Nubox Logo | Software de Contabilidad y Facturacion para Pymes

¿Qué es el factoring?

Publicado por Nubox | 18 de octubre del 2017
¿Qué es el factoring?

El factoring sigue tomando fuerza como alternativa de financiamiento, especialmente entre las pequeñas y medianas empresas. De hecho, las  estadísticas de la Asociación Chilena de Factoring (ACHEF) registran miles de clientes.

Pero, ¿cómo funciona el factoring? ¿Por qué es cada vez más importante en el mundo corporativo? Estas son respuestas que todo empresario con necesidades de financiamiento debe conocer, y que expondremos a continuación: 

¿Qué es el factoring?

En pocas palabras, es una herramienta financiera que, mediante un contrato de cesión de facturas y/o créditos documentados (cheques, letras de cambio, etc.), les permite a las empresas transformar las cuentas por cobrar (activos), en recursos líquidos inmediatos. 

Se trata de cederle a la compañía de factoraje el crédito contenido en las facturas u otros documentos con fecha de pago a más de 30 días. A cambio recibe, de inmediato, el efectivo correspondiente al monto total del documento, menos una comisión por gastos de financiación, que generalmente es del 10%. 

Con la Ley 19.983, que les otorgó mérito ejecutivo a las facturas, el sector registró un crecimiento considerable. Esto llevó al Estado a pronunciar en 2009 la Ley 20.323, cuyo objeto era facilitarles a las pymes las operaciones de factoring, y regular el actuar de las empresas dedicadas a esta industria. 

Lee también: "¿Cuál es el plazo para emitir una factura electrónica?"

Actores en el proceso de factoring 

Todo proceso de factoraje se caracteriza por la presencia de tres partes: 

  • El cliente: es la empresa que emitió una factura o cedió un crédito documentado, y requiere dinero de inmediato para no comprometer su liquidez. 
  • El deudor: es la persona que debe pagar la factura o crédito al cliente. 
  • La compañía de factoring:  es la entidad a la que el cliente le cede la factura o el crédito. Ésta se queda con el documento y empieza a entenderse directamente con el deudor hasta obtener el pago.

En qué consiste el proceso

Luego de que el cliente se acerca a la compañía de factoring, ésta inicia una etapa de estudio, consistente en un análisis de la empresa basado en su información financiera o los créditos que posee. 

Dicho procedimiento es bastante rápido. De ser aprobado con éxito, se procede a firmar el contrato. En éste se establecen los términos de la transacción, se individualizan los documentos a ceder, se define precio que la compañía de factoring paga por éste y se determinan las responsabilidades de las partes en caso de no pago por parte del deudor. 

Luego de firmar el acuerdo, el cliente transfiere sus créditos a la compañía de factoring, que inmediatamente hace el desembolso del monto correspondiente al documento que le están cediendo, menos el valor del costo de financiamiento. Cabe señalar que este precio varía dependiendo de la compañía, el valor total del documento, las responsabilidades asumidas por cada parte y el plazo de pago. 

Finalmente, se le notifica al deudor la cesión de la factura. Este acepta el acuerdo y, en adelante, se entiende con la compañía de factoring para el pago de la obligación. 

Condiciones para acceder al factoring

Los requisitos al respecto son definidos por cada compañía. Pero, en términos generales, además de superar la fase de evaluación de montos y capacidad de pago, el cliente tiene que contar con las facturas, cheques, pagarés y demás documentos por cobrar que pretenda ceder, diligenciados conforme a la ley. 

Lee también: "¿Es mi software de factura electrónica el indicado?"

Principales beneficios del factoring

Una vez que se entiende qué es el factoring, es necesario definir cuáles son los beneficios que representa. Aunque son varios, los más representativos son: 

  • Liquidez: al vender sus cuentas por cobrar, el cliente obtiene efectivo de inmediato para continuar con sus operaciones.
  • Externalización de la Cobranza:> la compañía de factoring se encarga de las cobranzas, facilitando la recuperabilidad de las facturas, y liberando al cliente del tiempo y recursos que implica esta tarea. 
  • No produce endeudamiento: en resumidas cuentas, el factoring es una operación de compra y venta de facturas. Por lo tanto, no genera ningún tipo de reporte en los registros crediticios.

Conoce aquí Factura Electrónica Nubox

De acuerdo con la Guía de Financiamiento para Emprendedores, el factoring es de las opciones de financiación “más atractivas de los últimos años”. Hay que aprovechar sus beneficios. Lo mejor de todo es que el proceso es cada día más sencillo. De hecho, algunos  permiten asociar DTEs para cesión directamente desde el sistema, simplificando por completo el asunto.