Nubox Logo | Software de Contabilidad y Facturacion para Pymes

¿Por qué el contador es el superhéroe indiscutible de la Operación Renta?

Publicado por Nubox | 13 de marzo del 2020
¿Por qué el contador es el superhéroe indiscutible de la Operación Renta?

¿Qué sería de ti sin tu contador en esta Operación Renta? Probablemente, muchos estarían perdidos, llamando a amigos que “algo saben” o —lo que es peor— enviando los formularios con inconsistencias al Servicio de Impuestos Internos (SII).

Hay héroes que no llevan capa y, por estos días, el contador es uno de ellos. ¿Por qué? En este artículo te lo contamos.

Nos enfrentamos a la Operación Renta en medio de cambios y actualizaciones contempladas en la modernización tributaria, por lo que es entendible que las interrogantes en torno al proceso sean más que en años anteriores.

De seguro tú, que estás leyendo este artículo, también necesitaste de la orientación y apoyo de un experto en contabilidad. Lógico, pues son los únicos capaces de resolver cualquier inquietud respecto al tema. 

 

Nueva llamada a la acción

Realizar tu declaración sería un caos sin su ayuda profesional porque, sin duda alguna, es el gran héroe del proceso tributario y la única persona capaz de orientarte y ayudarte a salir de esta obligación con la frente en alto. ¿Las razones? Te las detallamos ahora mismo:

1. Conoce los formularios

Para un contribuyente común y corriente, los formularios a gestionar durante el proceso pueden ser algo confusos. Esto puede llevar a incurrir en errores o inconsistencias previas al momento del envío. 

Ya sea para la revisión y eventual modificación de los formularios 1887 (remuneración) y el 1879 (contabilidad), tu contador es la única persona que podrá darte luces sobre el correcto proceder, pues conoce a cabalidad los campos y requisitos de estos.

Si no fuera por él, probablemente a estas alturas estarías de cabeza tratando de resolver las dudas por ti mismo.

2. Maneja los aspectos legales

Todos los temas tributarios involucran aspectos legales que no suelen ser dominados por el común de los mortales, excepto los contadores.

Estos especialistas en contabilidad son capaces de orientarte respecto de las implicancias de la Operación Renta, cuyos errores —por muy pequeños que sean— pueden generar más de un dolor de cabeza. A fin de cuentas, no deberían ser de difícil solución, pero definitivamente es mejor contar con el conocimiento apropiado para resolverlos.

Tú podrás ser un empresario exitoso, un gran abogado o intelectual, pero nadie conoce los aspectos legales involucrados en la declaración de renta tanto como los contadores. Por eso, confía en sus consejos y no olvides agradecer su apoyo en este tema.

3. Está al tanto de las fechas

Pese a que el Servicio de Impuestos Internos ha publicado todas las fechas importantes de la Operación Renta, es el contador quien las tiene interiorizadas al punto de avisarte —y recordarte— que debes enviar tus declaraciones juradas en determinados plazos. 

4. Te salva de eventuales multas

No realizar tu declaración o hacerlo con anomalías puede acarrear multas y citaciones que solo te harán perder tiempo valioso.

El contador es la única persona con el conocimiento y la experiencia necesarios para revisar que todo esté en orden, sin inconsistencias o campos sin rellenar antes de enviar los formularios al SII.

Por ello, la confianza en este profesional es fundamental, de manera que puedas tener la libertad necesaria para exponer tus preguntas al respecto y evitar multas o penalizaciones que, después de todo, podrías haber prevenido por medio de una conversación con un experto en la materia.

5. Sigue de cerca los cambios tributarios

El último año no ha sido el único con cambios y actualizaciones en lo que a respecta al sistema tributario.

Desde la Reforma Tributaria de 2017, muchos elementos se han modificado y, por suerte, toda esa información la sabe y comprende un buen contador.

Hoy, más que en años anteriores, los contadores se han convertido en los verdaderos héroes del proceso de declaración de renta. Por lo mismo, agradecer su ayuda y disposición para apoyarte en tu declaración es un buen gesto. Al fin y al cabo, podrá no tener capa, pero ¿qué hubieses hecho sin su colaboración?

Además, estos profesionales cuentan con otras cualidades que los hacen indispensables para la gestión tributaria y contable en general, más allá de periodos específicos y de las exigencias de las autoridades.

¿De qué hablamos? ¡Sigue leyendo con atención y descúbrelo!

 

De interés: Operación Renta 2020: ¡absolutamente todo lo que necesitas saber!

 

Los "superpoderes" que debes buscar en tu contador

Existen aptitudes y virtudes que todo contador debe tener para ser efectivamente útil e impulsar el crecimiento y la estabilidad de las PyMEs en medio de la competitiva y exigente dinámica comercial actual.

Específicamente, nos referimos a estas competencias:

Dominio de la tecnología

Lógicamente, el perfil de un contador no es el de un tecnólogo, capaz de utilizar algoritmos y lenguajes de programación para desarrollar softwares, aplicaciones y otros elementos.

Sin embargo, sí es importante que este profesional tenga suficiente comprensión y dominio de la tecnología para optimizar sus labores a través de ella.

Entre otras cosas, es clave que el contador pueda supervisar y gestionar el uso de softwares y sistemas especializados —adaptados a los formatos de los Documentos Tributarios Electrónicos (DTE)— que proporcionan posibilidades como la facturación electrónica y el control digital de las cobranzas.

En la actualidad, la utilización de esta clase de recursos es esencial para disfrutar de una buena gestión de documentación e información, así como también realizar las transacciones de manera transparente y optimizada. Asimismo, agilizan y mejoran los procesos de cobro.

Es por ello que, sin duda, un contador que sepa aprovechar al máximo estos sistemas es un recurso humano valioso para cualquier empresa.

Capacidad de síntesis

El área contable de un negocio es una de las que involucra un mayor número de información y datos. Recuerda que la labor de sus expertos es la de registrar e interpretar el capital de una empresa y toda la documentación y los comprobantes que derivan de sus transacciones.

Tomando en cuenta esto, un buen contador es aquel que tiene la capacidad de sintetizar toda la información con la que interactúas diariamente para registrar los elementos realmente importantes y de interés, de forma organizada y clasificada.

Si bien los softwares de mercado brindan una gran ayuda en este sentido, eso no quiere decir que los especialistas no tengan una participación destacada en las labores asociadas a la gestión de la información recolectada.

Liderazgo y trabajo en equipo

Estos son algunos de los “superpoderes” necesarios en todo profesional y los contadores no son la excepción.

Es verdaderamente relevante que, en primer lugar, el contador tenga inclinación por el liderazgo, asumiendo la responsabilidad de dirigir la gestión fiscal de la empresa y las diferentes tareas administrativas y de registro de capital.

También, es necesario que mantenga una actitud proactiva, previniendo posibles problemas y, en caso de que surjan irremediablemente, tomando cartas en el asunto para solucionarlos.

A su vez, aunque sea el más especializado en el tema, no puede aislarse del resto de los miembros de la organización, ya que un aspecto tan fundamental como la información contable no puede ser exclusivo de un solo trabajador.

Un buen contador delega funciones, comparte datos de interés y mantiene al tanto de las operaciones y la gestión tributaria a propietarios, accionistas y otros integrantes del equipo de trabajo que participen en la toma de decisiones.

Visión

Los profesionales que ven más allá del presente —y con base en los análisis de su entorno— vislumbran y valoran cambios y escenarios futuros, lo que les hace ser valiosos para toda empresa.

A esta cualidad se le conoce como visión y forma parte de los “superpoderes” que debes buscar en un contador, sobre todo si lo que quieres es que te ayude más allá de la Operación Renta y trámites específicos.

Esta es una virtud especialmente útil en un entorno como el chileno, el cual está experimentando cambios en cuanto a tributación y exigencias sobre la emisión de documentos y comprobantes, como el reciente establecimiento de la obligatoriedad de la boleta electrónica.

¡Muy bien! Ahora que conoces los "superpoderes" que debe poseer tu contador, te explicaremos por qué es conveniente que siempre trabajes con él y no le reemplaces.

 

¿Por qué debes quedarte con un solo contador?

Si quieres consolidar y expandir tu PyME, incrementando la eficiencia operacional y el control interno, es importante que encuentres un buen contador y le mantengas trabajando contigo en tu empresa.

¿Por qué decimos esto? Echa un vistazo a estos 3 motivos:

1. Comprensión de la dinámica de crecimiento del negocio

Desde el punto de vista contable, los negocios cambian de forma sustancial conforme crecen y se expanden.

Por este motivo, el contador que estuvo contigo desde tus inicios tiene mucha más facilidad de comprender el crecimiento de tu emprendimiento, los nuevos desafíos que enfrenta y las fallas o problemas que puedas arrastrar.

También comprende los retos que ha enfrentado para adaptarse a nuevas exigencias y metodologías, así como los cambios que deben darse para efectivamente modernizar las operaciones y hacerlas más transparentes.

2. Fortalecimiento de la confianza

Como ya explicamos, la labor de un contador va más allá de la Operación Renta. Se trata de un aliado que debe caminar de la mano contigo en tu trayectoria empresarial.

Por esta razón, fortalecer la confianza y mejorar la comunicación con este profesional es clave para la estabilidad de tu negocio.

Dicho esto, no queda duda de que es mejor construir día a día una mejor relación con el contador que siempre ha trabajado contigo, que constantemente cambiar este profesional buscando una perfección que difícilmente conseguirás al partir de cero con una nueva persona que recién empieza a conocer tu negocio.

3. Procesos de auditorías más eficientes

La auditoría es una tarea elemental de la gestión contable, ya que permite detectar errores y omisiones que podrían traerte problemas en el futuro cercano.

Evidentemente, los procesos de auditorías son mucho más ágiles y efectivos cuando son encabezados por un profesional que tiene un largo recorrido dentro del negocio y que sabe cómo ha sido su dinámica de gestión y resguardo de información y documentación.

¡Bien! Estos son algunos de los motivos por los que te conviene permanecer con un solo contador.

Si cuenta con los “superpoderes” que mencionamos anteriormente y posee los conocimientos necesarios para ayudarte en procesos tan importantes como la Operación Renta, ¡no le dejes ir!

¿Te pareció útil este artículo? Si tienes una inquietud particular o requieres de mayor información sobre el tema, ¡no olvides dejarnos un comentario!

 

Nueva llamada a la acción