<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1719939494918793&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Qué es un activo corriente

Publicado por Nubox

En contabilidad, cuando se está analizando el estado financiero de una empresa, se pueden encontrar conceptos como activo, pasivo y patrimonio neto. Dentro del primero, está el activo corriente (que es el que se hace efectivo a corto plazo) y el no corriente (el que se hace efectivo en un período superior a un año).

Un término utilizado con frecuencia en el mundo de la contabilidad, es el de activo corriente. ¿Por qué? Forma parte de los estados financieros, junto con los pasivos, patrimonio, ingresos y gastos (incluyendo las ganancias y pérdidas), los aportes y distribuciones a los dueños de la empresa y los flujos de efectivo.

El Diccionario Básico Tributable Contable del SII define al activo corriente como "aquel que corresponde a todos los bienes y derechos que posee una empresa, susceptibles de ser valorados en dinero, tales como bienes raíces, automóviles, derechos de marcas, patentes, cuentas por cobrar, entre otros”.

También conocido como activo circulante o líquido, hace referencia a aquellos bienes o derechos que pueden convertirse en dinero en menos de doce meses, que representan efectivo o que habrán de ser consumidos en corto tiempo. Es decir, todos aquellos que no permanecerán dentro de la empresa en el largo plazo. 

Una entidad clasificará sus activos como corrientes cuando:

  • Espera realizar, vender o consumir al activo, en el transcurso del ciclo normal de la operación de la entidad. 
  • Mantiene al activo fundamentalmente con fines de negociación. 
  • Espera realizar al activo dentro de los doce meses posteriores al período sobre el cual se informa. 
  • El activo es efectivo o un equivalente de efectivo, a menos que su utilización esté restringida, para ser intercambiado o utilizado para pagar un pasivo por al menos los doce meses después del período sobre el cual se informa.

Un ejemplo para lo anterior, aparte del dinero en caja y cuentas bancarias que se sobreentiende hacen parte de esta categoría, es el inventario. Estos tienen que ser activos corrientes, ya que una empresa no puede adquirir mercancía para almacenarla durante años. Si lo hiciera, incurriría en un alto costo de almacenaje y conservación que no es rentable y que corre muchos riesgos de pérdida, debido a múltiples factores como robos o daños estructurales a causa de las condiciones ambientales.

Lee también: "¿Cuáles son las cuentas del activo?"

Descarga_ebook_servicios_adicionales_contabilidad

Adicionalmente, son parte de este concepto los recursos necesarios para realizar las actividades diarias del ente económico, ya que son circulantes o están en continuo movimiento.

Contrario a todo lo anterior, los activos no corrientes, también llamados fijos, son utilizados en el negocio y no adquiridos con fines de venta en el corto plazo, que permanecen en la empresa durante más de un año, sin importar que sean tangibles, intangibles y financieros. Un ejemplo son las maquinarias, los vehículos y los bienes inmuebles.

Clasificación del activo corriente

Una vez que tienes claro qué es un activo corriente, debes saber que, a su vez, se divide en varias subcategorías que permiten su contabilización con mayor orden y precisión:

  • Activos no corrientes mantenidos para la venta. 
  • Existencias. 
  • Deudores. 
  • Inversiones financieras. 
  • Tesorería (caja y bancos). 
  • Periodificaciones a corto plazo.

Si analizas el Manual de Cuentas del SII, te darás cuenta que, a pesar de no presenta esta clasificación en los mismos términos, sí lo hace en su estructura general.

¿Para qué sirve el activo corriente?

Es de gran importancia para cualquier empresa, debido a que, mediante el activo corriente, ésta puede operar a diario, adquirir mercancías, pagar nómina, comprar activos fijos y pagar sus pasivos. 

Sin activos corrientes o circulantes la organización no funcionaría, puesto que el capital de trabajo depende de su volumen. Recuerda que es el excedente que resulta de los activos corrientes de la empresa, y puedes calcularlo de dos maneras:

  • Fondo de maniobra = Activo corriente – Pasivo corriente (que son las deudas exigibles a corto plazo).
  • Fondo de maniobra = (Patrimonio neto + Pasivo no corriente) – Activo no corriente.

Si una empresa no tiene activos corrientes suficientes, corre el riesgo de sufrir problemas de liquidez, lo que sin duda afecta su relación con proveedores y acreedores, e incluso con los mismos socios.

Además, el activo corriente determina la capacidad de pago de un ente económico, un aspecto tenido muy en cuenta por entidades financieras y los proveedores a la hora de estudiar determinado tipo de financiación que éste pueda llegar a solicitarles.

Su importancia es de inestimable valor para cualquier negocio. Sin embargo, esto no quiere decir que los activos fijos sean menos significativos. Mediante ellos, es que es posible generar los activos corrientes y respaldar deudas grandes ante entidades financieras e incluso proveedores.

Súbete a -Contabilidad Nubox-