Clima laboral: ¿cómo mantener un buen ambiente a pesar del COVID-19?

Publicado por Nubox | 2 de julio del 2020
Clima laboral: ¿cómo mantener un buen ambiente a pesar del COVID-19?

En tiempos de crisis es esencial no perder de vista nuestra dimensión humana ni los valores culturales de la organización a la cual pertenecemos. Por el contrario, usar tus emociones para identificar necesidades y encausar acciones que protejan el buen clima laboral y el bienestar de tus pares y colaboradores es una tremenda ventaja en esta circunstancia actual, donde es necesario cuidar la fluidez de las relaciones humanas en el interior del grupo de trabajo.

Además, es vital poner atención para que la productividad no decaiga e impacte tu actividad financiera, pues sin duda esta actitud sumará a tu gestión en el caso que seas un líder de equipo. Ahora bien, si eres uno más del grupo, sabrás que esta manera de reaccionar puede valerte un ascenso: tus pares y superiores notarán tu iniciativa.

Ante todo, piensa en cómo marcar la diferencia, aportar y mejorar la productividad de todo el equipo porque siempre será un beneficio que ayudará a mantener el negocio.

Si estás en una posición de liderazgo enfrentando la crisis del COVID-19, te recomendamos seguir los consejos descritos a continuación para crear y mantener un buen clima laboral en tu trabajo. ¡No te detengas!

 

1. Aplica la flexibilidad para trabajar a distancia

Dar a los empleados la posibilidad de trabajar desde casa puede levantar la moral: esta mayor flexibilidad permitirá que muchos trabajadores puedan cuidar de sus familias —lo que será una preocupación menos— al mismo tiempo que continúan velando por los objetivos de la empresa, satisfaciendo así las necesidades económicas de su grupo familiar.

Además, el trabajo a distancia contribuye a mantener el distanciamiento físico y protegerá la salud de todos, ya que como organización estarán aportando a crear conciencia sobre el autocuidado y la responsabilidad durante la pandemia.

El cambio de la fuerza de trabajo desde una oficina a realizar sus labores de forma remota en sus hogares puede ser una oportunidad de fortalecer la cultura de la organización y reforzar estos valores en los colaboradores.

 

2. Crea herramientas apropiadas para la jornada laboral remota

Desarrollar nuevas capacidades de trabajo y aptitudes individuales —como grupo de trabajo a distancia— aportará a mantener al equipo perfectamente aceitado en caso de enfrentar circunstancias como la actual en el futuro.

Contar con herramientas adecuadas y protocolos establecidos para trabajar a distancia evita problemas con el equipo que diriges.

Entre ellas, puedes pensar en soluciones como los portales de autoservicio que las empresas habilitan para los trabajadores, donde estos registran la información necesaria para mantener el negocio funcionando.

 

3. Ayuda financieramente a los trabajadores y enfócate en el bienestar de los más vulnerables

A Great Place To Work recomienda crear un fondo solidario para asistir a los trabajadores que deban enfrentar fuertes gastos de dinero como consecuencia de la pandemia.

De hecho, la necesidad es particularmente aguda en los trabajadores por hora, aquellos que no pueden trabajar desde sus hogares y la evidencia de que el 36% de las personas que trabajan a nivel mundial viven de sueldo en sueldo.

En este aspecto, los empleadores reconocen su papel en cómo se resuelve este problema y que ellos son parte de la solución. Con ciertas excepciones, a nivel mundial se ha visto apoyo a los trabajadores que deben cumplir con cuarentenas y distanciamiento físico de la comunidad.

Muchas pequeñas y medianas empresas están pagando a los trabajadores sus licencias y permisos médicos completos o en algún porcentaje superior al 50% de la remuneración, mientras otras han adoptado una posición dialogante y han llegado a acuerdos que dejan satisfechas a todas las partes involucradas.

Una empresa la hacen todos y cada uno de sus colaboradores: si cuidas de ellos, tu negocio estará operando, lo que influirá no solo en tu estabilidad económica, sino en la de todos los miembros de la empresa.

Ayudar al capital humano laboral también es contribuir al desarrollo de la economía.

 

4. Establece horarios de trabajo remoto

Una de las ventajas de trabajar de manera remota es que puedes disponer de cómo repartes tus horas de trabajo cuando tratas de llevar los quehaceres hogareños a la vez, lo cual hace importante el establecimiento de horarios para llamadas y envío de correos. Así, todo el grupo de trabajo sabrá que no es apropiado enviar alguna información después de una hora determinada porque irrumpirá en el descanso de los demás.

También es bueno definir los horarios para las reuniones y convocarlas solo cuando sea necesario: puede ser una vez al día para ponerse al corriente del trabajo, definir lineamientos y hacer evaluaciones en general, pero no seis reuniones diarias; al aumentar las horas de exposición a la pantalla de un computador, el estado de ánimo de cualquier persona puede verse afectado. En virtud de ello, limita la cantidad de reuniones por jornada y haz una pauta detallada para que sean más las horas dedicadas a producir.

Llevar acabo un procedimiento como el que acabamos de describir, ayuda a reforzar la cultura de la organización mediante acciones en las que los colaboradores pueden apreciar y sentir el respaldo de su empresa.

Recuerda que una de tus misiones es reforzar positivamente en los trabajadores la razón de ser de la institución.

 

 

5. No subestimes la pandemia

En el año 2019, se realizó la reunión del G20 y ninguno de los líderes de países ahí reunidos consideró que la propagación de un virus pudiese ser un riesgo mundial inminente, según manifestó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La gran mayoría de las empresas tampoco estaban preparadas para esta pandemia ni anticiparon el impacto que tendría el COVID-19 ni cómo este virus podría poner a prueba la reputación pública como empleador responsable.

El desafío es crear políticas, normas y maneras de accionar y reaccionar ante escenarios similares a los de esta pandemia, desde la cabeza de la empresa hasta el último colaborador, pues si algo así vuelve a ocurrir, estarás completamente preparado y equipado para mantener a tu equipo trabajando en condiciones óptimas adaptadas al tipo de emergencia dentro de un buen clima laboral.

Si esta crisis te tiene sobrepasado y sin ideas de cómo gestionar a tu organización y grupo de trabajo, te invitamos a que descargues nuestro ebook ¿Cómo gestionar tu negocio en tiempos de crisis? haciendo clic aquí.

Nueva llamada a la acción