¿Qué contempla el Proyecto Ley que impone un impuesto a los súper ricos?

Publicado por Nubox | 29 de octubre del 2020
¿Qué contempla el Proyecto Ley que impone un impuesto a los súper ricos?

Los impuestos en Chile han sido uno de los recursos fiscales fundamentales para sobrellevar la crisis sanitaria en el país. Hoy en día, el impuesto a los súper ricos suena fuerte en el Estado, como una nueva forma para lograr financiar una posible renta de emergencia básica.

El proyecto de ley, si bien ha ido ganando connotación en años anteriores, hoy surge producto de la necesidad de entregar un soporte económico mayor a la sociedad, que se ha visto afectada durante la pandemia del COVID-19 por la disminución de sus ingresos formales, ya sea por pérdida de empleos y/o por la acogida de los empleadores a la Ley de Protección al Empleo.

Todo el tema del impuesto a los súper ricos se visualiza como una forma de disminuir el efecto de la pandemia en los recursos del Estado, considerando que Chile tendrá un aumento importante de la pobreza post pandemia. Por esta razón, deberá potenciar políticas públicas que abarquen cada una de las necesidades que surgirán durante la “nueva normalidad”.

 

¿En qué consiste el impuesto a los súper ricos?

Este nuevo impuesto consiste en una reforma constitucional que busca cobrar un impuesto a aquellas personas cuyo patrimonio propio está dentro de la línea de los súper ricos.

El porcentaje que se aplicaría en el cobro de este tributo sería de un 2.5%, para fortunas personales, de contribuyentes que tengan residencia en Chile y cuyo patrimonio haya sido declarado al 31 de diciembre del 2019. Además, se considerarán aquellos patrimonios que el contribuyente tenga dentro de Chile y en el exterior.

Se deben considerar aquellos riesgos para aquellos que quieran eludir, por lo cual las entidades fiscalizadoras, tanto como los contribuyentes, deberán considerar los soportes electrónicos, tales como balances, certificados de patrimonio, certificado de tasaciones, entre otra información relevante que permita realizar la recopilación de los patrimonios de los súper ricos. Esto con el fin de calcular el impuesto para este sector especial de contribuyentes.

 

¿Qué proyecciones hay con el impuesto a los súper ricos?

A partir de los informes estadísticos, se visualizan recaudaciones para el Estado de entre los 4.000 y 6.000 millones de dólares (US) de un impuesto aplicado a los súper ricos.

Esta recaudación se destinaría a una renta básica de emergencia, por un monto entre los 317.000 y 420.000 mil pesos chilenos por un período de 6 meses, para un grupo familiar de 3 personas. Por lo tanto, unas 4.000.000 de personas podrían ser parte de este beneficio (2% del PIB / Producto Interno Bruto).

Los cálculos antes mencionados se hacen basados en la información cerrada durante el año 2019 por el Instituto Igualdad, donde se observa que el 0.1% de la población en Chile concentra el 20% de la riqueza del país y el 0.07% reúne el 34% de la riqueza, la cual equivale a unos 264.000 millones de dólares (US).

Nueva llamada a la acción

 

¿Cómo se realizaría el cobro del impuesto a los súper ricos?

El cobro del impuesto a los súper ricos estaría a cargo del Servicio de Impuestos Internos (SII), como institución recaudadora y fiscalizadora del proceso.

Cabe señalar que la Institución fiscalizadora, es aquella que cuenta con la información del patrimonio de los súper ricos al cierre de cada año comercial para las obligaciones tributarias de cada año calendario.

 

Ventajas y desventajas del impuesto a los súper ricos

Las visiones dentro del Congreso se encuentran muy divididas ante la discusión que se lleva por esta reforma tributaria. Observemos algunas ventajas y desventajas que tendría la aprobación de este nuevo tributo:

1. Ventajas

  • - Soporte económico a las familias que se han visto afectadas durante la crisis sanitaria.
  • - Se descongestionaría la carga económica de los desembolsos de los recursos del Estado, que se han tenido que dar como soporte a una ayuda humanitaria, dejando de lado políticas públicas nacionales, como también programas sociales importantes para la ciudadanía.
  • - Aumentarían los recursos fiscales para llegar a más hogares y tener mayor soporte social.
  • - Reducción del gasto público a corto plazo.
  • - Si la ley llega para quedarse a largo plazo, esta iniciativa sería un ingreso fiscal importante para dar continuidad a las políticas públicas del Estado.

 

2. Desventajas

  • - Generar un nuevo impuesto en medio de una crisis económica, tiende a mover la curva a un alto déficit y endeudamiento.
  • - Se dificultan las funciones del Estado en la entrega de soporte social con una mayor eficiencia a largo plazo, donde se mejore la productividad ante las necesidades de la ciudadanía.
  • - La ayuda tiende a ser oportunista, el proceso para aprobar la ley se hace más largo y el tiempo para cubrir las necesidades de la población se acorta cada vez más. Por lo tanto, se requiere de un financiamiento o recaudación instantánea, para entregar un soporte inmediato.

 

Si visualizamos a largo plazo el proyecto de ley, vendría a ayudar al Estado con la recaudación de los recursos fiscales y la futura redistribución de presupuestos para políticas públicas nacionales, como también a programas que no se pueden dejar de financiar. Sin embargo, la ayuda a las familias en tiempos de pandemia no es hoy la más adecuada, por lo que las personas que han visto afectados sus ingresos requieren apoyo instantáneo e inmediato.

Además, actualmente existen familias y emprendedores de distintos sectores que no han podido acceder a los beneficios del Estado, por lo cual se requiere un análisis más a fondo de cuál es el sector al que el Estado no ha podido entregar ayuda económica durante la crisis sanitaria para auxiliarlo con este nuevo fondo.

Si quieres conocer sobre otros cambios generados a nivel tributario durante la pandemia del COVID-19, te invitamos a seguir atento a nuestro blog. Publicamos artículos todas las semanas, con los últimos avances en la materia.

 

Nueva llamada a la acción