¡Conoce las 4 tendencias de sistemas de pago más interesantes!

Publicado por Nubox | 10 de junio del 2020
¡Conoce las 4 tendencias de sistemas de pago más interesantes!

En los últimos años, la actividad comercial y la forma en que los consumidores acceden a bienes y servicios han cambiado de manera sustancial, donde las tendencias de sistemas de pago son una valiosa herramienta para responder a las nuevas necesidades del mercado.

En virtud de ello, el comercio electrónico gana cada vez más terreno en las ventas. Un estudio realizado por GfK y Mercado Libre —presentado en agosto de 2019— determinó que 8 de cada 10 chilenos compraron a través de Internet en un periodo de 6 meses, lo cual demuestra que para las PyMEs resulta clave ofrecer sistemas de pago online que les permitan incursionar efectivamente en el e-commerce y penetrar en su universo de usuarios, ofreciéndoles una opción comercial atractiva y práctica para realizar pagos electrónicos.

De hecho, en 2022 los sistemas virtuales serán el segundo instrumento de pago más utilizado a nivel mundial al abarcar el 28% del mercado global —según proyecciones del Global Payment Report— y únicamente serán superados, por muy poco, por las tarjetas de débito, las cuales abarcarán un 30%. Para entonces, apenas un 17% de las transacciones serán en efectivo y un 22% mediante tarjetas de crédito. El resto de las formas de pago, entre ellas los cheques, tan solo representarán el 3%.

Ante esta realidad, conviene que conozcas cuáles son los 4 sistemas de pago online más atractivos, adaptables a las nuevas características de consumo y a las tecnologías emergentes.

¡Aquí vamos!

 

1. Sistemas de pago biométrico

Esta clase de sistemas de pago tiene la grandiosa capacidad de escanear la identidad del usuario por medio de lectores de tarjetas, códigos de barras o huellas dactilares, incluidos dentro de aplicaciones móviles y plataformas web.

Gracias a esta forma de autenticación, la privacidad de datos es mucho más eficaz y los riesgos de fraudes financieros disminuyen considerablemente, dejando a un lado una de las pocas dudas que quedan en torno a los sistemas de pago en línea: su seguridad. Según una investigación de B2B International y Kaspersky Lab, el 71% de los compradores se han sentido vulnerables —en al menos una ocasión— al realizar pagos y transacciones en línea.

Además, el 57% de los usuarios están dispuestos a utilizar regularmente un sistema de pago online si este les proporciona altos estándares de seguridad y privacidad.

 

2. Blockchain

En los últimos años, el mundo de las criptomonedas ha impulsado nuevos mecanismos de seguridad en pagos en línea: el blockchain o cadena de bloques es uno de ellos.

Inicialmente, este sistema era una especie de explorador de bloques de criptomonedas y, también, actuaba como libro contable de las mismas, registrando cada una de las transacciones. No obstante, ha emergido como una tecnología aplicada en muchos otros ámbitos, como las industrias y los sistemas de pago del comercio electrónico.

Como alternativa de pago, el blockchain permite realizar transacciones financieras —de manera ágil, directa y segura— sin la necesidad de utilizar intermediarios, como una institución bancaria, por ejemplo. De este modo, además de agilizar el proceso, reduce costos y evita gastos adicionales como las tradicionales comisiones bancarias.

Tomando en cuenta estas características, el blockchain puede consolidarse como uno de los sistemas de pago online ideales para el segmento B2B (Business to Business), caracterizado por las transacciones de alto valor.

 

3. Pago mediante objetos

No cabe duda de que estamos en la era de los móviles y los ordenadores como dispositivos que permiten realizar pagos en línea. Sin embargo, esta dinámica podría empezar a cambiar de a poco en los próximos meses, debido a la democratización del Internet de las Cosas —Internet of Things o IoT por sus siglas en inglés.

Gracias a esta tecnología, en diferentes países se están desarrollando dispositivos wearables, es decir, objetos tecnológicos que se visten y que incluyen microprocesadores que los hacen capaces de interconectarse con distintas plataformas. Por ejemplo, un reloj de uso diario puede conectarse con un monedero digital, permitiendo realizar un pago en línea sin la necesidad de utilizar un teléfono inteligente o computador.

 

4. Sistemas de pago por voz

Una de las grandes iniciativas de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático —machine learning— son las búsquedas por voz y los asistentes virtuales como Alexa o Siri, a los cuales podemos darles órdenes por medio de comandos o cualquier palabra o frase. A su vez, esta tecnología ha dado paso a lo que hoy se conoce como comercio por voz, ya practicado por múltiples empresas de diferentes sectores.

Un ejemplo de esto son las cadenas de restaurante y comida en general, las que cuentan con aplicaciones que permiten realizar pedidos por voz. Entre ellas, se encuentran Domino’s Pizza, Pizza Hut y Whole Foods, disponibles en países como Estados Unidos y España.

Además, se han creado servicios de sistemas de pago por voz que le brindan al usuario la posibilidad de concretar la totalidad de su compra de manera flexible y práctica. Uno de ellos es Hands Free de Google, una herramienta para teléfonos móviles que tan solo demanda que el usuario apruebe su uso mediante un comando de voz y supere una sencilla prueba de reconocimiento facial.

¡Muy bien! Si leíste hasta aquí, ya sabes de qué tratan 4 de los más modernos e interesantes sistemas de pago online. No olvides acompañar estas herramientas con soluciones de facturación que —independientemente del método de pago— te permitan operar de forma transparente, siguiendo los parámetros y formatos de Documentos Tributarios Electrónicos (DTE) establecidos por las autoridades.

¿Te resultó de provecho este artículo? Si deseas, además de ampliar y optimizar las alternativas de pago, hacer más eficientes tus labores y acciones de cobro, te invitamos a que descargues y leas con atención el ebook "5 estrategias geniales de cobro que pueden implementar las PyMEs".

 

Nueva llamada a la acción