Consejos para hacer tu cierre contable 2017

Publicado por Nubox

Consejos para hacer tu cierre contable 2017

Al finalizar un período contable, generalmente el 31 de diciembre de cada año, todas las empresas deben ejecutar el cierre contable. Es decir, tienen que cancelar las cuentas de resultados (ingresos, costos y gastos) y llevar dichas cifras a sus respectivas cuentas de balance (activo, pasivo y patrimonio), con el fin de determinar el resultado económico del ejercicio y lograr cuantificar las pérdidas o utilidades. 

El procedimiento para hacerlo es bastante sencillo y seguramente ya lo dominas. Pero no está demás que apliques los siguientes consejos para optimizar las tareas de cierre contable de este 2017. 

Verifica que la información se encuentre completa y perfectamente sistematizada

Asegúrate de tener los registros de todos los movimientos de las cuentas de ingresos, costos de venta y costos de producción perfectamente sistematizada. 

Verifica que la contabilidad está cuadrada

Has un balance para corroborar las operaciones al cierre del ejercicio contable. De esta manera podrás darte cuenta si la contabilidad está cuadrada o no. Si identificas algún error tienes que resolverlo para poder continuar. 

"Lee también: ¿Qué es un plan de cuentas?"

Asegúrate de que no hay fallos en la contabilidad

Revisa todas las fichas del libro mayor en busca de falencias en la gestión del periodo contable, como haber olvidado abrir una cuenta de amortización, inconsistencias en los saldos o errores en el ingreso de valores. 

Haz los ajustes y conciliaciones necesarias

Antes de proceder a la cancelación de las cuentas de resultado, tienes que hacer los ajustes y conciliaciones que correspondan. De no realizarse esta tarea, el balance final no reflejará realmente las pérdidas y ganancia, ni la situación patrimonial de la empresa. 

No olvides los respectivos asientos contables de cierre

Una vez has realizado los respectivos ajustes contables, debes ejecutar los asientos contables de cierre. Para ello debes debitar las cuentas de ingresos y acreditar las cuentas de gastos y costos, contra la cuenta transitoria de “Pérdidas y Ganancias”. 

Adelanta bien el proceso de Arqueo de Cajas

Al hacer las conciliaciones, es recomendable que revises por adelantado el ejercicio en cajas menores y anticipos de la compañía, a fin de que la conciliación entre la contabilidad y lo que se tiene en caja sea de lo más precisa. 

No olvides que no deben quedar cajas menores pendientes por legalizar. Exígeles a todos los responsables de dichas cajas la legalización de todos los gastos realizados mediante los recursos de esta cuenta y la entrega inmediata del efectivo disponible. Nada debe quedar pendiente.

Verifica que has cerrado todas las cuentas de resultados

Aunque parece obvio, a la hora de hacer cierres es un error común omitir la cancelación de algunas cuentas y hacer su debida contrapartida en la cuenta transitoria de pérdidas y ganancias. 

Independientemente de las razones por las que se comete tal falla, tienes que evitar cometerla pues de terminar el cierre en dichas condiciones, puedes verte obligado a realizar de nuevo todo el proceso, especialmente cuando el negocio es algo grande o ha registrado demasiadas operaciones al año. 

Lleva a la cuenta de patrimonio el resultado final de la cancelación de las cuentas

Si no lo haces no podrás cuantificar las ganancias o pérdidas. Recuerda que si el resultado es una pérdida el patrimonio disminuirá, pero si es una utilidad éste aumentará. 

Haz la conciliación de las cuentas bancarias

Al comparar los registros contables de tus cuentas de bancos con los suministrados por la entidad bancaria y realizar la respectiva conciliación, eliminas todas las posibles contingencias e incongruencias que se puedan presentar a la hora de determinar los montos de las cuentas de resultados. 

"Lee también: ¿Cuáles son los informes contables más utilizados?"

Reclasifica las cuentas

Al terminar el cierre contable debes volver a clasificar las cuentas, especialmente las de bancos, clientes, proveedores y cualquier otra que arroje un saldo en rojo o negativo. Por ejemplo, si cuenta de bancos resulta en rojo, tienes que reclasificarla en la sección de pasivos.

Ten en cuenta todas las operaciones

A la hora de hacer el cierre contable no omitas ninguna operación, ni siquiera las que no han sido notificadas, como la legalización de escrituras públicas por compra o venta de inmuebles, aumentos de capital, creación de sociedades y demás actividades de impacto directo en la planeación tributaria.

Realiza una correcta planeación de políticas contables

Establecer políticas y procedimientos contables le permite a la empresa, en su debido momento, reflejar fielmente la situación financiera y económica de la empresa, pero también incidir en la carga tributaria a asumir cada año y en la disponibilidad de capital de trabajo. 

Sin embargo, esta no es una labor que debas ejecutar al momento del cierre contable pues ya no tiene ningún sentido. Lo debes hacer al inicio del periodo, basado en los resultados del ejercicio que acabas de cerrar y en los objetivos financieros y económicos de la empresa. De esta manera la planeación no será para nada improvisada y la mayoría de sus medidas surtirán efecto. 

Súbete a -Contabilidad Nubox-

Finalmente, es importante que pienses en la implementación de un software de contabilidad, preferiblemente integrado a un sistema ERP y a tu sistema de facturación electrónica. Este tipo de programas te permiten automatizar todas las tareas de registro de asientos contables y la sistematización de datos, e incluso pueden generar por sí solos algunos informes y balances; lo que hará que el cierre contable sea mucho más fácil y rápido de hace que por medios manuales. 

Recuerda que tu empresa requiere de un excelente cierre contable para cumplir sin inconvenientes con todas sus obligaciones tributarias y, más importante aún, detectar falencias operativas y determinar estrategias enfocadas al aumento de su rentabilidad. 

 

Topics: Contabilidad