, optimizar sus finanzas y facilitar el acceso a las diferentes modalidades de financiamiento.