Cómo financiar mi empresa: ¿con créditos o inversionistas?

Publicado por Nubox | 23 de agosto del 2018
Cómo financiar mi empresa: ¿con créditos o inversionistas?

Informarte sobre la forma en que debes solicitar capital para tu negocio y las acciones recomendables dentro del proceso, es primordial para que tu empresa pueda crecer el porcentaje que esperas. La búsqueda de créditos o inversionistas parece fácil, pero lo cierto es que  es un proceso bastante complejo que requerirá de tu atención y gestión a tiempo completo.

Lo recomendable es que cuentes con información que te ayude a dilucidar las diferencias entre ambas opciones de financiamiento, como así también, las ventajas y desventajas de cada actividad. Por otra parte, debes tener claridad sobre las contabilidad de tu propia empresa, ya que una compañía que está recién empezando, probablemente necesitará una cantidad de dinero diferente a la que pueda necesitar una empresa que ya está desarrollada, pero que quiere ampliar aún más sus horizontes.

 

Nueva llamada a la acción

 

Buscar inversionistas

El primer paso para buscar un inversionista, es realizar un plan de negocios que te permita persuadirlos. Uno de los errores comunes entre las pequeñas y medianas empresas es precisamente obviar este paso, pero no basta con tener un plan de negocios tan sólo en tu cabeza, sino que debes mantenerlo por escrito y con una estructura comprensible para que se lo entregues a tus futuros inversores.

Cualquier agente financiador se verá atraído por un plan de negocios que demuestre ideas claras, innovadoras y viables.

Con respecto a lo anterior, también debes considerar abarcar todos los aspectos de importancia en tu plan de negocios, es decir, productos, servicios, estrategias y finalidad de la empresa. Tu futuro inversionista pondrá especial atención en la parte contable, por lo que tu contador será de gran relevancia para presentar tus finanzas de forma clara y precisa.

Además, contar con un contador te ayudará a tomar decisiones estratégicas con respecto a tu negocio, ya que, con la ayuda de las cifras e informes detallados sobre tu empresa, podrás generar un plan llamativo que te permita financiar tus ideas.

Dicho esto, el siguiente paso es considerar que existen distintos tipos de inversionistas y que antes de cerrar trato con el primero que te ofrezca buenos números, deberías preguntarte cuáles son tus necesidades.

Tal y como te lo mencionamos en el comienzo: acaso ¿tu empresa está a punto de iniciar actividades? ¿Lleva funcionando un par de años? ¿Qué tanto te gustaría impulsar su crecimiento? son algunas de las preguntas que debes repasar al momento de buscar inversionistas.

Por otro lado, no está demás aconsejarte que prestes especial atención a la amplia gama de inversores que hoy encuentras en el mercado. Recuerda que tu inversionista no necesariamente será una persona, sino que perfectamente puede ser una universidad que funcione como incubadora, por ejemplo.

Sin importar al que elijas, la forma más rápida de encontrar inversionistas siempre será a través de asociaciones de pymes y emprendedores, o mediante redes sociales que agrupen a una serie de profesionales, como lo es LinkedIn.

 

Nueva llamada a la acción

 

Postular a un crédito

A diferencia del proceso para conseguir inversores, conseguir capital a través de un crédito puede solucionar tu problema de manera mucho más rápida y con pago a corto, mediano y largo plazo. Además, este proceso permitiría que tu ciclo productivo salga fortalecido y, con ello, la historia crediticia de tu empresa.

Considerando lo anterior, lo aconsejable siempre será buscar información sobre todas las alternativas crediticias que ofrece el mercado, ya que las condiciones e intereses del tipo de financiamiento que te ofrezcan, cambiará dependiendo de la entidad financiera con la que decidas cerrar el trato.Sin embargo, nunca podrán vulnerar las leyes que regulan dichas operaciones.

Puedes optar a la siguiente variedad de créditos:

1. Créditos de Consumo

Este tipo de crédito se refiere a un monto que un banco prestará a una persona que quiera adquirir bienes o pagar ciertos servicios. Generalmente se paga en el corto o mediano plazo, con un promedio de 1 a 5 años. Podrás encontrar diversas entidades dispuestas a ofrecerte este tipo de crédito y además podrás pactar la extensión del pago de la primera cuota, siempre que la institución lo permita.

2. Créditos Comerciales

Los créditos comerciales son préstamos que han sido diseñados para suplir las necesidades de capital que tienen las empresas, incluyendo la compra de bienes y el pago de servicios para su operación.

La principal diferencia que encontrarás entre este tipo de préstamos y los de consumo, es que el monto que solicitan las empresas suele ser mayor, por lo tanto, el banco le solicitará sus flujos de ingresos y gastos. Su pago suele pactarse desde 1 a 5 años y además te permitirán modificar el plazo de pago de cuotas, dependiendo del objetivo que tengas.

3. Créditos Hipotecarios

La finalidad de este tipo de préstamo corresponde a la compra de una propiedad, ya sea una vivienda, una oficina, un terreno o incluso un local comercial. La principal diferencia con los otros créditos que detallamos, es que el plazo de pago es notoriamente más largo, ya que va desde los 20 años hasta los 40. Lo más importante es que consideres que el banco sólo te dará hasta el 80% del valor de la propiedad, por lo que necesitarás tener capital ahorrado para el pie y los trámites de naturaleza administrativa.

Otros aspectos en los que se fijará el banco es tu historial crediticio, por una parte (que tengas un buen manejo de tus tarjetas de crédito) y finalmente, en tus ingresos; aspecto clave para demostrar que tienes capacidad de pago.

 

Nueva llamada a la acción

 

Lo que dicen los números

Según el Banco Central, en 2017 las PYMES solicitaron el 19,6% de los créditos comerciales del sistema financiero chileno, sin embargo, esto no debería obligarte a llevar el mismo camino.

Ahora que ya tienes claridad sobre los diferentes tipos de créditos y acerca del proceso que conlleva la búsqueda de inversionistas, podemos decir que ya te encuentras listo para tomar una decisión.

Es muy importante que no olvides comparar los créditos y tratos que te ofrezcan quienes quieran aportar capital a tu empresa, ya que, no sólo te encontrarás con diferentes tasas y costos anuales, sino que también con variedad de promociones y beneficios.