Nubox Logo | Software de Contabilidad y Facturacion para Pymes

Factura electrónica: Febrero no debe ser otro agosto

Publicado por Nubox | 4 de octubre del 2016
Factura electrónica: Febrero no debe ser otro agosto

En una economía donde las empresas son cada vez más competitivas, la tecnología pasa a ser un aliado fundamental para tener mayores índices de productividad. En el caso específico de las pequeñas y medianas empresas (pymes), ya no se trata de un tema de necesidad, sino también de subsistencia en mercados cada vez más exigentes.

En este sentido, la facturación electrónica permite optimizar la gestión del negocio, ya que otorga una mayor eficiencia en el manejo de tiempo y recursos al contar con documentación online.

En Chile, el 31 de enero de 2014 se modificó la Ley 20.727, la cual exige la obligatoriedad factura electrónica de manera gradual dependiendo del tamaño de la compañía. Así, el 1 de noviembre de aquel año se incorporaron las grandes empresas.

Por su parte, el 1 de agosto de 2016 fue la fecha límite para las pymes de zonas urbanas con ingresos entre 2.400 y 100.000 UF. Sin embargo, llegado el plazo, más de 23 mil contribuyentes de este segmento no se habían sumado al mecanismo, lo que involucra sanciones y serios riesgos de operación.

Ante esta realidad, y considerando que el 1 de febrero de 2017 se deben incorporar las pymes de zonas rurales y microempresas urbanas menores a 2.400 UF, cabe preguntarse cuáles son las principales problemáticas que enfrentan las empresas para implementar el sistema de facturación electrónica.

"Lee también: ¿Cuáles son los requisitos para facturar electrónicamente?"

Desconocimiento

En julio de este año, Opina realizó un estudio de mercado referente a la obligatoriedad factura electrónica. La muestra fue de 212 entrevistados, entre ellos dueños, gerentes, administradores y contadores de pequeñas y medianas empresas.

Los resultados fueron concluyentes respecto al nivel de desconocimiento en cuanto a plazos, obligatoriedad y beneficios.

  • Plazos: un 72% de los encuestados asegura conocer la fecha de vencimiento del plazo, sin embargo, un 26% de ellos no acierta.
  • Obligatoriedad: entre los entrevistados que aún no se adherían al sistema, un 18% cree que es optativo.
  • Beneficios: un 30% de los encuestados sin factura electrónica estima que la implementación no traerá beneficios.

En general, sorprende el grado de desinformación respecto a materias tan relevantes para las pymes. De hecho, un 33% de quienes pertenecen a empresas sin factura declara que el desconocimiento del proceso es el principal motivo del retraso.

Dificultades

Llama la atención que el factor tiempo sea uno de los principales inconvenientes para las empresas con y sin facturación. En el segmento de las compañías que todavía no se suman al procedimiento, un 20% señaló como motivo la “falta de tiempo”.

En cuanto a la implementación, si bien un 59% cree que fue simple, un 23% indica como una dificultad “el tiempo que toma”. Por su parte, un 60% de las empresas que aún no implementaban desconoce el tiempo que implica la puesta en marcha, aunque el 59% cree que “será fácil”.

Debido a esto, es de utilidad señalar que para sumarse al nuevo modelo de facturación se debe adquirir un certificado digital y luego elegir un sistema entre dos alternativas: el gratuito del SII o bien contratar a un proveedor especialista en Factura Electrónica. Si se opta por ésta última, se habilitará a la empresa en un plazo máximo de 10 días y se entregará el certificado digital gratuitamente.

"Lee también: La importancia del soporte en un sistema de facturación electrónica"

Beneficios

Otro de los aspectos más considerables de la encuesta es la falta de convencimiento respecto a los beneficios de la factura electrónica. Un 51% de los encuestados manifiesta que el motivo de implementación es “porque es una obligación”. De hecho, un 34% reconoce que uno de los beneficios es “cumplir con la ley”, dejando de lado las ventajas reales de la factura electrónica.

Entre ellas, por ejemplo, podemos mencionar el contar con información más accesible y ordenada, ahorro de tiempo, eliminación del timbraje presencial, optimización del control interno y disminución del riesgo de extravío de facturas.

Ahora bien, cuando los encuestados fueron consultados directamente por los beneficios, los que ya implementaron indicaron “mayor orden” (43%) y “menor tiempo dedicado a la facturación” (35%). En tanto, un 63% de quienes aún no facturaban electrónicamente se inclinó por la “rapidez de la facturación”.  (Visita las ventajas en gestión que permite la Factura Electrónica)

No lo dejes para mañana

Si tu empresa aún no forma parte del proceso de obligatoriedad factura electrónica, es muy importante que comiences a tomar cartas en el asunto. Junto con disfrutar de estos beneficios, podrás seguir facturando normalmente y no te expondrás a multas que van de 1 a 12 UTM por cada factura emitida en papel (hasta $550.000, aproximadamente).

Conoce aquí Factura Electrónica Nubox

El llamado, entonces, es a no dejar para mañana este cambio que significará una enorme contribución para tu empresa. Infórmate de los plazos, resuelve tus dudas y pon en marcha el proceso de facturación que hará a tu compañía mucho más competitiva en el mercado.