Combatir el estrés en la contabilidad

Publicado por Nubox | 14 de agosto del 2018
Combatir el estrés en la contabilidad

Los niveles de estrés que fluctúan dentro de una oficina contable son suficientes para desencadenar un sin número de enfermedades y eso es exactamente lo que no queremos para ti. Es normal padecer de ansiedad o presión durante ciertos períodos laborales, pero no debemos dejar que el estrés que acarrea la contabilidad se transforme en el estado constante en nuestro diario vivir. 

Lamentablemente, en general, no somos si quiera capaces de parar un segundo para saber si la tensión nos está superando o no.Si últimamente sufres de insomnio, o padeces dolores de cabeza constantes y más fuertes que de costumbre, es una clara alerta de que el estrés podría estar afectando tus momentos de ocio fuera del trabajo.

Incluso puede que consideres que estás menos tolerante ante situaciones externas y eso sería la primera alerta para considerar que ha llegado el momento de retomar el control sobre tu vida y sobre tus actividades extra programáticas.

Dicho esto, queremos que sepas que existen tips para aliviar el estrés, que probablemente no eliminarán las tensiones de raíz, pero te ayudarán estar más relajado y con ello, con más fuerza y ánimo para afrontar cualquier desafío que tu trabajo exija.

 

Con estas técnicas de relajación podrás sentirte más a gusto:

  • 1) Respira profundo: dentro de los ejercicios para combatir el estrés en la contabilidad, este es uno de los que requieren menor esfuerzo y que da mejores resultados. Puedes respirar profundo en cualquier momento y sin excusas, pero te recomendamos que lo realices cuando finalices una tarea diaria y quieras adentrarte en la siguiente. Por ejemplo: si terminaste de traspasar algunos datos importantes a tu computador y ahora tienes que llamar a un cliente, toma cinco minutos para realizar tres respiraciones profundas antes de comenzar otra vez.
  • 2) Estira los brazos:  no te recomendamos que pases todo el día estirando los brazos frente a tu computador, porque sabemos que con el nivel de carga laboral que manejas, es prácticamente imposible. Lo que sí queremos es ayudarte a que encuentres momentos para hacerlo. Por ejemplo: cuando te tomas unos minutos para ir al baño o si sales de la oficina para respirar aire puro, aprovecha y estírate como se debe.
  • 3) Cierra los ojos: como te lo dijimos anteriormente, algunas de estos tips no funcionarán en cualquier momento de tu día, pero sí podemos aconsejarte que estés alerta para encontrar el espacio adecuado. Esta técnica, por ejemplo, puedes practicarla si llegas 5 minutos al trabajo o al comenzar tu hora de colación. Créenos... será mucho más cómodo que puedas cerrar tus ojos por unos segundos, en un lugar donde tus jefes no crean que estás evadiendo el trabajo (seguro concuerdas con ello).
  • 4) Mueve tu cabeza: este ejercicio debes hacerlo primero hacia un lado y luego hacia el otro, para luego seguir hacia adelante y hacia atrás, pero siempre lentamente y respirando profundo. A nuestro juicio, este es uno de los ejercicios de relajación más potentes, ya que no sólo te relajarás, sino que eliminarás el dolor muscular que suele acumularse en tu espalda y cuello. 
  • 5) Mantén una buena postura: recuerda si presentas una mal postura al sentarte o al caminar, sólo estarás añadiendo más peso a aquel sector sobrecargado de tensión. Trata de estar consciente de la forma en que ocupas tu silla e incluso, en que caminas.
  • 6) Visualización: imagina el lugar donde te gustaría estar en ese momento en que la ansiedad y la tensión te inundan. Piensa que te obsevas externamente durante un momento que te entrega paz y felicidad, así, puedes imaginar también la ropa que llevas en ese instante, los olores que percibes e incluso quien te acompaña.
  • 7) Caminar: tienes muchísimo trabajo y lo entendemos, pero si sales a caminar cinco minutos, te prometemos que no le harás ningún daño a la empresa. Es necesario que te muevas un momento, ya que ni tus piernas, ni tu cerebro, están diseñados para mantenerse en una misma posición y lugar durante un día completo.
  • 8) Mirar por la ventana: esta técnica no la podrán llevar a cabo todos, pero si tienes una ventana cerca, te aconsejamos que la aproveches. Si te regalas un momento para pensar en tus planes personales mientras miras el cielo o una sorprendente ciudad fuera de esas cuatro paredes, cambiarás el "switch" de tu cerebro y de cierto modo le darás un respiro.
  • 9) Meditar: este ejercicio lo recomendamos para el momento en que dejas tu lugar de trabajo. Si vas a viajar a tu casa en metro o micro, el momento es ideal para que cierres los ojos y atraigas pensamientos positivos a tu mente. Sin embargo, si te vas en auto o en bicicleta, no es necesario que medites con los ojos cerrados, también puedes concentrarte en acciones positivas o en objetivos que te gustaría alcanzar mientras aprietas el acelerador o pedaleas con fuerza.
  • Lee también: "Cómo calcular un PPM voluntario"

Al realizar estas pequeños ejercicios para combatir el estrés en contabilidad y que te robarán tan solo unos minutos , podrías mejorar tanto tu productividad como así también tus niveles anímicos. Por lo mismo, te invitamos a que comiences a comprender y llevar a cabo estos "mini hábitos" de manera paulatina y luego, tras dos semanas aproximadamente, evalúes cómo te sientes.

Si tu espalda y cuello han cesado su dolor y además duermes mejor, quiere decir que las pequeñas acciones que te recomendamos han dado resultado y ya podría ser momento de que idees algunas técnicas de relajación de autoría propia.

Conoce aquí Contabilidad Nubox