Blog Nubox | Empresas | 5min de lectura

Elevator pitch: ejemplos de cómo hacer y estructurar el discurso

Carolina Samsing

Escrito por Carolina Samsing

Chief Executive Officer en Nubox

Author's LinkedIn
Índice de contenidos

Un discurso para impulsar tu negocio y captar inversores tiene que ser convincente, breve, necesita tener elementos persuasivos y que enamoren. Cuando combinamos todo esto nos encontramos ante un elevator pitch, una herramienta que es cada vez más usada en el mundo empresarial.

No se trata de un concepto nuevo, nació en los años 80, cuando el "boom" de las inversiones tuvo su mayor auge. En la actualidad cobra fuerza, debido a que los negocios requieren de inmediatez.

¿Te interesa saber más? Sigue leyendo, porque vamos a contarte de qué se trata y cuáles son los pasos que tienes que seguir para crear un discurso exitoso en menos de 45 segundos.

¡Empecemos!

¿Qué es elevator pitch?

El anglicismo elevator pitch hace referencia a un breve discurso de presentación que se elabora con el fin de captar potenciales inversionistas para tu pyme, clientes, proveedores o accionistas.

Debe estar estructurado de tal manera que puedas decirlo en un tiempo no mayor de 45 segundos, lo ideal, es que en 30 segundos enamores al público con tus palabras.

El término nació precisamente de la brevedad con la que se realiza. Es justo el tiempo que tienes cuando vas en un elevador, desde que entras hasta que llegas al último piso, ¿ves por qué debe ser muy corto y preciso?.

Este tipo de discurso tiene tres características fundamentales, debe ser:

  • Impactante
  • Ágil
  • Rápido.

La idea es condensar los puntos claves de tu negocio de una forma que llame la atención, sea convincente y que la persona que te escucha quede con ganas de saber más, conocer a profundidad tu idea y, por supuesto, participar en tu modelo de negocio.

¿Cómo es la estructura de un elevator pitch exitoso?

Es normal que te preguntes cómo condensar toda la información de tu negocio en un discurso que solo dure 45 segundos. La clave está en elaborar una estructura, sin olvidarnos de generar emociones positivas que conecten con los demás.

Lo que te proponemos es que cuentes una historia que emocione y que en su estructura brinde respuestas a las siguientes preguntas básicas:

¿Quién eres?

Aquí tienes que explicar en pocas palabras cuál es tu trayectoria y por qué iniciaste el proyecto que intentas vender. No dudes en ponerte creativo, puedes incluso contarlo junto a una anécdota personal.

¿Qué haces?

Esta es la parte en la que desarrollas tu idea, hacia quién va dirigida, cuál es el beneficio económico, cómo financiar la empresa y muy importante, qué problema estás resolviendo con tu emprendimiento. Esto último es una de las cosas que captará la atención de tu público.

¿Qué te diferencia de los demás?

Tienes que creerte que eres único para que los demás también lo crean. Entonces determina por qué tu idea es innovadora y qué distinción aporta.

¿Hacia dónde vas?

Por último, explica tus planes de expansión, cómo ves posicionado tu proyecto en el futuro y cuáles son tus objetivos.

Al leer esto, puede parecerte que son muchos los puntos que necesitas abarcar. Créenos cuando te decimos que 45 segundos bastan para hablar de todo y hacer que quién te escucha se enamore de tu proyecto.

El secreto está en usar ideas cortas, ir directo al objetivo y por sobre todo: ser muy convincente.

Paso a paso para crear un elevator pitch que sea memorable

Ahora que ya sabes cómo estructurar tu discurso y la importancia de hacerlo breve, aquí te dejamos un paso a paso que te será de utilidad para elaborar un elevator pitch:

Paso 1: Investiga y define cuál es tu público

Lo primero por hacer es investigar cuál es el público con el que conversarás.

Esto es importante, porque tendrás una idea de las palabras exactas que debes usar, el tono y la estrategia.

Paso 2: Identifica un problema y crea una solución

Las ideas más exitosas en el mundo empresarial son las que resuelven problemas y satisfacen una necesidad.

Así que, identifica cuál es esa carencia para la que tu proyecto tiene una solución y aférrate a esa idea.

Paso 3: Considera un storytelling

Contar una buena historia es mucho más atractivo que llenar a tu interlocutor de estadísticas y razones por las que deba considerar tu oferta.

Un storytelling es una gran estrategia que te permitirá abarcar toda la estructura que requiere un discurso de presentación y al mismo tiempo ofrecer emociones positivas.

Paso 4: Practica respuestas a posibles preguntas

Si tu discurso cumple su propósito, entonces tu público quedará con ganas de saber más sobre tu proyecto. Así que, determina cuáles son las preguntas que podrían hacerte y práctica las respuestas que darás.

Aquí debes sonar tan convincente como en el discurso. La razón es que, dependiendo cómo te desenvuelvas, terminarás de convencer al público. Además, es algo en lo que se fijan los posibles inversionistas.

¿Qué herramientas usar para crear un gran discurso?

Como puedes darte cuenta, hacer un elevator pitch no tiene que ser complicado. Además, te agradará saber que en la actualidad la tecnología ofrece herramientas que te permiten recopilar datos y elaborar un discurso de forma sencilla.

Por ejemplo, puedes descargar una aplicación en tu teléfono móvil, especialmente para crear tu discurso. Estas Apps suelen tener herramientas como:

  • Conteo digital de palabras
  • Tiempo estimado de duración del discurso
  • Consejos para mejorar el discurso
  • Análisis de los elementos de tu pitch.

Algunas páginas web también te ofrecen plantillas que puedes usar para crear tu discurso de acuerdo a las necesidades de tu marca. Además, tienen la opción de cumplir paso a paso lo que necesitas para estructurar tu pitch.

¿De qué manera puedes atraer inversores con un discurso?

Un elevator pitch es una gran herramienta de comunicación, su estructura permite divulgar ideas importantes en encuentros inesperados y también son muy funcionales en los networking.

Si quieres estar listo para este momento, toma en cuenta algunas de las características más importantes que no pueden faltar en tu discurso:

  • Que no dure más de 45 segundos. Si lo alargas puedes perder la oportunidad de causar una buena impresión y dar la sensación de ser aburrido.
  • Tiene que ofrecer una excelente descripción del producto. Nadie conoce mejor el proyecto que tú, así que confía y apela a la creatividad.
  • Muéstrate abierto a las preguntas. Si llegas a la etapa en que te hacen cuestionamientos, es porque captaste la atención de las personas. Así que, ¡aprovecha el momento al máximo!.

Un último consejo, práctica tu elevator pitch una y otra vez hasta que lo hayas aprendido. El tono con el que lo digas debe ser convincente y natural, ¡allí está el éxito!

Esperamos que este contenido haya aclarado tus dudas y antes de despedirnos descubre cómo Nubox le dará visibilidad a tu negocio. Aquí te dejamos una demostración de nuestro software.

Visita nuestros otros blogs

Completa el formulario por favor