Escenario post-COVID-19: ¿Cómo será el 2022 para las PyMEs?

Ignacio Maldonado

Escrito por Ignacio Maldonado

Head of Sales en Nubox Chile I Experiencia en ambientes de ventas B2B y B2C en industrias principalmente de Servicios y Productos.

Author's LinkedIn
Crédito Fogape Reactiva Aprende aquí cómo solicitarlo

Crédito Fogape Reactiva

Aprende aquí cómo solicitarlo

Índice de contenidos

El 2021 será recordado como un año de complejidades para la economía chilena, debido a las limitaciones comerciales generadas por la pandemia y, también, los problemas heredados del estallido social de 2019. Pese a esto, la peor etapa de la crisis sanitaria parece haber pasado y lo pertinente es prepararnos para el escenario pos-COVID-19.

A partir de ello, una de las preguntas más interesantes y relevantes es la siguiente: ¿Cómo será el 2022 para las PyMEs? Precisamente, esta interrogante será el hilo conductor del resto de este material.

A continuación, te contaremos sobre 8 de las realidades y necesidades que experimentarán las pequeñas y medianas empresas en el futuro cercano, dentro de la "nueva normalidad" que dejará el adiós del COVID-19.

¿Te preocupa la estabilidad de tu empresa en esta época turbulenta? ¡No te pierdas nuestro ebook 11 claves para gestionar tu negocio en tiempos de crisis!

Las PyMEs se transforman digitalmente con un propósito de cambio

Cambiarse a la tecnología digital ya no se trata de una mera aspiración, es algo que está en juego en 2022. Los clientes cada vez son más digitales, convirtiéndose en “nativos digitales”, más allá de los Millennials y Centennials. 

Entonces, ¿por qué no compartir esta mentalidad?

Las pequeñas y medianas empresas lo entienden. Más de la mitad encuestada por Salesforce en 2020 dice que la tecnología impulsa la interacción con los clientes. Las PyMEs en crecimiento tienen un 65% más de probabilidades de acelerar su ritmo de inversiones, incluso en tiempos de pandemia.

Para 2022, la tendencia hacia todo lo digital sigue cobrando impulso, las organizaciones necesitan adoptar tecnología para ayudar a digitalizar sus procesos en el futuro; sin embargo, no es solo “digitalizar”, se trata de adoptar la transformación digital con un propósito.

Idealmente, este nuevo horizonte es una combinación de algunos factores tanto internos como externos:

  • Búsqueda de la excelencia operativa.

  • Desarrollo de nuevos productos o servicios.

  • Adopción de KPIs centrados en el desempeño de los trabajadores y los clientes.

En efecto, lo que se está buscando es un crecimiento sostenible que perdure en el tiempo.

Mayor necesidad de apostar por el comercio electrónico

La pandemia tarde o temprano pasará. No obstante, muchos aspectos de la vida —tal como la concebimos— cambiarán: como muestra, una de las principales consecuencias comerciales es la aceleración sorprendente y exponencial del comercio electrónico.

Si bien esta tendencia ya estaba presente en el mercado chileno y millones de usuarios apostaban por la misma, el confinamiento y aislamiento social la llevaron a una nueva dimensión, convirtiéndose en una vía de escape y auxilio para el consumo.

De acuerdo a la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), el volumen de negocios del comercio electrónico se triplicó durante una de las etapas más álgidas de la crisis sanitaria, lo cual es igual a un sorprendente crecimiento del 150%.

Además de llegar a más sectores de consumidores, la pandemia hizo que los usuarios adquirieran mayor conciencia sobre los beneficios y la flexibilidad del e-commerce, transformándolo en una forma de comercio indispensable para las empresas en 2022.

Lógicamente, las PyMEs que no aprovechen esta tendencia en el futuro cercano perderán una importante cuota de mercado y darán ventajas a sus competidores directos.

Ampliar la presencia digital de las marcas y crear sus propias tiendas online son pasos muy positivos. Igualmente, es importante adecuar los procesos de facturación electrónica para que también absorban las ventas en línea, lo cual permitirá operar de forma transparente, organizada y confiable.

Priorización del buen manejo del flujo de efectivo

En economía, cuando se toca fondo a raíz de catástrofes y crisis externas, una vez que estas culminan suele producirse un “efecto rebote” que permite recuperar de forma sostenida el terreno perdido.

Luego de una caída inminente del Producto Interno Bruto (PIB) en 2020, proyectada entre un 4,5% y 5,5% por el Banco Central de Chile, en 2021 se esperaba una recuperación de la actividad económica en torno al 4,9%. Las proyecciones auguran que en 2022 el PIB recuperará el nivel que tenía antes de la pandemia.

Ello representa un potencial crecimiento del consumo, quizás moderado, debido a que las familias —al igual que las empresas— necesitan estabilizarse financieramente y priorizar sus gastos.

Sin duda, esta venidera bocanada de aire para las ventas y los volúmenes de negocio es una oportunidad única para que las PyMEs recuperen los niveles ideales de flujo de caja y empiecen a ahorrar para construir fondos de emergencia: 2022 debe ser un año en el que las pequeñas y medianas organizaciones prioricen la gestión del efectivo y los ingresos para así evitar riesgos futuros.

Tomando en cuenta esta realidad, algunos consejos claves que podemos dar es la revisión exhaustiva de las partidas de gastos y costos para que identifiques y elimines todos aquellos elementos prescindibles, los cuales no agregan valor al negocio.

En cuanto a las inversiones, analiza si realmente 2022 es el año ideal para que las PyMEs de tus clientes asuman grandes cargas financieras. Si bien plantearse abrir nuevas sucursales o crecer en general es muy positivo, el futuro cercano apunta a ser un periodo de recuperación para las empresas que hoy están en situación comprometida.

Antes de hacer nuevas inversiones, asegúrate de que un negocio esté en condiciones suficientemente estables y seguras para que sea capaz de resistir potenciales nuevas crisis, pues no olvides que —además de los embates del COVID-19— el país experimenta un tenso clima político y social.

¿Tienes un nuevo proyecto en mente y estás teniendo dificultades? ¡Te invitamos a descargar ahora nuestro Ebook para que conozcas las claves para emprender un negocio. ¡Disfruta del contenido!

Digitalización

Las empresas digitalizadas tienen gran parte de su información en la nube y otros recursos cibernéticos, ya que esto les permite operar de manera remota y, en general, estar mejor preparadas para catástrofes y tiempos de crisis: incluso, antes de la pandemia, el mundo estaba en una espiral de transformación digital de la cual no es ajena la actividad comercial en Chile.

Por supuesto, dar este paso definitivo hacia la modernidad es una necesidad para las PyMEs y 2022 es el año propicio para darlo.

También es momento para que identifiques cuáles soluciones claves puedes implementar para comenzar a modernizar las operaciones de tus clientes y qué pasos debes seguir para implementarlas: entre estas herramientas destacan, por ejemplo, los sistemas de contabilidad y los software de facturación electrónica.

Método híbrido de trabajo

Antes de la pandemia los empleadores con visión ya estaban aprovechando el trabajo remoto como una manera de abrirse a nuevos grupos de talentos.

Dentro del escenario post-COVID-19 en 2022 para las PyMEs, es importante aclarar los beneficios de esta modalidad laboral:

  • Los empleados pueden vivir en áreas que tienen un costo de vida más bajo.
  • La mayoría de los trabajadores son más productivos y afrontan los objetivos de una mejor manera debido a que no existen las charlas interactivas en la oficina.
  • Menos tiempo de desplazamiento, por lo que los trabajadores tendrán un mejor equilibrio entre la vida laboral y personal.
  • La comunicación respecto a la toma de decisiones llega al trabajador de manera inmediata gracias a los softwares de gestión o plataformas de comunicación que utilice la empresa.

El trabajo a distancia no es un tema aislado en Chile, después de todo, el teletrabajo ya está regulado.

Sin embargo, según una investigación hecha por Gallup, arrojó que tan solo un 59% de los trabajadores quieren seguir trabajando de manera remota, por lo que una metodología de trabajo híbrida para las PyMEs puede ser la solución ideal.

El método híbrido de trabajo trae una nueva visión laboral en 2022 para las PyMEs, se basa en la elección de 3 alternativas según cómo los trabajadores tengan un mejor desempeño:

  • En la oficina, más de 3 días: debe concurrir a la oficina por un número de días a la semana. Tiene un escritorio dedicado y un ambiente laboral amigable y bajo un ecosistema digitalizado.
  • Modo flexible, menos de 3 días en la oficina: el empleado puede elegir si acudir a la oficina 2 o menos días a la semana.
  • Trabajo remoto: Trabajan la mayor parte de su tiempo desde casa; la empresa debe asegurarse de que la configuración en su trabajo desde casa sea segura, sólida y lo prepare para el éxito.

La computación en la nube tendrá un gran impacto 

La popularidad de la computación en la nube crece año tras año y, en el 2022 para las PyMEs, mantendrá esta tendencia.

Recientemente, Gartner publicó un pronóstico del gasto del usuario final en la nube pública y enumeró un crecimiento previsto del 23% a medida que las tecnologías se vuelven cada vez más convencionales; el gasto del usuario final para 2022 se pronostica en USD $397,496 en todo el mundo.

Parte del impacto en las pequeñas empresas incluye un acceso más fácil a los datos en cualquier lugar con métodos seguros de ingreso. El acceso instantáneo en un mercado digital significa que podrán atender a sus clientes mejor que nunca.

Las PyMEs que adopten y perfeccionen esta tecnología en su ecosistema de trabajo serán capaces de:

Mejorar la colaboración

Independientemente del tipo de negocio, una mejor colaboración entre departamentos y estos con los clientes, es una ventaja competitiva que debe aprovecharse.

Por ello, con la computación en la nube podemos poner proyectos en Internet y permitir que los proveedores accedan a la siguiente fase y completen su tarea.

Los empleados pueden ver lo que otros han hecho en el listado de objetivos pendientes y marcar el siguiente elemento; lo que también mejora el trabajo en equipo.

Asimismo, podemos compartir el progreso con los clientes, permitirles que agreguen un feedback y realizar cambios sobre la marcha.

Ahorrar dinero

Poner la información en la nube puede ahorrar una cantidad significativa de dinero y mantener al negocio rentable.

En un estudio de la computación en la nube, los investigadores encontraron que las agencias que priorizan esta tecnología ahorraron un total de USD $291 millones en conjunto.

Escalar fácilmente

Una de las principales ventajas de la nube es la capacidad de escalar según la cantidad de clientes nuevos.

A medida que un negocio crece, simplemente debemos solicitar al proveedor de servicios más espacio de almacenamiento donde podemos agregar softwares, eliminar funciones y cambiar elementos con tan solo unos pocos clics.

Refuerzo de la ciberseguridad: ¡Importante!

Sin duda, en la actualidad los datos representan el activo más preciado de cualquier organización, por lo que su protección dejó de ser un simple objetivo, a una necesidad fundamental de cualquier PyME.

Según un estudio de la Universidad de Maryland, los ciberdelincuentes intentan hackear cada 39 segundos. Este entorno de constantes violaciones de seguridad es preocupante para los dueños de negocios.

En definitiva, necesitamos dotar de confianza a nuestros clientes y ellos deben saber que su información personal confidencial está segura.

Más opciones de pago sin efectivo

La pandemia continuó acelerando las tendencias emergentes al impulsar las opciones de pago sin efectivo y contactless.

La adopción de tecnologías como Google Pay, Apple Pay, MercadoPago o pagos por QR están en pleno desarrollo y optimizando el proceso de incorporación para conectar las tarjetas de crédito con los programas de pago convencionales de cada país.

¡Genial! Ahora tienes una perspectiva concreta de cómo será la actividad comercial pos-COVID-19.

Claramente, la modernización es uno de los grandes retos para las PyMEs luego de que la pandemia demostrara que es indispensable la digitalización y el uso de soluciones tecnológicas, tanto para afrontar crisis y catástrofes como para operar de forma óptima en cualquier escenario.

Asimismo, tampoco olvides cuidar la liquidez, aunque percibas importantes mejoras en el flujo de ventas y negocios, pues entraremos en un proceso general de recuperación que las PyMEs deben concebir como tal.

+15.000 emprendedores reciben cada semana información sobre cómo hacer crecer su negocio.

Visita nuestros otros blogs

Completa el formulario por favor